nuevo comienzo

5 Requisitos para un Nuevo Comienzo en Tu Vida

Llegó la hora de soltar el pasado

Todos en algún momento hemos querido comenzar de nuevo algo que no salió como esperábamos. Es probable que por mucho tiempo le demos vueltas al asunto y nos preguntemos qué hubiera pasado si hubiéramos hecho las cosas de la manera correcta. Hacer esto no resulta en nada positivo sino todo lo contrario; esta carga negativa se convierte en un ancla en nuestra vida.

“…Quitémonos todo peso que nos impida correr, especialmente el pecado que tan fácilmente nos hace tropezar. Y corramos con perseverancia la carrera que Dios nos ha puesto por delante” (Heb. 12:1 Nueva Traducción Viviente).

¡Ten cuidado, también las cosas buenas del pasado pudieran impedirnos avanzar! Te preguntarás: “¿Cómo es eso posible?”. Pues en ocasiones nos conformamos y dejamos de alcanzar las cosas nuevas que Dios preparó para nosotros. ¡Anímate! Dios quiere hacer cosas nuevas en tu vida y ofrecerte un nuevo comienzo.


También lee: Lo que más buscas en la vida define quién eres


Identifica eso que debes dejar atrás

Cuando vamos al médico por algún malestar, nunca nos recetan algo sin explorar los síntomas o realizar algún tipo de examen o análisis. Es importante auto examinarnos y encontrar qué es eso que nos impide avanzar, que nos aparta de Dios y como consecuencia nos impide ver lo que Él tiene para nosotros. Quizá es alguna amistad incorrecta, podría ser algún pecado, nuestro carácter o aquello que Dios nos ha pedido que le entreguemos y no lo hemos hecho. La Biblia dice: “pero ahora es el momento de eliminar el enojo, la furia, el comportamiento malicioso, la calumnia y el lenguaje sucio” (Col. 3:8).

Busca el consejo de Dios 

Olvida lo pasado. Confía en que Dios cambiará tu realidad, es más ya la está cambiando. La Biblia dice: Pero olvida todo eso; no es nada comparado con lo que voy a hacer. Pues estoy a punto de hacer algo nuevo. ¡Mira, ya he comenzado! ¿No lo ves? Haré un camino a través del desierto; crearé ríos en la tierra árida y baldía” (Is. 43:18-19).

Fija tus ojos en Dios. Enfócate en olvidar lo pasado y en fijar tus ojos en Dios y en lo que tiene para ti.  “No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús” (Fil. 3:13-14).

No lo hagas solo. Permite que Dios te ayude a olvidar. En la Biblia podemos ver el ejemplo de José: José llamó a su hijo mayor Manasés, porque dijo: Dios me hizo olvidar todas mis angustias y a todos los de la familia de mi padre” (Gn. 41:51).

En todos estos pasajes que encontramos en la Biblia hay una palabra en común que es: olvidar. No podemos tener nuevos comienzos si no dejamos atrás aquello que pasó. ¿Estás dispuesto a dejar atrás lo que sea para tener nuevos comienzos?

En cada una de estas etapas hay procesos de renovación que requiere que dejemos cosas atrás y que nuestra disposición sea completa para alcanzar lo nuevo que Dios quiere darnos.

Recuerda que Dios siempre tiene algo nuevo para ti. Él obra en tiempos, períodos o etapas en nuestra vida. En cada una de estas etapas hay procesos de renovación que requiere que dejemos cosas atrás y que nuestra disposición sea completa para alcanzar lo nuevo que Dios quiere darnos. Algunas veces comenzaremos algo totalmente nuevo, otras restauraremos sobre algo que creíamos estaba destruido y otras simplemente retomaremos algo que dejamos a medias.

Cinco requisitos para un nuevo comienzo

1. Olvidar lo pasado.

2. Aprender lo que Dios quiere para nosotros.

3. Hacer lo que Él nos pide.

4. Querer un nuevo comienzo.

5. Buscar el respaldo de Dios antes de dar cualquier paso.

No olvides que nuestro Dios no se olvida de nosotros nunca y día a día nos da cosas nuevas. La Biblia dice “¡El fiel amor del Señor nunca se acaba! Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana” (Lam. 3:22-23).

Si reconocemos a Dios como nuestro Salvador, si avanzamos con su dirección, aún cuando creamos que no hay manera de volver a comenzar Él nos mostrará el camino y nos dará aquello que nos mostró y puso en nuestro corazón.

¡Hasta un árbol tiene más esperanza! Si lo cortan, volverá a brotar y le saldrán nuevas ramas. Aunque sus raíces hayan envejecido en la tierra y su tocón esté podrido, al sentir el agua renacerá y echará nuevos brotes como un árbol recién plantado” (Job. 14:7-9).


También lee: Conocí la libertad cuando abandoné la calle de mi pasado


Estás listo para empezar de nuevo

Todo lo nuevo que Dios tiene para nosotros, requiere que pongamos de nuestra parte, que tengamos la determinación de no quedarnos donde estamos, de nada sirve quedarnos viendo lo que se perdió, debemos creer en Dios y veremos caer sobre nosotros nuevas bendiciones. Cuando nuestra actitud es la correcta, Dios siempre está listo para respaldarnos en nuestra restauración y regalarnos nuevos comienzos.

En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán” (Is. 40:31).

Escuchar a Dios nos dará la visión de lo que Él quiere, nos ayudará a comenzar de nuevo. Pero antes de que Dios empiece a trabajar en algo nuevo para nosotros, Él desea que estemos preparados con una nueva actitud, disposición y mentalidad. La Biblia dice: “Sométete a Dios y tendrás paz, entonces te irá bien. Escucha las instrucciones de Dios y guárdalas en tu corazón. Si te vuelves al Todopoderoso, serás restaurado, por lo tanto, limpia tu vida” (Job 22:21-23).

Debes reconocer que debes regresar a lo anterior, sin quedarte en el pasado. Es importante retomar lo bueno que hemos abandonado.

Si en el pasado buscabas al Señor más profundamente, si le llegaste a servir de alguna manera, tal vez le amabas más o eras más tolerante con las personas. Debes reconocer que debes regresar a lo anterior, sin quedarte en el pasado. Es importante retomar lo bueno que hemos abandonado, entendiendo que nuestras circunstancias no son las mismas que en el pasado.

El deseo de Dios es hacer cosas nuevas en nuestra vida. Si entramos en rutina, si nuestro ánimo baja, si nos desviamos del propósito o camino que Él nos había revelado, cada que le fallamos, Él mantiene su invitación para restaurar nuestro camino. Lo único que tenemos que hacer es regresar a Él.  ¡Recibe lo nuevo que Dios tiene para ti!

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!

Deja Un Comentario

¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.