Profesionistas

Jóvenes de Brisas Celebran Cena de Profesionistas

Una noche cálida y un inspirador mensaje por parte de Eusebio Hernández
Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

SAN PEDRO GARZA GARCÍA – Este pasado 16 de marzo, tuvimos nuestra cena de profesionistas en Jóvenes de Brisas. En esta ocasión, el hotel Holiday Inn Valle fue la sede de tan esperada fecha.
Era una noche calurosa en una ciudad que terminaba una jornada laboral más, con las calles llenas de conductores deseosos de llegar a casa a descansar y relajarse un poco. El mundo seguía su curso, pero nosotros teníamos una cita.

A las 8 p.m. en punto comenzaron los juegos para integrar a todos los invitados. Al principio, un poco tímidos, todos tomaron una hoja en blanco en la que apuntaron preguntas relacionadas con el ambiente laboral y algunas otras más personales. Las hojas se convirtieron en aviones de papel que salieron volando por todo el salón buscando una mano amiga que las detuviera. Cada quien tomó su avión y leyó las preguntas escritas a otra persona.

Ahora, más en confianza, comenzó la verdadera competencia. El clásico “piedra, papel o tijera” se hizo presente. Lo divertido de esta dinámica fue la “porra” que poco a poco se iba formando, ya que aquellos participantes que perdieran tenían que unirse al lado de quien iba ganando. Fue una final bastante reñida y emocionante. Todos gritaban apoyando a su favorito.

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Ya más integrados con sus respectivas mesas, comenzó la parte más seria e interesante de la noche. Tomó la palabra nuestro invitado especial, Eusebio Hernández. Fue impactante escuchar la historia acerca de cómo Dios obró en su vida laboral. Con un nudo en la garganta, nos comentó acerca de las dificultades económicas que a muy temprana edad enfrentó. Un día, en una reunión en la iglesia, Él rindió su vida a Cristo, y lo que sucedió después nadie lo hubiera imaginado.

A tres días de su encuentro con Jesús, una reconocida empresa de alimentos lo contrató. Comenzó desde abajo, pero el Señor lo ayudó a escalar hasta llegar a, de acuerdo con sus palabras, “gobernar la empresa”. Fueron 25 años los que laboró en ese lugar. ¿Quién lo hubiera imaginado? Sin embargo, Dios todavía le tenía varias sorpresas más.

Después de haber terminado ese período, él pensaba que las cosas se complicarían, pero Dios se mantuvo fiel. Abrió un negocio propio al mismo tiempo que una empresa se interesó en reclutarlo para sus filas. Su respuesta inicial fue un “no”. Don Eusebio, a pesar de desear el puesto, creía que su perfil no le permitiría aplicar para la posición. No obstante, se animó a presentarse ante la empresa, confiando completamente en Dios.

El Señor le abrió las puertas, al igual que en otros lugares donde posteriormente trabajó. Empresa a la que llegó, empresa que gobernó de la mano de Dios. Escuchamos su voz quebrarse en agradecimiento al Señor: “¿Cómo no voy a darle toda la gloria a Dios? Él me ha dado todo”. Una y otra vez durante la conferencia dirigió el enfoque su historia con la frase: “Cuento esto para la gloria de Dios”.

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Conmovidos todos, recibimos un último consejo: “¿Quieres un trabajo? No tengas miedo de soñar y pedirle a Dios el mejor trabajo”. Nos motivó a creerle a Dios, a confiar en Él, a centrarnos en Cristo y a agradarle en todo. En pocas palabras, nos transmitió su pasión por Jesús, y cómo eso impactó su vida laboral al punto de poder cumplir sueños que nunca se hubiera atrevido a tener fuera de Él.

Finalmente, Don Eusebio fue despedido entre aplausos. Nuestro líder de jóvenes, Raúl Nelli, tomó el micrófono y nos guió en una oración. Fue muy conmovedor el ver a tantos jóvenes rendir sus vidas a Cristo, dispuestos a abrir sus corazones al Único, a Aquél que puede salvar.
Llegó la cena, y con ella reanudó la conversación. ¡Qué gran noche! Definitivamente, quienes asistimos a la Cena de Profesionistas, salimos de ahí diferentes.

Categorías
¡Entérate!
Hay un Comentario sobre este artículo
  • ingrid ibarra
    25 Marzo 2016 at 1:17 pm

    En vista de todas estas promesas esforcémonos 🙂 2Pedro1:5-7

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?