Es bueno reunirnos en la casa de Dios

4 Razones para Reunirnos en la Casa de Dios

Dios está disponible para ti, ¿y tú para Dios?

Todos nosotros estamos llamados a tener una relación con Dios. Dios creó al hombre para tener una relación con él y llevarnos a su casa para tener esa comunión. El enemigo quiere destruir esa relación y por eso es tan importante entender por qué razón fue levantada la casa de Dios en la Tierra. Aquí te dejo 4 puntos por los que debemos reunirnos con Dios en Su casa.


También lee: Un Templo sin Muros


1. Casa de Dios es Casa de Oración

“… porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos.” Is 56:7 Reina Valera Revisada 1960

En Isaías 56:7 Dios llama a Su casa: Casa de Oración. Y no solo para el pueblo de Israel sino para todos los pueblos. Porque el templo fue levantado para que todos supieran que hay una manera de tener comunión con el cielo. Había una forma de poder estar en contacto con Dios y recibir todo lo que tiene para nosotros.

Dios quiere que seamos personas de oración.

Si sacamos la oración de nuestras vidas entonces la comunión con Dios se pierde. Leer la Biblia es sumamente importante, porque así nos alimentamos y nos llenamos de fe, pero no solo necesitamos leer la Biblia sino también reunirnos en oración, Dios quiere que seamos personas de oración. Que podamos estar en esa comunión con él.


Lee también: El Conocimiento No Es Suficiente


Muchas personas no oran porque no ven resultados, pero cuando ves los resultados te animan a seguir avanzando. Es cuando conocemos que con la oración las cosas cambian, que algo sucede cuando buscamos a Dios.

2. Dios habita en la oración

La escritura es clara cuando dice en Mateo 18:20 “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Dios habita donde buscamos reunirnos con más personas en oración.

Para Salomón estaba muy claro el propósito de levantar la casa de Dios. Sabía que no era para impresionar por la belleza de la construcción, sino para edificar un lugar donde Dios se iba a glorificar porque en la casa de Dios hay vida. Es el lugar donde Dios se vuelve accesible para nosotros. Es el lugar para reunirnos con Dios y adorar de corazón.

“Mas tú mirarás a la oración de tu siervo, y a su ruego, oh Jehová Dios mío, para oír el clamor y la oración con que tu siervo ora delante de ti”. 2 Cr 6:19

Es muy incómodo hablar con alguien y que ponga más atención a su celular que a ti. Pero Dios no es como nosotros, Él pone atención cuando oramos (2 Crónicas 6:19), se preocupa por ti. La oración es poderosa. Y tú y yo tenemos que conocer ese poder y saber que Dios está atento a nuestras necesidades. Con esa combinación se pueden hacer cosas muy grandes. 24 horas al dia, 7 dias de la semana, los ojos de Dios siempre están abiertos (2 Cr 6:20). Cuando vienes delante de Dios y te humillas algo sucede. Porque el nombre del Señor está en ese lugar. Dios quiere que oremos.


Lee también: Las Promesas de Dios a través de la Oración


3. La casa de Dios es un lugar donde podemos reunirnos continuamente

“Así mismo que oigas el ruego de tu siervo, y de tu pueblo Israel, cuando en este lugar hicieren oración, que tú oirás desde los cielos, desde el lugar de tu morada; que oigas y perdones.” 2 Cr 6:21

Podemos reunirnos con Dios en todo momento. Salomón da por hecho que vamos a orar cuando dice “cuando en este lugar hicieren oración”. Este es el lugar de conexión entre el cielo y la tierra.

4. La oración es la manera en que podemos presentar nuestras necesidades delante de Dios

La casa de Dios fue levantada para reunirnos con Dios y presentar nuestras necesidades. Aquí hay 6 necesidades que todos tenemos.

1. Para Pedir Justicia

Hay mucha injusticia y hay maneras en que nosotros podemos reaccionar. Muchas veces elegimos el “ojo por ojo, y diente por diente” pero la Biblia nos enseña que no tenemos que hacer justicia por nuestra propia mano porque hay un juez justo. Un juez al que, sin importar el tamaño de la injusticia, podemos acercarnos y presentar nuestro caso.


También lee: ¿Quién gobierna la tierra realmente?


“Si alguno pecare contra su prójimo, y se le exigiere juramento, y viniere a jurar ante tu altar en esta casa, tú oirás desde los cielos, y actuarás, y juzgarás a tus siervos, dando la paga al impío, haciendo recaer su proceder sobre su cabeza, y justificando al justo al darle conforme a su justicia”. 2 Cr 6:22-23

Cuando tu oras Dios actúa, él no se va a quedar pasivo. Él da justificación al justo. Él es quien nos va a ayudar

2. Para Traer Nuestros Fracasos

“Si tu pueblo Israel fuere derrotado delante del enemigo por haber prevaricado contra ti, y se convirtiere, y confesare tu nombre, y rogare delante de ti en esta casa, tú oirás desde los cielos, y perdonarás el pecado de tu pueblo Israel, y les harás volver a la tierra que diste a ellos y a sus padres”. 2 Cr 6:24-25

Todos hemos fracasado alguna vez y nos hemos golpeado, pero gracias a Dios que para eso está la casa de Dios.


También lee: Nuevas Criaturas


Pedro claro que fracasó y cuando se dio cuenta comenzó a llorar, se sentía con un dolor tremendo, pero no sé quedó con eso. Cuando Jesús los ve en la playa Pedro fue el primero en entrar al agua a su encuentro. Y Jesús lo levantó a pesar del fallo que cometió. Cuando fallamos él está ahí para levantarnos cuando fallamos. El orgullo es el obstáculo que nos puede detener, pero mientras haya un corazón humillado Dios te vuelve a levantar. Dios es un Dios de misericordia.

3. Para Pedir Provisión

“Si los cielos se cerraren y no hubiere lluvias, por haber pecado contra ti, si oraren a ti hacia este lugar, y confesaren tu nombre, y se convirtieren de sus pecados, cuando los afligieres, tú los oirás en los cielos, y perdonarás el pecado de tus siervos y de tu pueblo Israel, y les enseñarás el buen camino para que anden en él, y darás lluvia sobre tu tierra, que diste por heredad a tu pueblo”. 2 Cr 6:26-27


También lee: ¡Vive Libre de Deudas!


Cuando nosotros nos encargamos de buscar a Dios, él se encarga de nuestras necesidades físicas. Ya no aguantas tu situación económica. Dios se encarga, pero tenemos que reconocer que es nuestro proveedor, entregarle a él nuestra situación.

4. Para Pedir Sanidad

… cualquiera plaga o enfermedad que sea; toda oración y todo ruego que hiciere cualquier hombre, o todo tu pueblo Israel, cualquiera que conociere su llaga y su dolor en su corazón, si extendiere sus manos hacia esta casa, tú oirás desde los cielos, desde el lugar de tu morada… 2 Cr 6:28-30

Cuando le creemos a Dios cosas grandes suceden.

Hay sanidad en la casa de Dios. Cuando clamamos al Señor pueden ocurrir milagros. Hay iglesias en donde no creen en el poder del Espíritu Santo. Cuando le creemos a Dios cosas grandes suceden. No hay nada imposible para nuestro Dios.

Las puertas están abiertas para quién necesita sanidad física o espiritual. Hay muchas cosas pasando en cada nación. Tenemos que pedir que Dios sane nuestra tierra y él va a oír nuestro clamor.

La casa de Dios está abierta para todo el que quiera entrar

“Y también al extranjero que no fuere de tu pueblo Israel, que hubiere venido de lejanas tierras a causa de tu gran nombre y de tu mano poderosa, y de tu brazo extendido, si viniere y orare hacia esta casa, tú oirás desde los cielos, desde el lugar de tu morada, y harás conforme a todas las cosas por las cuales hubiere clamado a ti el extranjero; para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu nombre, y te teman así como tu pueblo Israel, y sepan que tu nombre es invocado sobre esta casa que yo he edificado”. 2 Cr 6:32-33

La casa de Dios no sólo es para que Israel conozca. La casa de Dios es para que todos los pueblos puedan conocer el nombre de Dios. Dios está en medio nuestro y algo sucede cuando oramos a Él.

5. Para Pedir Victoria

“Si tu pueblo saliere a la guerra contra sus enemigos por el camino que tú les enviares, y oraren a ti hacia esta ciudad que tú elegiste, hacia la casa que he edificado a tu nombre, tú oirás desde los cielos su oración y su ruego, y ampararás su causa”. 2 Cr 6:34-35

Que Dios peleé con nosotros hace una gran diferencia.

Todas las personas tenemos enemigos, pero que Dios peleé con nosotros hace una gran diferencia. Vemos la historia de los siete hijos de Esceva que quisieron liberar de demonios en el nombre de Jesús porque vieron a Pablo, pero el endemoniado saltó sobre ellos porque no somos los hombres quienes tenemos el poder, es el Dios que vive en nosotros el que hace los milagros. Él es quien nos adiestra para la batalla y nos da la victoria.

6. Para Pedir Perdón

“…tú oirás desde los cielos, desde el lugar de tu morada, su oración y su ruego, y ampararás su causa, y perdonarás a tu pueblo que pecó contra ti.” 2 Cr 6:39

Una y otra vez necesitamos el perdón de Dios. Tenemos que venir a su presencia y pedir su perdón. Pidamos que limpie nuestro corazón. Necesitamos reunirnos constantemente con Él.


También lee: ¡No seas necio! Ve más allá de pedir perdón y pide ser limpio de corazón


Vayamos a la casa de Dios

“Ahora, pues, oh Dios mío, te ruego que estén abiertos tus ojos y atentos tus oídos a la oración en este lugar. Oh Jehová Dios, levántate ahora para habitar en tu reposo, tú y el arca de tu poder; oh Jehová Dios, sean vestidos de salvación tus sacerdotes, y tus santos se regocijen en tu bondad”. 2 Cr 6:40-41

Él nos viste de salvación y nos regocijamos en su morada.

La casa de Dios es llamada casa de oración para los pueblos, Él nos viste de salvación y nos regocijamos en su morada. Dios quiere que seamos hombres de oración. Entreguemos cada necesidad en la casa de Dios.

Categorías
Viviendo en Cristo
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!

Deja Un Comentario

¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.