Cientos de Niños Son Instruidos en la Palabra de Dios

Súper Pollo regresa en los Campos de Verano 2016.

“Dejen que los niños vengan a mí. ¡No los detengan! Pues el reino del cielo pertenece a los que son como estos niños”. Mateo 19:14 NTV

 

Niños en el Municipio de Guadalupe

Niños en el Municipio de Guadalupe

Cientos de niños, decenas de organizadores y un pollo con capa y melodiosas canciones formaron parte de los Campos de Verano 2016, llevados a cabo por la Congregación Brisas de Castillo del Rey. De Iturbide a General Zuazua y de Pesquería a García, la zona centro del estado de Nuevo León, México, fue cubierta por 58 campos cuyo objetivo fue instruir a los niños de sus comunidades en la adoración a Dios a través de actividades, juegos y talleres.

Los Campos de Verano son programas de actividades llevados a cabo a lo largo de cinco días en casas, parques y centros sociales con el fin de sembrar la Palabra de Dios en los niños. Los organizadores son voluntarios quienes imparten el material previamente elaborado por líderes de Castillo del Rey. Junto a “Súper Pollo“, la muy alegre mascota oficial, los niños reciben enseñanza bíblica y participan en talleres de danza, memorización, cocina, manualidades y juegos, sin ningún costo para ellos o sus padres.

Niños juegan con Súper Pollo.

Niños juegan con Súper Pollo.

Los Jóvenes de Brisas no podían quedarse atrás en este macro esfuerzo por extender el Reino de los Cielos. Jóvenes y líderes se dieron a la tarea de organizar algunos de los puntos de reunión de pies a cabeza. Globos, música, premios y mucha (mucha) energía se necesitaron para hacer estos momentos inolvidables para los pequeños. Sin importar las condiciones, calor intenso o nubes amenazadores, los coordinadores se las ingeniaron para resguardar a los niños de modo que disfrutaran de todo el programa sin problemas. Algunos de los jóvenes llegaban a los campos corriendo después de sus trabajos, otros utilizaron sus días de vacaciones; pero al final de cada día la sonrisa de un niño agradecido hacía que todo valiera la pena.

No obstante, el verdadero impacto de los Campos de Verano se encontraba en la poderosa Palabra de Dios sembrada en cada uno de los niños. En cada lección, los pequeños aprendieron una característica de un verdadero adorador de Dios y memorizaron versículos bíblicos. Padres se asombraban de que los infantes desearan con ansias regresar día tras día. “¿Qué cosa tan interesante podría haber ahí?”. Muchas de las familias de los niños que asistieron aún no conocen del Señor y, sin duda alguna, sus hijos son un canal de bendición que Dios quiere usar para traer salvación a sus hogares.

Niños realizan manualidades.

Niños realizan manualidades.

Tras cinco días de intensa actividad, llegó el viernes y, con él, el fin de los Campos de Verano. Los niños cambiaron los pollólares que con tanto esfuerzo habían ganado con su participación en cada taller por divertidos premios y juguetes. Desde luego, nadie se retiró sin su foto del recuerdo con Súper Pollo. Los grandes comenzaban a arrastrar los pies mientras que los pequeños tenían aún fuerzas como para otra semana más, pero todos llevaban un espíritu alegre por igual. De todos los motivos por los que podemos sentirnos satisfechos, hay un gozo en particular que viene únicamente de cumplir nuestra gran misión como cristianos: predicar el Evangelio a toda criatura.

Categorías
¡Entérate!
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?