mandamiento

¿Conoces el Gran Mandamiento de Dios?

No es fácil, pero tienes la capacidad de hacerlo

Seguramente alguna vez te has preguntado ¿cuál es el propósito de Dios para mi vida? o ¿qué es lo que Él quiere para mi o de mí? Pues la respuesta a estas preguntas las encontrarás en la Biblia. Conocer lo que Dios quiere para nosotros también es un mandamiento de Él.

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditaras en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien“ (Jos. 1:8 Reina Valera Revisada 1960).


También lee: Obedecer para Conocer Más a Dios


Estudia la Biblia

Estudiar la Biblia es esencial en la vida de todo creyente. Jesús dijo: “Ustedes estudian las Escrituras a fondo porque piensan que ellas les dan vida eterna. ¡Pero las Escrituras me señalan a mí!” (Jn.5:9 Nueva Traducción Viviente). Fuimos llamados a ser imitadores de Jesús. Imagínate querer imitar a alguien que no conoces, no se puede, ¿verdad? Si queremos ser como Jesús, debemos conocerlo a Él y solo mediante el estudio de la Biblia lo lograremos.

La fuente para llegar al conocimiento de Dios es la Biblia. Ahí encontraremos la verdad divina. Ignorar lo que en ella está escrita es un error. Si no conocemos la palabra de Dios, tampoco podremos conocer el poder de Dios; la Biblia dice: “Jesús contestó: El error de ustedes es que no conocen las Escrituras y no conocen el poder de Dios” (Mt. 22:29). Muchos de lo errores que cometemos, son consecuencia de nuestra ignorancia acerca de las Santas Escrituras.

Más Que Sabiduría Humana

Las escrituras, la Biblia, o la palabra de Dios, está por encima de cualquier otra enseñanza, sea pensamiento humano, filosofía, tradición, etc. En la Biblia vemos cómo Jesús les dijo a algunos fariseos: “Este pueblo me honra con sus labios, pero su corazón está lejos de mí. Su adoración es una farsa porque enseñan ideas humanas como si fueran mandatos de Dios” (Mt. 15:8-9).

“Una prueba de nuestro amor a Dios es obedecer los mandamientos que nos dio.”

La base para cualquier enseñanza doctrinal debe ser la palabra de Dios. No conocer la palabra de Dios nos podría hacer caer en tradiciones que no van de acuerdo con lo que la Biblia enseña. “…y entonces anulan la palabra de Dios por el bien de su propia tradición” (Mt. 15:6). Una prueba de nuestro amor a Dios es obedecer los mandamientos que nos dio. Jesús dijo: “Si me aman, obedezcan mis mandamientos” (Jn. 14:15). “Los que aceptan mis mandamientos y los obedecen son los que me aman” (Jn. 15:21).

Cuando nos adentramos y estudiamos la Biblia nuestra fe se fortalece. La Biblia dice “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Ro. 10:17 Reina Valera Revisada 1960).

El Gran Mandamiento

Si hay algo que Dios quiere que practicaramos, y aprendamos en las escrituras es el amar al prójimo, y quién mejor para darnos ese ejemplo si no Jesús. Jesús dijo: ”Así que ahora les doy un nuevo mandamiento: ámense unos a otros. Tal como yo los he amado, ustedes deben amarse unos a otros” (Jn. 13:34 Nueva Traducción Viviente). Tremendo mandamiento que muchos de nosotros debemos arrepentirnos por no cumplirlo.


También lee: Solo conociendo el verdadero amor tendremos relaciones profundas


La pregunta es: ¿cómo nos ha amado Jesús, para que de la misma manera amemos a otros?

  1. Dio su vida por nosotros. “Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” (Jn. 3:16).
  2. Es incondicional. Nos amó siendo sus enemigos: “Pues, como nuestra amistad con Dios quedó restablecida por la muerte de su Hijo cuando todavía éramos sus enemigos…” (Ro. 5:10). También nos amó siendo impíos: “…a su tiempo murió por los impíos” (Ro. 5:6 Reina Valera Revisada 1960). Nos amó siendo pecadores: “pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores”  (Ro. 5:8 Nueva Traducción Viviente).

Este mandamiento está, para que, con el poder del Espíritu Santo, podamos amar aun a nuestros enemigos y a quien nos han hecho daño. Jesús dijo: “Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, hacer bien a los que os aborrecen, Y orad Por los que os ultrajan y os persiguen“ (Mt. 5:44 Reina Valera Revisada 1960).

Amar Es Perdonar

Así nos ha amado a nosotros, y quiere que de la misma manera también amemos, perdonemos, nos soportemos, reconciliemos, etc. Cristo nos capacitó para cumplir su palabra, él dijo: “Pues mi yugo es fácil de llevar y la carga que les doy es liviana” (Mt. 11:30 Nueva Traducción Viviente). Si Él nos dio un mandamiento, nos dio a la vez el poder para cumplirlo.

“Perdonar es un reflejo del amor de Dios en nuestra vida.”

Dentro del amor se encierra el perdón. El amor cubrirá multitud de pecados. La Biblia dice: ”…perdonen a otros, y ustedes serán perdonados” (Lc. 6:37). Para Dios es muy importante que estemos en paz con nuestro prójimo, “…Anda y reconcíliate con esa persona. Luego ven y presenta tu ofrenda a Dios” (Mt. 5:24). Perdonar es un reflejo del amor de Dios en nuestra vida.

Busquemos convertirnos en un reflejo de Jesús mediante el estudio de las escrituras, y amemos tanto como Él nos amó a nosotros.

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?