Detrás de la Calabaza

¿Mito o Realidad?

Halloween es una “fiesta” que quiere presentarse ante nosotros como algo inocente y divertido.

Nos acercamos a esa fecha en la que niños y adultos salen a las calles, disfrazados, en una aparente “fiesta inofensiva”. Se piden dulces, se hacen concursos de disfraces y se disfruta asustando a la gente. ¿Te suena familiar? Aquí te dejamos un poco de información al respecto.

Un Poco de Historia

El orígen de Halloween se remonta a prácticas muy antiguas que tienen que ver con el mundo espiritual. En términos generales, se cree que ese día venían los muertos o demonios a atormentar a los vivos. Actualmente sabemos que son 2 eventos que, en algún punto de la historia, se fusionaron en una sola tradición. Estos dos eventos son el Sabbath y el festival de Samhain.


También lee: ¡No Más del Montón!


Festival de Samhain. Éste era celebrado cada 31 de octubre por los celtas, y Samhain era un dios y “señor de la muerte”. ¿Y de qué se trataba? La gente del pueblo le ofrecía sacrificios de cosechas, animales y humanos (parece una historia de terror ¿verdad?). Los druidas, sacerdotes de los celtas, solicitaban a algunos pobladores que les ofrecieran a un bebé o una jovencita virgen para sacrificarla esa misma noche.

Quienes se negaban eran marcados en la puerta de su casa para que los destruyeran, y quienes cooperaban eran protegidos por una verdura o legumbre con una vela adentro (esto se parece mucho a la tradición de las calabazas), ya que esa noche “el señor de la muerte” llegaría junto con sus demonios a visitarlos. Aquí viene algo muy interesante: Durante todo este ritual, los druidas se disfrazaban con las pieles de los animales sacrificados, de esa manera ahuyentaban a los demonios del pueblo. Y con las cenizas y restos de los sacrificios hacían ritos para saber qué pasaría por los siguientes 12 meses.

Sabbat. Esta es la ya conocida “fiesta de brujas”. En este evento también ocurren sacrificios al “señor de la muerte”, mediante ritos, actos sexuales y muerte. Hay varias fechas a lo largo del año para celebrar el Sabbat, pero la principal y más importante es el 31 de Octubre.

¿Esto Sigue Sucediendo?

Ahora ya sabemos lo que todo esto representa, y tal vez pensamos “eso ya no pasa, en la actualidad es sólo un día para divertirse sanamente”. Para empezar, existen muchas otras maneras de divertirnos, y en segundo lugar, sí hay personas que continúan practicando este tipo de rituales o rituales similares.

Podemos encontrar testimonios de personas que solían dedicarse a eso y lograron dejarlo. Es un hecho que esa fecha es un día muy importante para quienes practican el satanismo, la hechicería, o actividades similares. No es un simple comentario, realmente hay iglesias satánicas registradas en varios países, es algo que está pasando mientras lees esto.

Halloween es una “fiesta” que quiere presentarse ante nosotros como algo inocente y divertido. Hay una cita de C.S. Lewis que dice algo muy cierto: “En lo que se refiere a los demonios, la raza humana puede caer en dos errores iguales y de signo opuesto. Uno consiste en no creer en su existencia. El otro, en creer en los demonios y sentir por ellos un interés excesivo y malsano”.

Podemos ver que Halloween alienta ese “interés excesivo” en cosas como la brujería, los demonios, fantasmas, etc. Ha llegado a ser tan popular que en las casas observamos decoraciones, la televisión tiene su programación especial y en las redes sociales circulan historias de terror. Nada de eso es un juego, mucho menos una manera de entretenimiento. ¡Es algo real! Muchas personas lo practican, y probablemente familiares y amigos nuestros lo vean como algo normal. Veamos ¿qué nos dice Dios al respecto?


“Por lo tanto, obedezcan mis instrucciones, y no se contaminen a sí mismos al cometer cualquiera de estas prácticas detestables que cometieron los pueblos que vivieron en la tierra antes que ustedes. Yo soy el Señor su Dios” Levítico 18:30 NTV

“Averigüen bien lo que agrada al Señor. No participen en las obras inútiles de la maldad y la oscuridad; al contrario, sáquenlas a la luz.” Efesios 5:10-11

“Querido amigo, no te dejes influir por ese mal ejemplo. Imita solamente lo bueno. Recuerda que los que hacen lo bueno demuestran que son hijos de Dios, y los que hacen lo malo demuestran que no conocen a Dios.” 3 Juan 1:11


Aquí Dios nos habla fuerte y claro. Dice que no nos contaminemos con este tipo de tradiciones, aún cuando todo mundo lo practique.

¿Esto es para todos?

Lo curioso de la verdad es que no cambia. Podemos ver que existen millones de opiniones, pero la verdad es una, “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6). El mundo espiritual no es un mito, es una realidad, y lo va a seguir siendo aún si decidimos no creerlo. Todo lo que sucede a nivel espiritual trae consecuencias a nuestra vida, y muchas veces no las vemos hasta que nos ha sobrepasado.

¿Qué Podemos Hacer al Respecto?

En la Biblia se nos enseña que si no estamos con Dios, estamos en Su contra. Parece que estamos esperando que el diablo aparezca lanzando fuego, con cuernos, cola y un tridente, queriendo obligarnos a hacer lo malo. La verdad es que el diablo se presenta como algo agradable, codiciable e incluso inocente. Ante nuestros ojos, la ouija, las cartas, la lectura de la mano, entre otras, son inofensivas, y para muchos son juego ¡No bajemos la guardia! El lobo también se disfraza… de oveja.
El mejor consejo que podríamos ofrecerte sería analizar la información que acabamos de ver, leer la Biblia y conocer qué es lo que Dios quiere. Sobre eso podríamos tomar la decisión de participar o abstenernos de hacerlo. ¿Qué vamos a elegir? “Pero yo y mi casa serviremos al Señor” (Josué 24:15 RVR1960).

Dios es grande y cuando perdona, también olvida. Todos estamos expuestos a equivocarnos, y si estamos en un error, tenemos la confianza de acercarnos a Él, confesar y pedir perdón. Jesús ya pagó el precio y, cuando nos arrepentimos, podemos ser perdonados.

Podemos conocer el corazón de Dios a través de su Palabra y saber que Él es un Dios de vivos y no de muertos, y que la luz no tiene ninguna comunión con las tinieblas. ¿Qué podemos hacer nosotros? Podemos celebrar a un Dios vivo y verdadero, compartirlo con otros y declarar la vida y salvación que Él da.

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?