Propósito

Abraza el propósito de Dios para tu vida

Aunque las circunstancias sean adversas, créele.

Todos nosotros no estamos aquí por accidente sino porque hay un Dios creador que tiene un propósito específico para cada uno de nosotros.

“Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. Aunque la visión tardare por un tiempo, mas se apresura hacia el fin, y no mentira; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará” Habacuc 2:2, 3

 

Cuando entendemos la visión de Dios, el propósito de Dios, eso nos hace caminar verdaderamente en una vida diferente. Antes de llegar a Dios no conocíamos a Jesús y, por lo tanto, tampoco conocíamos el propósito que Dios tiene para nosotros. Cuando al fin le conocemos, el propósito de Dios viene a tomar tu vida, empieza a llenar tu corazón, y eso es algo glorioso porque Dios ha determinado algo que quiere que hagas en la tierra. Eso es lo que te hace vivir, hace tengas expectativas.
Pero esta visión viene solamente de Dios, del trono de dios. No es un producto de nosotros mismos, Dios tiene ese plan para nosotros.


También lee: La visión de Dios es más de lo que tus ojos pueden percibir


“Sin profecía el pueblo se desenfrena; mas el que guarda la ley es bienaventurado”. Proverbios 29:18

Cuando no tenemos una visión clara, es cuando empezamos a tener depresiones; no sabemos para qué estamos en la tierra. Necesitamos una visión para salir adelante.
Diariamente tenemos una batalla entre creer o no creer lo que Dios tiene preparado para nosotros. Tenemos que saber que Dios quiere cumplir su propósito y su voluntad en cada uno de nosotros. Si Dios lo ha dicho, sin duda lo va a cumplir. Creamos lo que Dios ha dicho y amémoslo.

“La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos” Proverbios 18:21

Nosotros producimos fruto al hablar la Palabra de Dios a través de nuestra boca. Producimos un ambiente diferente, comenzamos a hablar lo que Dios ha establecido no importa las circunstancias que estemos viviendo. Aunque caminemos en contra de la corriente, tenemos que afirmarnos en la Palabra de Dios.

“Forjad espadas de vuestros azadones, lanzas de vuestras hoces; diga el débil: fuerte soy” Joel 3:10

Vamos a cambiar el ambiente. No hables de lo que sucede sino de lo que Dios ha preparado para tu vida. No uses palabras para describir la situación, usa palabras para cambiar la situación.

Declaremos el propósito de Dios

Si hablamos conforme a las circunstancias tendremos depresiones. Pero si hablamos conforme a las promesas de Dios tendremos bendiciones.
No hablemos conforme a la situación sino conforme a lo que Dios ha establecido en su Palabra. Es necesario quitar las prácticas negativas y vivir lo que Dios ha establecido en su Palabra.

“No amen el dinero; estén contentos con lo que tienen, pues Dios ha dicho: “Nunca te fallaré. Jamás te abandonaré”.
Así que podemos decir con toda confianza: “El Señor es quien me ayuda, por tanto, no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?”.
Hebreos 13:5,6

Podemos declarar que nuestra vida está en manos del Todopoderoso. Él se glorifica donde no hay nada. Donde creemos que todo está destruido y acabado, Dios tendrá un plan glorioso para esa situación.

Así como Dios creó el universo a partir de la nada, así se va a glorificar en cada situación. Dios hace milagros en la nada, y se glorifica a través de ellos.

En Israel había una sequía tremenda, y Elías oró para que lloviera.
De repente se aparece Elías y comienza a orar por lluvia. Manda a su siervo seis veces sin ver señal de lluvia, hasta que en la séptima vez alcanza a ver una nube del tamaño de un puño.

De la nada Dios hace milagros, pero tenemos que esperar el tiempo de Dios hasta que se cumpla la promesa y la visión, y aunque tarde espérala porque sin duda va a venir.


También lee: Tú eliges la voz que quieres escuchar


Decidamos creerle a Él

Toda visión de Dios implica que el hombre debe tomar una decisión de creer o no creer. Dios tenía un plan para Abraham, le dijo “sal de tu tierra y de tu parentela al lugar que yo te mostraré”. En ese momento Abraham decide actuar y creer en la palabra de Dios. Dejó su tierra y sus posesiones, sin saber a dónde iría.

Cuando está la visión en el corazón de alguien no importa el trabajo que tenga que soportar, las cosas que pueda pasar, la persona se afirma y se hace fuerte porque está dispuesta a hacer la voluntad de Dios.

Muchas veces hemos padecimos aflicciones y hemos estado dispuesto a hacer la voluntad de Dios ante cualquier circunstancia. Pero debido a que hemos padecido aflicciones no queremos que los demás padezcan y los hacemos gente débil, que no soportan aflicciones. Pero Dios quiere gente fuerte, quiere probarnos y pasarnos por fuego.

Héroes de la fe

En la Biblia todos los siervos pasaron por debilidades o situaciones donde pusieron en duda la visión que Dios les había dado. Muchas veces esas situaciones vienen a enseñar para poder comprender lo que sucedió en su vida.

Abraham en su incapacidad piensa que Dios no puede hacer milagros. Nosotros también, debido a nuestras incapacidades creemos que ya ha terminado todo para nuestra vida. Sin embargo, si Dios nos dio una promesa, no importa cuáles sean tus capacidades, Él la va a cumplir.

Tenemos que entender que en nuestras posibilidades es imposible que se cumplan las promesas de Dios. Lo que Dios quiere hacer va más allá de nuestras capacidades, nuestro Dios es grande y piensa en grande.
No importa en qué fase terminal este la situación, Jesús es la resurrección y la vida y el que cree en él aunque esté muerto vivirá. Dios va a cumplir su promesa, va a cumplir lo que Él ha dicho.
Qué emocionante saber que Dios tenía un llamado, un propósito para Moisés. Moisés pasó 40 años en el desierto, hasta que Dios se le presenta en una zarza y llega el cumplimiento de la visión que Dios tenía para él, 40 años después.
Es difícil convencer a alguien cuando ha enfrentado derrotas y fracasos. Dios batalló con Moisés.

“Pero Moisés protestó:
—¿Quién soy yo para presentarme ante el faraón? ¿Quién soy yo para sacar de Egipto al pueblo de Israel?
Dios contestó:
—Yo estaré contigo. Y esta es la señal para ti de que yo soy quien te envía: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, adorarán a Dios en este mismo monte.” Éxodo 3:11,12

 

 

 

 

 

 

¡Pelea!

Dios es nuestro ayudador para que se cumplan los propósitos eternos en medio nuestro.

Otro de los personajes que es un héroe de la fe es Elías. En 1ra reyes 18:24, enseña que vino delante de los sacerdotes de Baal, Elías era un hombre valiente. ¿Cómo es posible que se enfrente a 400 sacerdotes de Baal y no pueda enfrentarse a una mujer? Esas son las guerras que todos pasamos. Necesitamos volver a Dios y cumplir su propósito. Los grados de dificultad que enfrentamos en las batallas y las guerras continuas, nos desaniman y nos llevan a pensar que la visión ya terminó, y entonces nos desviamos.

El ángel descendió con Elías y le recordó que Dios estaba con él y cumpliría su propósito en él. Dios está contigo y va a cumplir su propósito en ti. Dios nos ha llamado a ser gente fuerte, poderosa que enfrenten las batallas.

Las situaciones que nos llevan a perder en nuestra vida espiritual, nos hace pensar que ya no tenemos el perdón de Dios. Las fallas que tenemos como cristianos nos hace pensar que ya no tenemos el perdón de Dios. Pero Dios es un Dios de una segunda oportunidad, Dios de misericordia, Él tiene un propósito eterno para nosotros y conoce nuestra condición.

El diablo viene y nos hace vivir en condenación y muerte, Dios viene y nos dice que tiene algo glorioso para nosotros. Cuando la visión muere, Jesús la resucita. Tomémonos de la profecía porque seguramente vendrá y no tardará.

Categorías
Viviendo en Cristo
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!

Deja Un Comentario

¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.