Deleite

¡Deléitate!

Ponle gozo a tu día.

Razones nos sobran para estar gozosos. Tal vez tengas en tu cabeza algunos planes que podrían alegrarte en un futuro cercano como tomarte unas merecidas vacaciones o finalmente comprar aquél automóvil. Sin embargo, Salmos 37:4 (RVR1960) nos enseña que nuestro deleite no proviene de placeres temporales y que aún nuestro Padre recuerda nuestros deseos. ¿Conoces este versículo? Haz clic en los recuadros con las palabras en el orden correcto para descubrirlo.

 

 

 

Categorías
Bibl-IQ
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?