3 Cambios Necesarios

3 cambios necesarios para transformar esta generación

¿Estás dispuesto a enfrentar los desafíos?

Quiero hablarte acerca de los desafíos y cambios que esta generación debe enfrentar para poder alcanzar el propósito de Dios.
Tengo el honor y el privilegio de ser hijo de pastores. Nací en una familia cristiana y mi papá siempre nos decía que no tenía riquezas qué heredarnos, pero podía heredarnos la Palabra de Dios. Viví un tiempo en mi familia donde lo más importante era aprender la Palabra de Dios. Mi papá nos enseñaba que no solo de pan viviría el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Cuando orábamos por los alimentos, al finalizar la oración mi papá me pedía a mi hermano y a mí que dijéramos algún versículo bíblico. Así fue como empecé a conocer muchas historias de la Biblia. Además de la historias, aprendí canciones de niños. Había una canción que se llamaba Zaqueo, y hablaba precisamente sobre su vida. Es de ese joven de quien quiero platicarles.


También lee: El propósito de Dios para tu vida es transformarte


Generación Zaqueo

La historia de Zaqueo se encuentra en el libro de Lucas, capítulo 19 y me gustaría comparar la vida de Zaqueo con la generación de jóvenes de hoy.

“Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura” (Lc. 10:1-3, Reina Valera Revisada 1960).

Pareciera que esos jóvenes quieren amar y servir a Jesús pero viven en un tiempo de mucha oposición.

Hoy en día existe una generación de jóvenes que podríamos definir como la generación Zaqueo. Son aquellos jóvenes que quieren ver y conocer a Jesús pero tienen un montón de dificultades para poder verlo. Pareciera que esos jóvenes quieren amar y servir a Jesús pero viven en un tiempo de mucha oposición. Les cuesta mucho tener una relación con Jesús. Tienen muchos desafíos y obstáculos que no les están permitiendo alcanzar el propósito de Jesús en sus vidas.

Desafíos a Vencer

El Desafío de la Tecnología

La generación de hoy se está acercando con mucha gente que está lejos pero lamentablemente se esta alejando de la gente que está cerca.

Vivimos en la era de la tecnología, la era del conocimiento, del saber. La tecnología nos está favoreciendo en muchas cosas pero en otras cosas nos está afectando. La generación de hoy se está acercando con mucha gente que está lejos pero lamentablemente se esta alejando de la gente que está cerca. Las redes sociales, los dispositivos móviles, hay tantas cosas que se viven ahora que hace unos pocos años ni nos imaginábamos.

Pareciera que estamos intoxicados con todo lo que pasa en el mundo. En la Biblia se habla que los discípulos limpiaban sus redes antes de ir a pescar. Hagamos una analogía con eso y el resultado es limpiar nuestras redes sociales. Limpien sus redes, tengan un uso controlado de todas las redes sociales, sus muros, sus fotos, lo que publican, lo que comparten.

“Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Fil. 4:8).

Tú eres alguien que va a cambiar el destino eterno de mucha gente. No serás de los que son vencidos por los desafíos, “¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Ro. 8:31).


También lee: Estos 5 Pasos te ayudarán a vencer la tentación en cualquier momento


El Desafío de la Forma de Pensar

Un desafío que vamos a encontrar en la vida es toparnos con la forma de pensar de este mundo. Pablo dice en Romanos 12:2 que no nos amoldemos a los criterios de este mundo.

El doctor Dobson, quien estudia y escribe acerca de la familia, dice que, lamentablemente, las estadísticas indican que alrededor del 85% de los jóvenes que nacen en familias cristianas (que adoptan la fe de sus padres) llegan a un momento en la edad adulta en el que tienen una crisis impresionante de identidad. No saben quién es Jesús en sus vidas. Te hablo de jovencitos que crecieron con el primer versículo de la Biblia que dice que “en el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gn. 1:1). Se convierten en activistas de cosas que ofrece el mundo y empiezan a ser atacados por un virus de ateísmo. Se convierten en gente que comienza a negar y dudar; gente que empieza a adorar más a la creación de Dios que al Creador mismo.

“Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para preservación del alma” (Heb. 10:39).

Debes saber que siempre que quieras buscar a Dios habrá un enemigo que querrá impedir que lo logres. Pero tú no serás de la generación que retrocede, serás de la generación que verá a Jesús. Tú vencerás el desafío de las formas de pensar de este mundo.

La historia de Zaqueo continúa en el versículo 4 de Lucas 19, y dice: “Y corriendo delante, (Zaqueo) subió a un árbol sicómoro para verle (a Jesús); porque había de pasar por allí”.

Esa actitud que tubo Zaqueo es la actitud que debe tener esta generación. Quiero mencionarte los cambios que esta generación necesita desarrollar para poder enfrentar los desafíos.

Cambios a Desarrollar

Actitud de Tenacidad

Esta es la actitud de “no darse por vencidos”. Hay muchos jóvenes que no están viviendo su mejor temporada espiritual, que quizá han vivido reveses en sus vidas, dificultades, y no quieren saber nada de Dios ni quieren ver a Jesús. Dios ha puesto dentro de ti tenacidad, perseverancia, constancia, disciplina.

“Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mt. 24:13).

Hoy existe una generación que quiere estudiar poco y quiere tener muchos resultados, una generación que quiere las cosas rápido, que quiere ganarse la lotería, quiere adelgazar sin dejar de comer y sin hacer ejercicio; quiere las cosas rápido haciendo el mínimo esfuerzo.

“Nunca, nunca, nunca se rindan”.

La historia marca que cuando la Alemania Nazi estaba conquistando y destruyendo a Francia, dirigió sus tropas para ir a Inglaterra. Entonces se levantó Winston Churchill en el parlamento inglés diciendo: “que vengan, pelearemos con ellos”. Posteriormente se dirigió al lugar que fue su universidad y, tomando el micrófono, dijo a todos los jovencitos ahí uno de los discursos más cortos de toda la historia: “Nunca, nunca, nunca se rindan”. Dejó el micrófono y se dice que ese discurso hizo que la gente tomara mucho ánimo. Hizo que el enemigo retrocediera y tuvieron la victoria.

Si se le prestó atención a un hombre que se atrevió a hablar de su corazón a la juventud diciéndole que nunca se rinda, cuánto más no escucharemos a Dios. Él nos dice que no desmayemos, que no nos rindamos, que sigamos avanzando porque Él esta con nosotros.

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Is. 41:10).

El enemigo ha venido contra ti de muchas formas, pero hoy es día para fortalecer tu fe, recuerda que todas las cosas ayudan para bien a aquellos que aman a Dios. No hay enemigo que pueda hacerte retroceder. En el nombre de Jesús tú nunca te vas a rendir.

Zaqueo no se dio por vencido. Fue tenaz y estuvo presente en el momento preciso cuando Jesús iba a pasar. Jesús lo vio y le gritó: “Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa” (Lc. 19:5).

Reconocer la Agenda Divina

Todo ha sido agendado de parte de Dios para nosotros. Ninguno de nosotros fuimos un accidente, no importa como haya sido que llegamos a esta tierra, no importa si fuimos una sorpresa para nuestros padres, todos estamos aquí por una agenda divina de Dios. No importa lo que el enemigo te quiera hacer creer, tú estás en la agenda divina para este día.

Mis papas habían tenido a mi hermano mayor y 3 hermanitos míos que murieron, uno de 3 días de nacido, otro de 11 días de nacido y otro cuando mi mamá tenía 6 meses de embarazo. Después, mi mamá estaba esperándome a mí. El día que yo iba a nacer, mi mamá tuvo una complicación y era necesario que se le transfiriera un tipo de sangre muy complicado de encontrar. Mis papás estaban en La Paz, Baja California. No tenían familia cerca, no tenían dinero, no tenían nadie quien pudiera ayudarles. El doctor le dijo a mi papá a las 7 de la mañana que se necesitaba urgentemente esa sangre.

Vivir esa circunstancia en donde puedes perder a tu esposa y a tu hijo te lleva a perder las fuerzas.

Ya eran las 9 y mi papá no había podido encontrar alguien que donara. Era una situación complicada porque podía morir mi mamá y podía morir yo. Vivir esa circunstancia en donde puedes perder a tu esposa y a tu hijo te lleva a perder las fuerzas. Mi papá, un hombre de fe, solamente oró diciendo: “Dios ayúdame, no tengo a nadie, solo te tengo a ti en los cielos, si encuentro gracia delante de ti mándame a alguien”. Cuando terminó de orar se acercó un señor preguntándole qué le pasaba y mi papá le comentó de la situación. El hombre se llamaba Josafat. Increíblemente, él tenía ese tipo de sangre y podía ayudarlo.

Ese día más tarde, mi papá tomó su Biblia y casualmente la abrió en la concordancia en una parte donde se habla de Josafat y su significado, el cual es: “ayuda divina, socoro de lo alto, justicia de Dios para aquellos que confían en Él en tiempos difíciles”.

Quiero decirte que tú tienes una asignación del cielo, la entiendas o no. Yo no sé cómo fue tu nacimiento, probablemente necesitas un Josafat también, pero déjame decirte que tú estás aquí en este espacio y en este tiempo porque eres parte de la agenda divina de Dios y Él cumplirá Su propósito en ti. ¡Súbete a ese sicomoro!


También lee: Cuando los planes salen mal, Dios te sorprende


Cambio de Estilo de Vida

La obediencia te lleva a la trascendencia.

Necesitamos cambios. Hay gente que vive vidas de chocolate. Hay gente que tiene que hacer cambios de actitud, cambio de hábitos, cambios de forma de pensar, cambios que inicien un proceso de obediencia. Jesús le dijo a Zaqueo: “Bájate de ahí!”. No hay respuesta de parte de Dios a la gente que no hizo cambios en su vida. La obediencia te lleva a la trascendencia. Eso fue lo que Zaqueo aprendió.

Hoy Dios te dice que debes hacer un cambio en tu estilo de vida. Dios te creó para ser una generación de impacto. No importa lo que hayas vivido o lo que haya en tu pasado. Tu pasado no tiene nada que ver con el futuro de gloria que tiene Dios para tu vida.

Zaqueo hizo cambios, cuando Jesús entró a su casa, Zaqueo hizo declaraciones que significaban cambios en su vida.

“Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado” (Lc. 19:8).

Hay jóvenes que nacen, caminan, mueren y ni siquiera se acercaron a la puerta del futuro que Dios tenía para ellos. La gente pensaba que Zaqueo era el típico caso perdido, pero él demostró tenacidad y perseverancia al mismo tiempo que hizo cambios en su estilo de vida.

El Rey tiene un movimiento más

Se cuenta que en un museo de Nueva York, en una zona no muy visitada por los turistas, hay una pintura que se llama Jaque Mate. Se trata de una pintura de un juego de ajedrez donde un jugador es un joven y el otro un hombre que personifica al diablo. Esta segunda figura se encuentra frotándose las manos con una sonrisa sarcástica en señal de victoria.

El Rey, Dios, todavía tiene un movimiento más para nosotros, para cambiar y trascender en nuestra vida.

Un día un hombre, quien fuese campeón de ajedrez en Estados Unidos, visitó este lugar y se quedó varios minutos observando el cuadro. Después de analizarlo por un tiempo, pidió hablar con el gerente para decirle que ese cuadro estaba mal pintado, que quien diseñó el cuadro no lo hizo bien porque la imagen no representaba un jaque mate. La pieza del rey todavía tenía un movimiento más para hacer. Es la misma historia contigo y conmigo, Satanás cree que nos tiene en jaque mate, pero el Rey, Dios, todavía tiene un movimiento más para nosotros, para cambiar y trascender en nuestra vida.

Hay muchas historias en la Biblia que nos enseñan esta verdad. Cuando se pensó que la mujer que había sido encontrada en pecado no tenía esperanza y querían apedrearla, el Rey de reyes y Señor de señores le dijo: “vete, y no peques más” (Jn. 8:11), cuando Pedro dijo: “Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos?”, el Rey tenía un movimiento más. Se paró y dijo al mar: “calla. Enmudece” (v.39). Cuando habían pasado 3 días ya de que Jesús había muerto y los discípulos pensaron que no podría resucitar, Jesús venció a la muerte. Satanás piensa que te tiene en jaque mate, pero el Rey aún tiene un movimiento más.

Categorías
Viviendo en Cristo
Hay un Comentario sobre este artículo
  • Anónimo
    25 Julio 2017 at 8:45 am

    Muy hermoso significado nos hace falta reflexionar mucho para entender lo que es la vida

  • Deja Un Comentario

    ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.