Decisiones Que Definen Tu Vida

Decisiones Que Definen Tu Vida

La vida no puede tomarse a la ligera

En la etapa de la juventud es donde debes tomar las decisiones que marcan el rumbo de tu vida.

Hoy en día estamos en la época de la comunicación. La información fluye por todos lados. El conocimiento se transfiere a través de la informática. Así como fluye la comunicación, la gente tiene acceso a información en tiempo real. El conocimiento que todos generan, se canaliza en opiniones.

Ahora resulta que todos opinan acerca de la política, religión y matrimonio, por mencionar algunos ejemplos. Sin embargo, no significa que quienes opinan tengan la razón. Todas estas opiniones se dan a través de todas las redes sociales (las que tú ya conoces). No obstante, mientras todos opinan y creen tener la razón, hay principios que nunca cambian (o no deberían de cambiar). La vida se trata de relaciones y decisiones, las cuales deben ser tomadas por ti mismo y no por la opinión de todos los demás. La biblia habla que lo más importante en tu vida son las decisiones que vas a tomar.

Te voy a mencionar unos ejemplos: Moisés, aquél que estuvo al frente del pueblo de Israel, fue informado por el mismo Dios que destruiría al pueblo. Moisés habló con Dios y pidió una oportunidad. La decisión de Moisés de interceder por el pueblo logró que toda una nación prevaleciera. Impresionante, ¿cierto?. Por otra parte, David tomó la decisión de liberar a las naciones de la esclavitud de los filisteos. Frecuentemente, las decisiones se toman con mucha ligereza. No se miden las consecuencias que pueden desencadenar las decisiones. Algunas pueden traer bendición o maldición. La decisión de Lot hizo que perdiera todo, sí, todo lo que poseía. Jonás tomó una decisión, luego otra y al final otra que terminó en un barco, en el mar y dentro de un gran pez.


También lee: 3 Cosas Que Arruinan Tu Toma de Decisiones


Decisiones que Definen Tu Vida

1) La vida. Tu vida.

Dios toma la decisión más grande e importante que puede existir y es la decisión de la vida. Tú estás aquí por decisión del Señor. Dios fue el que decidió que nacieras. De hecho, nadie está en este mundo porque haya querido sino porque el Señor así lo ha permitido. Estás aquí por voluntad de Dios y Él te permite estar aquí para que cumplas el propósito que tiene para tu vida. No creas que estás aquí por tus padres, no. Incluso pudieras tener una historia de que no estabas presupuestado en tu familia, y quiero que sepas que tampoco es real. Lo que sí es real es que el Señor estaba feliz de enviarte. Fue Su decisión que estuvieras aquí en este momento.

2) El tiempo. Tu momento.

La vida tiene 5 etapas: infancia, adolescencia, juventud, madurez y vejez. En la etapa de la juventud es donde tomas las decisiones que marcan el rumbo de tu vida. Algunas de las decisiones de esta etapa pueden ser: ¿A qué te vas a dedicar? ¿Qué vas a estudiar? ¿Sigues estudiando o comienzas a trabajar? Decisiones que comienzan a marcar un camino o que construyen lo que vendrá más adelante para ti y quizá para los que te rodean.

En tu juventud, justo en este momento de tu vida, es donde las decisiones se vuelven tan trascendentales que pueden ser de bendición para las siguientes generaciones, si tú así lo permites.

Antes de esta etapa, las decisiones las tomaban otros por ti. La ropa, los tenis, el corte de cabello, tus anteojos. Es más, para que lo tengas más claro, hasta tu nombre lo decidió alguien más por ti. Quizá seas de a quienes les fue bien con eso, porque hay otros a los que no les fue tan bien (todos conocemos a alguien que no le fue bien con su nombre). En tu juventud, justo en este momento de tu vida, es donde las decisiones se vuelven tan trascendentales que pueden ser de bendición para las siguientes generaciones, si tú así lo permites. Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1 Timoteo 4:12 Reina Valera Revisada 1960).

3) Conocer a Dios

La biblia dice que hay decisiones importantes como la de conocer a Jesús, el único Dios verdadero. Es tan importante tener un encuentro con el Señor porque, después de conocerlo, tu vida cambia. Dicho acontecimiento se vuelve un parteaguas en tu vida. Es tan trascendental esta decisión que puede cambiar el rumbo de tu vida, ya que de tener asegurada una muerte eterna, puedes pasar a una vida eterna en Su presencia. Cuando tomes decisiones involucra a Dios. “Acuérdate de tu creador en los días de tu juventud…” Eclesiastés 12:1

Las decisiones del joven rico

En Marcos 10:17-27 la Biblia habla de un joven rico. Este joven tiene un encuentro con el Señor y le aclara sus dudas acerca de cómo llegar al cielo. Sin embargo, una de las respuestas que el Jesús le dio a este joven, provocó que el muchacho se fuera triste. Se fue triste porque era dueño de muchos bienes y el Señor le había pedido que se deshiciera de ellos y se lo diera a los pobres. A pesar de que el muchacho se retiró cabizbajo, este pasaje te enseña algunos puntos importantes:

Buscó a Jesús

¡Imagínate! Era joven y, no solo eso, ¡también era rico! Este muchacho, a pesar de que lo tenía todo buscó a Jesús. Sí, así como lo lees. Un joven que tenía la vida resuelta había escuchado de Jesús y lo fue a buscar. Él tuvo un punto a su favor: Salió a buscar a Dios. ¿Tú que estás haciendo? ¿Estás buscando a Dios? Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6:33


También lee: Derrochó Herencia, No Creerás Cómo Lo Recibieron


Conocía de la palabra

El joven rico sabía los mandamientos. En el pasaje de Marcos 10:17-27, Jesús le dice que debe cumplir los mandamientos, a lo que el muchacho le contesta que lo había estado haciendo desde que era aún más joven. Llevaba su vida cumpliendo con lo que el Señor había pedido. ¿Tú te sabes los mandamientos? ¿Estás leyendo la palabra de Dios? ¿Estás leyendo la biblia regularmente? ¿Tienes ese hábito? No solo es suficiente tener tu biblia en el buró a un lado de la cama.

Ni creas que tener una biblia en tu casa, otra en el auto y otra en el trabajo significa que lo estás aprendiendo. No te confundas, la Biblia no es adorno. Debes desarrollar el hábito de la lectura de la biblia. No solo es importante leerla, debes aprenderla, estudiarla y meditarla. Tiene que formar parte de tu vida diaria, de tus hábitos. Ni creas que puedes aplicar la técnica de ponerla debajo de la almohada y al día siguiente la sabrás de memoria. Debes estar consciente de la necesidad de leer la palabra de Dios: “En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti.” Salmo 119:11

Altos valores espirituales y morales

Este joven rico había guardado los mandamientos desde que era niño. Jesús lo miró y lo amó. Quizá últimamente no has estado en tu mejor temporada o este no ha sido el mejor inicio de año o mes que esperabas. Las circunstancias a tu alrededor no tienen nada que ver con el amor de Dios por ti. Los proyectos que quieras hacer no tiene que ver con el amor de Jesús. A pesar de lo que pueda venir a tu vida, debes mantenerte fiel a lo que el Señor te ha mandado. Debes creerle. El Señor verá eso y te responderá: “…Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.” (Jeremías 31:3).

Independientemente de las circunstancias, quizás hayas tomado decisiones equivocadas que han causado un impacto definitivo en tu vida.

No busques culpables ni excusas. Independientemente de las circunstancias, quizás hayas tomado decisiones equivocadas que han causado un impacto definitivo en tu vida. Sin embargo, Dios te ama y con ese amor eterno quiere abrazarte e invitarte que lo tomes en cuenta en todas y cada una de tus decisiones.

La salvación solamente es por gracia, no se puede conseguir de otra forma. Que no te dé miedo ni frío tomar las decisiones que debes hacer en este momento. No lo dejes para más adelante. Que no se te pasa el tiempo. Enfréntalas. Tómate de la mano de Dios, decídete y cambia el rumbo de tu vida. En esta etapa de tu vida es cuando defines tu destino. No te acobardes, no te agaches, no te hagas a un lado, no retrocedas, aférrate del Señor. Él te ama y está esperando que lo involucres en todas tus decisiones.

Deja que Dios sea el piloto de tu vida. Deja que Dios te ayude a tomar las decisiones trascendentales en tu camino y que te lleve a la vida eterna. No seas como este joven rico que, a pesar de tener muchas posesiones, las posesiones lo tenían a él. El joven no quiso deshacerse de lo que tenía. Suelta lo que tienes, no importa si es mucho o poco, suéltalo y tómate de la mano de Dios.

 

Categorías
Viviendo en Cristo
Hay un Comentario sobre este artículo
  • Kike Mtz
    5 Abril 2017 at 9:39 pm

    Excelente predicación de gran bendición.

  • Deja Un Comentario

    ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.