Cuentas

Algún día rendiremos cuentas de nuestra vida. ¿Te estás preparando?

¿En qué estás gastando tu vida?

Cuando eras pequeño, muy seguramente tu mamá o tu papá te llegaron a dar dinero para ir la tiendita a comprar tortillas, leche, frijoles, o cualquier cosa que hiciera falta en ese momento. Te decían muy claramente: “Me regresas el cambio”. A la hora de llegar a la tiendita se te atravesaba ese chocolate que tanto te gusta, o se te antojaban unas papitas con su respectiva salsa. Sabías que ese dinero era solamente para lo que tu mamá te había pedido. Pero caías en la tentación, comprabas algo y te lo comías en el camino. De esa manera llegabas a casa solamente con el encargo de tu mamá. Cuando le regresabas el cambio ella se daba cuenta y te preguntaba: “Aquí falta dinero ¿en qué te lo gastaste?”. El corazón latía con fuerza porque te habían atrapado. Tenías que rendir cuentas de lo que habías hecho con el dinero de tus padres.

De la misma manera algún día nosotros vamos a rendir cuentas a Dios. ¿Rendirle cuentas de qué? Pues de todo lo que hemos hecho, y sobre todo, cómo hemos usado todo lo que Él nos ha dado.

“Es cierto, cada uno de nosotros tendrá que responder por sí mismo ante Dios.” Romanos 14:12 NTV

Jesús va a volver. Ese día será impresionante, y nos pedirá cuentas. ¿Qué estamos haciendo? Dios nos ha dado tiempo, tesoros y talentos, pero no lo ha hecho porque lo merezcamos, sino porque Él tiene un propósito para cada una de esas cosas. Cuando Él regrese, querrá saber qué hicimos con todo eso. ¿Estás listo para responderle?

Si nos mantenemos  cerca de Dios, buscando agradarle y servirle, el día que Cristo regrese, no nos alejaremos avergonzados. ¿Quieres saber cómo estar preparado para rendir cuentas?

“Y ahora, queridos hijos, permanezcan en comunión con Cristo para que, cuando él regrese, estén llenos de valor y no se alejen de él avergonzados.” 1 Juan 2:28


También lee: La Importancia de Rendir Nuestra Vida a Dios


¡Alerta!

¡Así que ustedes también deben estar alerta!, porque no saben qué día vendrá su Señor. Mateo 24:42

¿Has visto como algunos animales se acercan a algún lago a tomar agua, y siempre están alertas? Es porque saben que están expuestos a depredadores, y en cualquier momento puede aparecer uno para cazarlos. Así nosotros debemos estar alerta siempre. Tenemos un enemigo que intentará cazarnos y hará lo posible porque desperdiciemos y/o perdamos todo lo que Dios nos ha dado. No te quedes muy cómodo. ¡Cuidado!

¡Prepárate para Rendir Cuentas!

“Ustedes también deben estar preparados todo el tiempo, porque el Hijo del Hombre vendrá cuando menos lo esperen.” Mateo 24:44

El tiempo pasa más rápido de lo que crees. Es impresionante como perdemos tiempo en nada. Nunca olvides que Dios vendrá cuando menos te lo esperes. Es mejor administrar bien nuestro tiempo para buscar crecer, aprender, hacer. Tenemos un propósito que va más allá de lo que podemos entender. Necesitas estar preparado para lo que venga. Necesitas permanecer cerca de Dios.

¡No te estanques!

En Mateo 25:14-30, encontramos una historia acerca de tres siervos. El amo le da al primer siervo cinco talentos, al segundo dos talentos, y al tercero le da uno. Los dos primeros siervos invierten ese dinero y lo duplican. Cuando el amo regrese, a estos dos primeros siervos los llama: buenos y fieles. El tercer siervo escondió su dinero y no generó ganancia. A éste último siervo el amo lo llama: malo y negligente.

Nuestros resultados revelan si en verdad hemos estado trabajando o no. De la misma manera, cuando Cristo vuelva, Su luz y Su santidad van a alejar la oscuridad, y esos pecados que estaban escondidos en las sombras, saldrán a la luz. No habrá dónde esconderse, de hecho justo ahora es imposible ocultarnos de Dios. No podemos vivir como si Él no observara cada paso que damos. Todos rendiremos cuentas.


También lee: Pasa al Siguiente Nivel


Busca Agradar a Dios

Ser fieles y obedientes trae resultados muy positivos, sin embargo, el proceso puede ser doloroso e incómodo; por eso muchos tiran la toalla. Agradar a Dios es inevitablemente bueno para nosotros, pero nuestro orgullo no permite que veamos así las cosas.

Dios no se equivoca, lo que nos ha dado es suficiente, y con eso podemos hacer grandes cosas. Que nuestro deseo más grande sea trabajar donde Él nos ha puesta y con lo que Él nos ha dado. Dios conoce la mejor manera en la que podemos hacer las cosas.

¡Hagámoslo excelente!

Todo, absolutamente todo le pertenece a Dios. A nosotros nos ha tocado el privilegio de servir y cuidar lo que es Suyo. Él es perfecto. Nosotros debemos buscar la manera de hacer las cosas con excelencia, porque no lo hacemos para nosotros o para los seres humanos, lo hacemos para Dios. ¿Puedes ver la importancia de esto?

De todo lo que hagamos vamos a rendir cuentas. Las responsabilidades que tienes, o el puesto que has logrado en tu trabajo, nada de eso es casualidad. ¿Cómo estás usando esas cosas para servir a Dios?

Invierte Bien tu Tiempo

Se escuchará muy trillado, pero el tiempo nunca vuelve. ¡Es algo tan valioso! Lo que haces con tu tiempo libre, generalmente demuestra donde está tu corazón. ¿Está en un lugar agradable y productivo? Dios conoce el valor del tiempo, Él mismo es el principio y el fin, por eso nos pide que invirtamos nuestro tiempo en cosas que valen la pena. Jesús murió en una cruz por ti y por mi ¡Él vale la pena!

Tienes que saber que rendiremos cuentas de lo que hacemos en nuestro tiempo libre. La vida es demasiado corta para desperdiciarla en cosas vanas. No sabemos cuándo vendrá Cristo, así que debemos vivir como si este fuera nuestro último día en esta tierra. Elijamos siempre la mejor parte. Él es la mejor parte.

“… Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.” Apocalipsis 22:20 RVR1960

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?