fracaso

El fracaso no es tu última parada

Es posible levantarse después de una derrota

¿Te has enfrentado al fracaso alguna vez? Lo más probable es que tu respuesta sea “sí”. Todos hemos experimentado el fracaso en algún momento de nuestra vida. Pero quizá lo importante aquí es la siguiente pregunta, ¿qué hiciste después de ese fracaso? Si tu respuesta es “Nada, tengo miedo a equivocarme”, ahí sí hay un problema. El temor a equivocarte te hará detener todo proyecto que quieras realizar. Proyectos que pudieran ser un gran éxito en tu vida podrían quedarse sin ver la luz. ¡Ánimo! Dios quiere que seamos vencedores y nos da su respaldo ante cualquier situación.

“Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús” (2 Co. 2:14 Reina Valera Revisada 1960).

A lo largo de la historia de la humanidad, podemos encontrar algunos ejemplos de personas que antes de ser exitosos vivieron el fracaso o fueron catalogados como fracasados. Thomas A. Edison fue catalogado por sus maestros como alguien tonto que jamás podría aprender. En su búsqueda de crear la bombilla eléctrica falló cientos de veces antes de triunfar. A Beethoven su maestro de música lo evaluó así: “Como compositor, Beethoven es un caso perdido”. Cuando Beethoven alcanzó el éxito, definió así su obra “Es el resultado de un dos por ciento de inspiración y de un noventa y ocho por ciento de trabajo”.


También lee: 3 principios básicos para lograr la victoria


El fracaso, en algún momento, es una realidad en la vida. Con razón la Biblia dice: “Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse” (Pr. 24:16). Aquí está la clave: “vuelve a levantarse”. El caer no nos convierte en fracasados, pero, el no levantarnos, sí.

¿Cómo levantarnos y vencer la derrota?

1. Reconocer y creer que Dios nos hizo para triunfar en la vida.

¿Sabías que puedes vivir en victoria aún sobre las circunstancias en vez de ser víctima de ellas?

Muchos aun siendo cristianos llegamos a permanecer estancados, sin hacer nada por salir adelante bajo la justificación de que somos “humildes”, cuando en realidad estamos viviendo en derrota. Quizá veas como “normal” el temor, los problemas económicos, las enfermedades, la depresión, los complejos, pleitos familiares, tu mal genio y un sin número de otros problemas.

La Biblia dice: “…mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia…” (Ro. 5:17). Esto quiere decir que fuimos creados para reinar y vencer en esta vida únicamente por el Señor Jesucristo, y que Él nos concede su respaldo y su favor. Él es la fuente de nuestra autoridad. Cuando Él anduvo aquí en la tierra en cuerpo mortal, delegó dominio o autoridad en nuestras manos. Reinó en vida y nos ha prometido que podemos hacer lo mismo.

Es importante hacer un autoanálisis y ver si estamos experimentando la vida de victoria que Jesús nos ha prometido; o si estamos estancados, derrotados o con temor por causa del enemigo.


También lee: Cuando los planes salen mal, Dios te sorprende


¿Vives en fracaso o en victoria?

Jesús dijo: “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará” (Lc. 10:19).

Si analizamos cuidadosamente este versículo encontramos 4 puntos clave que Jesús dijo:

a) Os doy potestad. Jesús ya nos dio la autoridad como herencia.

b) Os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones. En lugar de ser pisoteados por el enemigo, nosotros debemos pisotearlo a él. Cuando en la Biblia se habla de serpientes y escorpiones hace referencia a toda obra satánica.

c) Os doy potestad… sobre toda fuerza del enemigo. La autoridad y dominio que Jesús nos da es más poderoso y extenso que todas las fuerzas que tenemos que confrontar.

d) Y nada os dañará. Jesús no solo nos ha dado el poder para hacer daño al enemigo, sino que también nos protege de cualquier ataque de Él.

Si estás viviendo derrota en algún área de tu vida, quizá sea momento de que creas y tomes esta herencia y autoridad que Dios he ha dado.

2. Encuentra quién eres en Cristo y lo que puedes hacer en Él

Dios te ha dado la autoridad de reinar en la tierra, pero, ¿realmente conoces todas las promesas que tiene para ti? Si no sabes todo lo que puedes llegar a ser y a hacer cuando vives en comunión con Él, creerás que los problemas son muy difíciles de superar y esta ignorancia robará la herencia que tiene para ti. “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento” (Os. 4:6).

Durante la Revolución Mexicana, en la que hubo muchos saqueos, cierto hombre enterró un cofre lleno de centenarios de oro que había adquirido en un cierto lugar de la sierra del Estado de México. Con tal de protegerlo, el hombre mantuvo el secreto los pocos años que le restaron de vida, pero antes de morir, se lo contó a uno de sus nietos, que aún era un niño.

El muchacho llamado Juan, nunca le dio seriedad al asunto, ni se lo contó a nadie. Juan tenía un hermano, llamado Jorge, y ambos crecieron y formaron sus familias, viviendo todos en la pobreza. Casi medio siglo después Juan se acordó de este secreto y se lo contó a su hermano. Jorge ¡decidió investigar! Fue, localizó el lugar, escarbó, y, ¡efectivamente! El cofre estaba ahí, lleno de centenarios, y multiplicado su valor cientos de veces.

No te pierdas lo que Dios tiene para ti

Lo triste es que, aunque sus familias se beneficiaron, ni él, ni su hermano Juan, pudieron realmente disfrutar del hallazgo, porque murieron a edad prematura. ¡Todas sus vidas habían sido herederos de un gran tesoro que hubiera cambiado el curso de sus vidas, pero la incredulidad de uno, y la ignorancia del otro, les impidió aprovecharlo y disfrutarlo!

Así es la vida de miles de cristianos, tienen a su alcance ese tesoro y herencia, que es el poder del Espíritu Santo y el dominio sobre Satanás, pero unos, porque no lo creen, y otros, porque no lo saben, viven su vida en derrota y pobreza espiritual.

Lograr ver la herencia que Dios tiene para nosotros cambiará nuestra manera de vivir y de ver los problemas. La mejor manera de conocer más a Dios y Sus planes de victoria para tu vida, es leyendo Su Palabra. ¿Estás listo para descubrir todo lo que Dios te ha dado?

Categorías
Crecimiento Espiritual
2 Comentarios sobre este artículo
  • Anónimo
    15 noviembre 2017 at 11:21 am

    Que mensaje o Articulo abeses lo tenemos uno nos damos cuenta nos falta valor nos falta fe decisión Amen Amen

  • Anónimo
    15 noviembre 2017 at 12:39 pm

    Muy bueno la lección gracias x enseñar las promesas de. Dios.

  • Deja Un Comentario

    ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?