Creer

Deberías creer lo que Dios cree de ti

Nuestros pensamientos y expectativas ejercen mucho poder en nuestra vida

Todos tenemos sueños y metas, pero en ocasiones no avanzamos hacia ellos porque no nos sentimos completamente seguros. Nos falta creer, dudamos y perdemos una gran oportunidad para conseguir eso que anhelamos. ¡Anímate! Dios cree en ti. “Y estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva” (Fil. 1:6 Nueva Traducción Viviente). 

¿Recibes más de lo que esperas o solo lo que crees? Quizá no lo has notado, pero nuestros pensamientos y expectativas ejercen muchísimo poder e influencia en nuestra vida. Por esto es probable que no recibamos lo que merecemos. Solo recibimos aquello que creemos, tanto para lo negativo como lo positivo.


También lee: La Batalla de los Pensamientos


Cree cosas buenas

Empieza por creer cosas buenas. Sé constante, esforzado y sobre todo cree que podrás alcanzar cosas mejores. Haciendo esto verás que día a día estarás mejor en cada área de tu vida. Cuando lleguen los momentos difíciles no creas que te vas a quedar ahí, piensa que saldrás de ese duro momento y confía que Dios cambiará esa situación de manera sobrenatural.

Cuando pases por momentos difíciles, no esperes lo peor, no hagas planes para el fracaso. Esa forma de pensar te derribará.  Ora por dirección y espera que Dios traiga bendiciónAún si tu vida es un completo desastre en este momento, tu actitud y lo primero que deberías hacer es creer que Dios transformará esta situación para tu crecimiento y a través de ella te harás más fuerte. Comienza a creer que Dios te sacará adelante.

Es importante ver aquello que Dios ve en nosotros, ya que es muy difícil ver más allá de la imagen que tenemos de nosotros mismos. Si lo primero que piensas al empezar algo es que no podrás lograrlo o conseguirlo, definitivamente no podrás. Para avanzar en la vida, tenemos que cambiar nuestro enfoque y creer en la palabra de Dios; creer que Él quiere llevarnos de victoria en victoria.

Si te enfocas en lo negativo, estas permitiendo, por decisión propia, ser derrotado

Es un hecho que Dios nos ayudará, pero tú vas a decidir si mantienes el enfoque en todas las cosas negativas y en lo que no se puede hacer, o te enfocas en lo que sí se puede. Si te enfocas en lo negativo, estás permitiendo, por decisión propia, ser derrotado. Estarás abriendo la puerta al enemigo al permitir que pensamientos, palabras, acciones y actitudes destructivas dominen tu vida.

El enfoque correcto lo encontrarás buscando a Dios, Él te mostrará Sus posibilidades y lo que quiere para ti. Tu fe puede hacer que Dios obre de una manera sobrenatural en tu vida. Mediante la fe atraviesas obstáculos y lograrás llegar a nuevos niveles de victoria. Pero depende de ti, de tu manera de ver las cosas. ¿Estás enfocado en tus problemas, o en lo que Dios puede hacer?

Dios hace milagros cuando crees

“Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces diciendo: ¡ten misericordia de nosotros, hijo de David! Y llegando a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, señor. Entonces les tocó los ojos, diciendo: conforme a vuestra fe os sea hecho. Y los ojos de ellos fueron abiertos” (Mt. 9:27-29 Reina Valera Revisada 1960).

Como vemos en el pasaje, los dos ciegos no querían seguir así, y creyeron que Jesús podía cambiar su situación. Tenían esperanza para un mejor futuro, por lo que comenzaron a clamar: “Jesús, ten misericordia de nosotros y sánanos”.

De igual forma Dios puede obrar un milagro en tu vida y sacarte de la situación por la que estés pasando, solo tienes que clamar de la misma manera en que ellos lo hicieron, y por su fe Jesús cambió su situación y trajo sanidad.

Si siempre dependes de otras personas para animarte o salir de problemas, vivirás en debilidad y desánimo.

Recuerda que nadie puede tener fe por ti. No lo malinterpretes, claro que otras personas pueden orar por ti, pueden creer por ti, pueden citarse la escritura, pero tú tienes que ejercer tu fe por ti mismo. La fe de otras personas sí puede reforzar tu fe, pero tu propia fe te traerá un milagro más rápidamente que la fe de cualquier otra persona. Lo que tú crees tendrá mucho mayor impacto sobre tu vida que lo que otra persona pueda creer. Si siempre dependes de otras personas para animarte o salir de problemas, vivirás en debilidad y desánimo. Tienes que tomar la decisión de ser un creyente que toma las riendas de su vida y decida: “Sin importar lo que venga a mí, yo creo en Dios. Tendré una forma positiva de pensar respecto a mi vida”.

Ten cuidado de lo que crees de ti

“Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios…” (Dt. 28:13)

¿Te vez como víctima o vencedor? Ten cuidado con lo que piensas responder. Si piensas como víctima, pensando que no mereces las bendiciones de Dios, viendo solo tus errores, siempre siendo negativo, bueno pues definitivamente tendrás una vida miserable. Pero, si cambias lo que crees de ti y comienzas a ver las promesas de Dios para tu vida a través de la Biblia, si te ves más como vencedor y no como víctima, con la habilidad de salir adelante, y tu fortaleza se basa en Dios, llegarás a un nuevo nivel. Depende de ti, que se realice según tu fe.


También lee: ¿Cómo descubrir la raíz del problema?


Atrévete a creer cosas mayores

Después de todo lo dicho anteriormente ¿Te atreverás a creer cosas mayores? Definitivamente Dios no quiere que vivas de manera miserable. Dios quiere que tengas una vida llena de sus bendiciones, llena de amor, gozo, paz y realización. Eso no quiere decir que no habrá obstáculos, pero sí quiere decir que Él te ayudará a superarlos. Dios hace que todas las cosas obren para el bien de los que le aman. “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien…” (Ro. 8:28).

En la biblia podemos ver como Dios le dice a Abraham: “Yo te bendeciré para que seas bendición” (Gn. 12.2) Dios nos dice lo mismo a cada uno de nosotros, porque es su deseo bendecirnos en abundancia, para que podamos ser bendición para más personas. Es importante que sepas que Dios todavía tiene un gran plan para tu vida. Debes de creer en Él y tener esperanza, ya que sin esperanza no tendrás fe. Y si no tienes fe, no podrás complacer a Dios y no verás su poder revelado a través de tu vida. No permitas que nada te distraiga o detenga de creer lo que Dios dice de ti.

Tu trabajo no es ver cómo lo hace, tu trabajo es creer que lo hará

No sigas viendo lo que no puedes hacer, comienza a ver lo que Dios puede hacer. La Biblia dice “Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios” (Lc. 18:27), permite que ese pensamiento crezca dentro de ti. No te preocupes por saber cómo Dios resolverá tus problemas, Él simplemente lo hará. Tu trabajo no es ver cómo lo hace, tu trabajo es creer que lo hará, tu función es vivir con fe y expectación. Deja que Él haga lo sobrenatural, porque a diferencia de los hombres Él no está limitado a las leyes naturales, y si tu permites que esa semilla crezca, si pones tu confianza en el Señor, Él lo cumplirá. Si tú puedes ver lo invisible, Dios hará lo imposible.

Entonces haz tu parte creyendo, teniendo una imagen más grande para tu vida, viviendo con fe y expectación, y lograras verte como Dios te ve, Él te llevará a lugares que otras personas tacharon como imposibles de experimentar. Con Dios de tu lado ¡Llegarás a ser lo que tú crees!

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?