crecer

Crecer espiritualmente es la clave para no morir

Crecer es cuestión de actitud

Todos los que buscamos a Dios anhelamos que Él obre en nosotros, sin embargo, muchos cometemos el error de buscar a Dios porque queremos sus bendiciones. Nos damos cuenta de nuestras debilidades y necesidades, y buscamos a Dios porque queremos su ayuda. En Su Palabra podemos ver que Dios desea ayudarnos y suplir nuestras necesidades. Pero eso es solo una parte de lo que Él quiere hacer en nuestras vidas. Muchos piensan que la ayuda de Dios es todo lo que Él quiere darnos, pero lo que Dios quiere principalmente es transformarnos y hacernos crecer en Espíritu.

Hay quienes quieren la bendición, pero no la transformación. Olvidamos que Dios es un padre y que no solo quiere bendecirnos, sino también corregirnos. La corrección es necesaria. Dios como padre quiere corregirte y transformarte. Si quieres que Dios solo te provea entonces no quieres una relación con Él, sino que lo quieres como “patrocinador”.


También Lee: Tus debilidades son una oportunidad para crecer


Si No Estás Creciendo Espiritualmente, Estás Muriendo Espiritualmente

“Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra?  Él entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone. Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después” (Lc. 13:6-9 Reina Valera Revisada 1960).

Jesús da esta enseñanza en donde podemos ver que ser “cortado” no es opcional. Él habla a la gente para que den fruto. Dios está esperando que haya fruto de su presencia. Si no hay fruto en nosotros quiere decir que Él no está ahí, porque donde Dios está, hay transformación y crecimiento. Jesús lo explicó comparándonos con un árbol y su fruto (Ver Jn. 15:1-8).

“No habrá fruto de Dios solo porque lo deseamos, el fruto es consecuencia de la vida de Dios en nosotros.”

Cuando permanecemos buscando a Dios y anhelándolo, entonces nuestra vida empieza a dar fruto. No habrá fruto de Dios solo porque lo deseamos, el fruto es consecuencia de la vida de Dios en nosotros. El árbol no hace nada para crecer, lo único que hace es permanecer. ¿Cómo esperas ver fruto de Dios en tu vida si no oras ni lees Su Palabra? La vida de Dios viene cuando lo buscamos. Si no actúas meditando en Su Palabra, buscando su presencia y adorándole, no va a haber vida de Dios en ti, lo único que vas a causar es empezar a vivir una doble vida. Espera en Él y vas a ver que la presencia del Señor se va a reflejar en tu manera de vivir porque Dios está ahí.

Muere A Esa Doble Vida En La Presencia De Dios

Yo sé que nadie quiere una doble vida, pero hay cosas tan simples en las que nos equivocamos cuando es muy sencillo venir a la presencia de Dios, lo que lo hace complicado es que debemos morir a nosotros mismos.

Veía en Internet el artículo de un pino al que le pusieron de nombre Matusalén. Este pino está en California y es conocido como el organismo más viejo del planeta ya que tiene 4891 años. No se sabe públicamente donde está, con el fin de cuidarlo. Si no te dijeran que éste es el organismo más viejo del mundo, seguramente no te darías cuenta, pero lo más importante de él es su vejez.

El artículo dice que esta especie llega a la edad que tiene al aferrarse a la vida en la sequía o en la inundación, en el fuego o sin alimento. En las condiciones más duras se adaptan y su forma de adaptarse es muriendo un poco. Los especímenes muy viejos a menudo dejan solo una hebra estrecha de tejido vivo para conectar las raíces. Se poda a sí mismo deshaciéndose de las ramas innecesarias para así tener más fuerza.

Así nosotros lo vimos en la palabra de Dios. Debemos ser podados para crecer, morir un poco, si no es que un mucho, para que la vida de Dios esté en nosotros. ¿Sabes por qué muchos jóvenes cristianos no permanecen en el Señor? Porque llegan a un punto en el que se niegan a morir. Esto nos pone en riesgo de extinguirnos, de enfriarnos y de ser cortados.


También Lee: Dispuestos a Morir


El Problema Del Enfriamiento Es Que También Se Enfría El Amor

“y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo” (Mt. 24:12-13).

“Lo que te va a mantener en pie, es el amor de Dios”

Esta generación vive en un tiempo en el cual se multiplica la maldad de una manera impresionante. Cosas que no sucedían antes en la sociedad hoy en día son comunes. Una vez, platicando con un hermano le dije que cuando estaba en la preparatoria, para los hombres no cristianos, decir una mala palabra frente a las mujeres era mal visto, y las mujeres no solían decirlas. Sin embargo, las muchachas ahora no se detienen en soltar esas palabras entre ellas, o con otros hombres. Incluso los padres le hablan de esta forma a sus hijos. Cuando hay enfriamiento en nuestras vidas también se enfría el amor. Lo que te va a mantener en pie, es el amor de Dios, no las reglas ni la religiosidad, eso es lo que te va a sostener en medio de un mundo perverso.

“y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón” (Jer. 29:13).

Crecer Espiritualmente Es Una Cuestión De Actitud

¿A cuántos de ustedes les pasó que, cuando eran estudiantes, tuvieron que aplicarse más en una materia? Recuerdo que cuando estaba en la universidad, durante una materia la pasaba platicando, no ponía atención y sacaba malas calificaciones. Me di cuenta de que tenía que esforzarme, así que decidí sentarme en los asientos del frente para poner atención. Me di cuenta de que todos los que estaban sentados al frente eran personas aplicadas. Después de poner mi esfuerzo obtuve excelentes resultados.

Muchos tenemos que cambiar nuestra actitud para crecer. Tenemos que dejar todo atrás, sentarnos al frente y poner atención a la voz de Dios. No vas a crecer hasta que te lo propongas. No te escondas entre los demás, haz lo que Dios está diciendo que tienes que hacer.

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (Ef. 4:22-24).

Si quieres ver algo que nunca has visto, tienes que hacer algo que nunca has hecho.

¿Qué debemos hacer para crecer en el Señor? A continuación, te daremos tres puntos importantes que debes seguir.


También Lee: ¿Qué se necesita para crecer espiritualmente?


1.- No Dejes De Congregarte

No dejes de ir a la iglesia, a los estudios en casa, ni tampoco dejes de rodearte de amigos que amen a Dios. Siempre he dicho que tus amigos más íntimos deben amar a Dios porque con ellos nos vamos a identificar.

“Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (He. 10:24-25).

Cuando estamos excluidos de los carbones encendidos nos apagamos. Todos debemos convivir con otros que busquen a Dios, exhortándonos y animándonos a buscarle más a Él. Exhortarnos a congregarnos es parte del amor

2.- Desarrolla Hábitos Espirituales

Leer la palabra, orar, adorar al Señor, hacer tu propia reunión en casa o tu culto personal nos ayuda a crecer en Dios. Así Jesús lo hizo.

“Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba” (Lc. 5:16).

“Levantándose muy de mañana, siendo aún muy oscuro, salió y se fue a un lugar desierto, y allí oraba” (Mr. 1:35).

Necesitas desarrollar hábitos espirituales para superar las dificultades. Jesús estuvo orando cuando los discípulos estaban durmiendo. Él oraba para fortaleza de Dios porque sabía que se acercaba la hora de la crucifixión. Necesitamos orar también para descargar nuestro corazón. Muchos no saben ni por qué están preocupados y mucho menos saben qué hacer. La Biblia dice que echemos toda ansiedad en Él.

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” (Fil. 4:6).

Echa todas tus preocupaciones a Dios y eso te ayudará a crecer.

“Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo. Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo. Todos estos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos” (Hch. 1:12-14).

Los estudios bíblicos en casa son para orar en grupo y tener apoyo de otros. El que otros oren por nosotros es de bendición y nos anima. Llevar la vida cristiana solos es pesado, con otros es de bendición.


También Lee: Tú puedes nutrir buenos hábitos y vivir una vida diferente


3.- Júntate Con Alguien Que Te Acerque Más A Dios

Un amigo verdadero es el que te lleva a Dios y a Su Palabra. Todos necesitamos a alguien que nos exhorte y alguien a quien exhortar, pues muchas cosas de la vida se aprenden mejor enseñando. Cuando tenemos a quien exhortar nos vemos obligados a llevar una vida coherente. Pablo tenía a Timoteo, Elías a Eliseo.

“Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos” (Mr. 6:7).

“Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mt. 18:19).

Qué curioso que estaba de dos en dos. Todos necesitamos de todos para crecer en el Señor.

“Hierro con hierro se aguza; Y así el hombre aguza el rostro de su amigo”  (Pr. 27:17).

“No busquemos amistad solo para pasarla bien y divertirnos, busquemos a alguien que sepa lo que es correcto y nos exhorte.”

Muchos cometen errores al seleccionar a sus amigos, pues lo hacen igual que cuando estaban en el mundo. En el mundo seleccionabas a aquellos con los que te identificabas, pero cuando estás en Cristo debemos dejar ese hábito. Busquemos amigos que nos ayuden a crecer, no a apartarnos. Que te animen a buscar más a Dios, a orar, adorar y servir. No busquemos amistad solo para pasarla bien y divertirnos, busquemos a alguien que sepa lo que es correcto y nos exhorte.

También debes saber escoger a quien te da consejos. Es fácil encontrar a alguien que piense como tú, y si buscas ese consejo, sabrás de antemano la respuesta. Pero si buscas consejo en alguien con verdadera sabiduría, con temor de Dios, tal vez te dé una respuesta que no quieres escuchar, pero que sin duda será mucho mejor para tu vida. Busca a alguien que te aconseje con la verdad, porque eso te llevará a ser transformado. Este es el tiempo para que tomes la determinación de crecer en el Señor y así puedas dar mucho fruto. 

Categorías
Viviendo en Cristo
5 Comentarios sobre este artículo
  • Maria isabel
    12 diciembre 2017 at 11:00 am

    Me parecé excelente este artículo. Lo nesecitaba. No quiero perderme en la obscuridad

  • Wildel Alberto Llorente
    15 diciembre 2017 at 3:28 pm

    Gracias a Dios por darle sabiduria por este maravilloso articulo.

    Cuantos anhelamos tener más salud, más hijos,más vida.
    Pero cuantos nos negamos para poder ser transaformados
    Cuantos envenenamos nuestras vistas con las cosas del mundo y nuestros oidos con las cosas del mundo

    Yo le pido a Dios que me ayude a limpiar mis ojos y mis oidos porque mi boca sin ver y sin oir ya Dios la comenzo a tranformar

    Dios los bendiga a todos.

  • Anónimo
    23 diciembre 2017 at 12:22 pm

    Creo q en mi vida me falta Dios y cosas espirituales para mejorar cada día de mi vida

  • Anónimo
    3 enero 2018 at 7:59 am

    No es fácil desarraigarse de los hábitos y de la vida cotidiama….pero esa búsqueda interna y natural que todos tenemos; nos permitirá llegar a esa espiritualidad donde existe la teanquilidad, la paz y principalmente a DIOS

  • Anónimo
    7 enero 2018 at 10:21 pm

    Estoy agradecida con Dios porque escucha mis oraciones y no se hace esperar la respuesta La oración tiene poder

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?