Buscaron, Adoraron y Escucharon

Los Magos de Oriente

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.
Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta:
Y tú, Belén, de la tierra de Judá, No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador, Que apacentará a mi pueblo Israel”. Mateo 2 (RVR1960)


¿Por qué Dios pone esta historia en la Biblia? Sin duda muchas cosas sucedieron alrededor del nacimiento de Jesús y las cosas que están escritas en la Biblia son para que nosotros aprendamos de ellas. La historia de los magos es verídica y muy interesante; Mateo es el único que habla de ella.

La cultura popular nos ha dicho que de los magos eran tres hombres, que uno era morenito, uno venía en caballo y otro en elefante. En las Escrituras no se especifica esta información. No sabemos si eran tres solamente, si viajaban en elefantes o como se llamaban. Sólo sabemos que eran hombres de oriente que tomaron la decisión de viajar aproximadamente 1200 kilómetros, una gran distancia, por que vieron una estrella y esa estrella les revelaba el nacimiento del Rey de los judíos.


También lee: Navidad Extraordinaria


Quiero compartirles 4 cosas que me sorprenden acerca de esta historia de los magos de oriente, porque nos muestran cómo Dios busca alcanzar aún a las personas que están lejos.

Dios llamó su atención

Dios quiso mostrar que la salvación no es solo para los judíos, sino para todas las naciones.

La primer cosa que me sorprende es el cuidado y el corazón de Dios para captar la atención y atraer a estos hombres de oriente a Cristo. Si ellos no hubieran aparecido en la historia, todo habría seguido igual.

Conforme a la Escritura, estos hombres no eran judíos, eran gentiles. No tenían el conocimiento de la ley y de los profetas. Eran gente académica, hombres estudiosos de los astros que, aunque no tenían el conocimiento de la Escritura, Dios tuvo el corazón y el cuidado de hacer que apareciera una estrella para llamar su atención.

No fue casualidad ni cosa al azar. Dios quiso mostrar que la salvación no es sólo para los judíos, sino para todas las naciones. No todos crecimos en la iglesia, no conocíamos la Escritura ni los profetas, pero Dios usó algo para llamar nuestra atención. Quizás alguna situación difícil, una crisis o una enfermedad fue lo que Dios utilizó para a acercarnos a Cristo. ¿Qué uso Dios en tu vida para llamar tu atención y acercarte a Él?

Nadie está lejos del amor de Dios. Si tienes familiares que aún no conocen del Señor, ¡no te desanimes! Clama al Señor para que haga un milagro, algo que toque el corazón de tu familia. ¡Dios alcanza corazones!

Ellos buscaron a Jesús

¿Es posible que sepamos las historias y la revelación de la Biblia pero no estemos buscando a Jesús?

La segunda cosa es la diligencia con la que estos hombres buscaron a Jesús. Estos magos hicieron un largo viaje de aproximadamente tres meses. ¡Imagínate recorrer casi 1200 kilómetros! Les costó tiempo, dinero, y esfuerzo. Cuando salieron, no tenían la información completa para llegar al lugar exacto. Tuvieron que preguntar cómo llegar a Belén y, aún así, no se desanimaron. Fueron diligentes en su búsqueda. Buscaron a Jesús hasta encontrarlo.

Lo importante de esto es que en Jerusalén habían hombres que conocían las tradiciones y las Escrituras pero ellos, a diferencia de estos magos gentiles, no reconocieron los tiempos ni lo buscaron. No entendieron que había nacido el Mesías. En lugar de alegrarse, se turbaron. La actitud correcta al conocer esta noticia era tener el corazón para buscarlo.

¿Es posible que sepamos las historias y la revelación de la Biblia pero no estemos buscando a Jesús? ¡Eso es religiosidad! Buscar y adorar a Jesús diligentemente es primordial para tu vida. Una relación personal viene de un corazón que se esfuerza por buscarle más allá del domingo por la mañana, un corazón que cada día busca Su presencia. Una relación es buscar a Cristo personalmente en la Palabra y en la oración.


También lee: No Hay Cristiano sin Oración


Ellos adoraron

¿Estamos adorando a Jesús con nuestra vida?

La adoración está ligada a dar. No podemos adorar sin dar por que dar es una expresión de adoración. Adorar no es cantar solamente; es dar nuestra vida a Él.

“Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra”. Mateo 2:11

Los magos le dieron a Jesús oro, incienso y mirra, cosas valiosas. El oro representaba que Él era el Rey, el incienso mostraba su posición de sacerdote y la mirra representaba la muerte y la resurrección de Jesús.

¿Estamos adorando a Jesús con nuestra vida? ¿Estamos reconociéndolo como el Señor en nuestra vida? Si Jesús dio su vida por nosotros, ¿qué estamos dispuestos a dar? ¿Darías tu tiempo? ¿Abrirías tu casa para un estudio bíblico? Él es digno de ser alabado en todas las maneras posibles.

Ellos escucharon

¿Estás siendo sensible para ser guiado por Dios en tu vida?

Los magos fueron con Herodes. Él les pidió que, cuando supieran donde se encuentraba el Mesías, le avisaran para que él tambien pudiera ir a adorarle. A Herodes en realidad solo le importaba su posición. ¡Él llegó a matar a mucha gente con tal de continuar en el poder!

Los magos se retiraron y, después de haber visto a Jesús, tuvieron un sueño. Dios les reveló que no regresaran con Herodes. Ellos entendieron que el sueño era una revelación, era algo importante. No era algo al “ahí se va”. Pudieron escuchar a Dios y tuvieron la sensibilidad de ser guiados por Él, aún siendo gentiles.

Dios quiere involucrarse en todo. Jesús dijo, “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”. Juan 16:13

¿Estás siendo sensible para ser guiado por Dios en tu vida? ¿Estás escuchándolo en tus decisiones diarias? Necesitamos recibirle, escucharle y seguirle.

No sé en qué punto de estos te encuentres hoy. Tal vez empezaste recientemente a buscar a Jesús y estás empezando a adorarlo o quizás ya tienes mucho tiempo en la iglesia y necesitas escucharle y ser guiado por Él. Sin importar cuál sea tu situación actual, en la vida cristiana necesitamos buscar a Jesús diligentemente. Es imposible ser cristiano sin una relación personal con Dios. El día de hoy, el Señor quiere atraerte, así como atrajo a aquellos magos con una estrella, para que Cristo sea el centro de tu vida. Búscalo, adóralo y déjate guiar por Su Espíritu.

Categorías
Viviendo en Cristo
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?