Regalo

5 Consejos para Elegir el Regalo Perfecto esta Navidad

El amor puede expresarse a través de un regalo.

Un niño quería un gran regalo para Navidad, por lo que estaba haciendo una oración. Le dijo a Dios —: Este año me he portado bien y  de regalo quiero… Bueno, estos 6 meses he sido bueno y esta Navidad quiero… Mira, estos 3 meses sí me he portado bien… —El niño se queda pensativo por un momento. Finalmente toma una pequeña figura de un bebé que está debajo del árbol de Navidad y dice amenazante—: Tengo secuestrado a tu hijo, y esta Navidad quiero…


También lee: La Verdadera Historia de la Navidad


La razón del corazón

El principio de dar un regalo es bueno. La Biblia dice que es mejor dar que recibir, y Dios ha puesto eso en nuestro corazón. Se siente muy padre regalar algo y que a esa persona le guste. Es muy bonita la sorpresa, o la emoción mientras lo abre. Dios es así, Él es un Dios que da.

La acción de dar es importante. No son importantes las cosas o lo caro de las cosas pero siempre es importante la acción y la motivación con que lo hacemos. Por ejemplo, en la historia de Caín y Abel, ambos trajeron una ofrenda a Dios. Abel ofreció un animal y Caín un fruto de la tierra. No dice que Dios haya pedido una cosa u otra, ni que Caín ofreció algo incorrecto. Lo que sí sabemos es que Dios vio con agrado la ofrenda de Abel, más no la de Caín. No porque la ofrenda no fuera buena, sino porque antes de la ofrenda Él vio el corazón.

La envoltura del regalo

A mi me cae gordo envolver regalos, en serio. Siempre me sale todo mal. Es un show envolver los regalos, y a veces hasta gastamos más en las envolturas que en el regalo. Yo no sé cuando empezó esto de las envolturas. Mi mamá, por ejemplo, se ofende si, cuando te regala algo, rompes la envoltura. Ella no te dice pero medio año la trae contra ti. Una vez me dio un regalo, el cual abrí, me gustó y le di las gracias, pero mi mamá se quedó bien seria. ¡Ya sabrás! Pensé que algo había hecho mal, hasta que se acercó y me dijo: “No leíste la tarjetita que venía en el regalo”.

No sé tú, pero yo soy de los que piensan: “Si me lo vas a regalar ¿para que me lo escondes?”. Ni en la Biblia vemos esa envoltura. Los magos, con Jesús, llevaron regalos así sin envolturas. Yo pienso que eso es lo correcto porque ellos eran sabios de oriente, entonces tenían razón.

Sin embargo, nos gusta la sorpresa y sorprender a las personas. A mí me gusta esconderle los regalos a mis hijos. Hace poco a mi hija le hice un regalo, y para que pudiera encontrarlo le di pistas; las siguió todas hasta llegar al regalo. Nos gusta que la otra persona se emocione, ¿verdad? Dios es un Dios que da y nos sorprende.

Dios le dio a Adán y Eva pieles para que se cubrieran, a pesar de que habían pecado. A Noé le revelo el arca. A Sara le regaló el milagro de tener un hijo. Al pueblo de Israel le entregó la tierra prometida. A Su pueblo le dio profecías, profetas y reyes. Les habló a unos pastores humildes para decirles que Jesus nacería. Le dio a María el milagro de tener a Jesús. A todos nosotros nos dio el perdón.


También lee: La verdadera felicidad no proviene de donde tú crees


El amor no se calla ¡se expresa!

Tenemos un Dios cercano que muestra Su amor y lo expresa. Este es un principio importante. Es necesario expresar y dar; mostrar tu amor y afecto expresándolo, sobre todo a las personas importantes en tu vida. Siempre pensamos en lo que nosotros queremos, pero te animo a que este año vayas más allá. Que tu motivación sea mostrarle a las personas que en verdad te importan. Que a tu familia y amigos que han estado contigo puedas expresarles algo a través de una obsequio. Es bueno y necesario poder demostrarlo no solo con palabras, sino con algo físico. Haz que esa persona sepa que tomaste el tiempo de pensar en ella para expresar el amor que le tienes.

Dios no solo nos dice que nos ama, nos lo demuestra: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…” (Juan 3:16 RVR1960). Con el amar también debe venir el dar. Te aprecio, entonces te lo expreso. Es importante expresar.

Vemos una y otra vez a través de la salvación y de la gracia que el corazón de Dios es siempre dar. En toda la Biblia vemos a un Dios que se acerca, te da, te salva, te perdona, te busca, te bendice y te guía. Dios está constantemente dándote grandes cosas. Él es un Dios que no solo dice que te ama, sino que lo ha dado todo. Él lo ha demostrado no solo con palabras sino con acciones y con su propia vida. La manera de expresarle amor a otros es poniendo la vida por ellos (Juan 15:13). ¡Jesús lo expresó en la cruz! Aún a sus enemigos y a quienes lo maldijeron les expresó su amor diciendo: “Perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). Dios te ha dado el regalo de la salvación.

5 consejos para elegir regalo esta Navidad

¿Cuáles son las características de un buen regalo? Espero que esto te sirva para dar un buen regalo esta Navidad:

1. Personal

Piensa en lo que la otra persona necesita o quiere. Piensa como la otra persona. Yo le regalé a mi mamá una plancha y me la aventó; ese no fue un regalo muy personal. Si a tu novia le gusta el fútbol, es inteligente y es rayada, no le vas a regalar una playera de Tigres. Piensa en algo que la otra persona necesita. No le vas a regalar una corbata a una mujer, ¿verdad?

Dios vino a darnos el mejor regalo; pensó en nosotros. ¡Imagínate! Nosotros muriéndonos en la eternidad y Jesus regalándonos árboles para que tengamos mejor oxígeno. Eso no es muy lógico. Dios pudo regalarnos otro planeta porque nos estamos acabando este, pero ¿eso qué? Él vino a regalarnos algo que realmente necesitamos: vida eterna.

2. Práctico

Cuando te han regalado algo muy útil, aprecias ese regalo, ¿no? No tiene que ser algo caro para deslumbrar a la otra persona, sino algo útil. ¿Qué pasa cuando te regalan algo que no puedes usar? Imagina que te regalan un protector para el volante del carro, ¡pero no tienes carro! Siguiendo este principio, Jesús nos dio el regalo más práctico que podríamos necesitar: Salvación y perdón de pecados.

3. Agradable

Esto quiere decir que cuando la otra persona lo vea, le agrade. No hay regalo más agradable que el de Jesús. Ese regalo de poder tener una relación y comunión con Dios y de poder tener una vida nueva. ¡Ese regalo es increíble! No hay nada mejor que ese momento cuando el Señor limpió tu vida. El regalo debe ser para agradar a la otra persona, no a ti.

4. Permanente

Un buen regalo es algo que te va a durar, es de buena calidad. No es algo que usas dos días y se rompe. Que tu regalo no sea de mala calidad, ni pirata. Hay una historia acerca de un joven que le compró un anillo a su esposa. Era un anillo enorme, bien padre y muy bonito. Pero ella, cuando vio el anillo, le dijo a su esposo—: Pero yo quería una camioneta nueva, no un anillo de diamante —Su esposo le contestó—: Sí, pero esas camionetas no las venden de fantasía, y el anillo sí.

El regalo que Dios nos dio es algo que permanece para la eternidad: “Y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano” (Juan 10:28). Jesús se envolvió en un cuerpo de carne y hueso, y se entregó.

5. Valioso.

Con “valioso” no me refiero al precio, sino a algo que tiene valor para ti y para esa persona, algo importante. Jesús pagó un precio alto por nosotros, no fue algo chafa, ¡costó Su propia vida! Él se entrego por nosotros.

“Pero hay una gran diferencia entre el pecado de Adán y el regalo del favor inmerecido de Dios. Pues el pecado de un solo hombre, Adán, trajo muerte a muchos; pero aún más grande es la gracia maravillosa de Dios y el regalo de su perdón para muchos por medio de otro hombre, Jesucristo”. Romanos 5:15 NTV

Billy Graham, al final de unas cruzadas, se encontró con una niña que se acercó para regalarle un ramo de flores. Él le preguntó a la niña—: ¿Por qué me regalas estas flores? —ella le respondió—: Porque quería expresarle mi amor —entonces Billy Graham le hizo otra pregunta—: ¿Y ya le has expresado tu amor a Jesús? —A lo que la niña contestó—: No, a Él le he dado mi vida —¡Wow! Esa es la actitud que nosotros debemos tener hacia Dios. ¿Cómo vamos a corresponder nosotros al regalo de Dios en nuestras vidas?

Categorías
Viviendo en Cristo
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?