Gozoso

El Gozo No Se Acaba

¿Tienes gozo o felicidad?

Vivimos en una época en la cual alcanzar la felicidad se ha convertido en uno de los principales objetivos en la vida del ser humano. Todos los días, a través de los medios de comunicación, vemos mensajes que nos invitan a comprar tal o cual artículo de moda, porque prometen que nos sentiremos felices si los poseemos. Algunos otros nos dicen que si viajamos a ese país que siempre hemos soñado, entonces habremos alcanzado nuestra meta y seremos dichosos. Nos topamos con mensajes positivos que nos animan a sonreír y disfrutar lo que tenemos y así lograr ser felices. Sin embargo, ¿qué sucede si no puedes adquirir ese artículo, o pagar ese viaje o disfrutar del presente porque estás atravesando por un momento muy difícil? Entonces la felicidad se desvanece. Pero ¿qué me dices del gozo?


También lee: 4 Puntos para Estar Siempre Alegre


“El gozo es interno y puede estar alojado en lo más profundo del corazón incluso en medio de circunstancias difíciles”.

El problema de la felicidad es que es temporal, un día está aquí y mañana se va. Esto se debe a que la felicidad depende de la gente y de las circunstancias. Si la gente es amable y las cosas marchan bien y de forma agradable, entonces somos felices; pero si tenemos un mal día o la gente es descortés, entonces la felicidad sale volando. ¿Cómo poder entonces mantenernos felices si las cosas son tan cambiantes y están fuera de nuestro control?

La Biblia enseña que hay una alegría que podemos experimentar de manera continua sin importar que las cosas alrededor no estén yendo bien. Esta alegría se conoce como gozo. A diferencia de la felicidad, el gozo no viene de la gente ni de las circunstancias sino del corazón. Es algo interno y puede estar alojado en lo más profundo del corazón incluso en medio de circunstancias difíciles. Pero tendemos a esperar obtenerlo de alguna manera y solemos buscarlo en una variedad de placeres o cosas materiales.

La realidad es que si estamos buscando placer con la esperanza de encontrar gozo, estamos desperdiciando el tiempo, ya que éste solo mora en nuestro interior y no depende de cosas externas; viene cuando buscamos llenar nuestro corazón de la presencia de Dios. Cuando él está ahí, entonces puedes disfrutar de todas las cosas de una manera correcta.

¿Dónde lo Encontramos?

“Definitivamente no hay otra forma de tener gozo que no sea por la comunión con Dios”.

La palabra ‘gozo’ es mencionada en la Biblia ciento ochenta veces y es utilizada como sustantivo y como verbo. El sustantivo gozo hace referencia a ‘deleite o alegría’ En el libro de Hechos, por ejemplo, encontramos esta declaración: ‘Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia’. También encontramos la palabra ‘gozo’ usada como verbo en versículos como el del libro de Habacuc 3:18 ‘Con todo yo me alegraré en el Señor, Y me gozaré en el Dios de mi salvación’.

Si Dios habla tanto acerca de gozo, ¿cuál es la razón por la que muchas veces no lo estamos experimentando? Definitivamente no hay otra forma de tener gozo que no sea por la comunión con Dios. Si tenemos una relación con Jesucristo, nuestro gozo debe de ser evidente. Imaginemos el efecto que tendría en el mundo si pudieran ver la evidencia de su gozo en nuestra vida a diario. Los que hemos disfrutado el amor abundante de Dios, su perdón eterno y misericordia gloriosa deberíamos estar irradiando gozo.


También lee: 4 Motivos por los Que Pierdes la Pasión (Y Cómo Recuperarla)


¿Cómo Es una Persona Gozosa?

Puede ser que imaginemos que una persona gozosa es aquella que tiene una expresión deslumbrante y una sonrisa placentera, y es posible. Sin embargo, aunque nuestras expresiones faciales son ciertamente una buena manera de expresar el gozo en nuestro corazón, hay momentos en nuestra vida en los que podemos tenerlo sin sonreír.
Entonces, la evidencia del gozo puede ser hallada en nuestras palabras. Las palabras amables y de gratitud representan un corazón gozoso, mientras que las palabras de chisme, de queja y de murmuración, reflejan exactamente lo opuesto. El gozo puede ser evidente en nuestras acciones. Irradia ánimo y esperanza; se deleita en el Señor y está contento cuando la justicia divina prevalece.

Probablemente, pensaríamos que lo opuesto al gozo es la tristeza, pero no es así. Esto se debe a que podemos estar tristes por alguna situación y aún así tener un profundo gozo permanente. En cambio, lo opuesto al gozo es un estado de desaliento, descontento y falta de esperanza. La realidad es que una persona positiva es una persona gozosa, y una persona gozosa tiene un efecto poderoso en las personas a su alrededor. Es como un imán que atrae a la gente al amor de Dios, a la esperanza y al perdón.

¿Tienes Gozo?

Si hoy le preguntaras a tu familia, a tus amigos y compañeros de trabajo si ven gozo en tu vida, ¿cuál piensas que sería su respuesta? ¿La gente de nuestro alrededor está siendo atraída por nuestro gozo? ¿Cuál es la fuente de tu gozo? Vayamos a la Biblia para ver lo que la Escritura revela acerca de esto:

  • Salmos 35:9 ‘Entonces mi alma se alegrará en Jehová; Se regocijará en su salvación.’
  • Salmos 43:4 ‘Entraré al altar de Dios, Al Dios de mi alegría y de mi gozo; Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío.’
  • Isaías 61:10 ‘En gran manera me gozaré en Jehová, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia, como a novio me atavió, y como a novia adornada con sus joyas.’
  • Lucas 1:46-47 ‘Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.’
  • Juan 15:11 ‘Estas cosas os he hablado, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea cumplido.’
  • Filipenses 4:4 ‘ Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo:¡Regocijaos!’

Podemos notar que está conectado con la salvación. Los creyentes tienen un gozo y un deleite que los no creyentes no pueden experimentar. Todo esto debido a que saben que nuestros pecados han sido perdonados y que nuestras vidas han sido hechas nuevas a través del regalo de Dios al mundo, su Hijo Jesús. Diremos entonces ‘Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación’. Salmos 13:5


También lee: ¡Vive Libre de Deudas!


Cosechando el Fruto

Dios está obrando en nuestra vida a través del Espíritu Santo para producir ‘su fruto’: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y dominio propio (Gálatas 5:22-23). Jesús nos dice que si permanecemos en Él y Él en nosotros, entonces llevaremos mucho fruto, pero sin el nada podemos hacer.

El gozo es un regalo de Dios pero tenemos que tomar la decisión de experimentarlo. En el libro de Tesalonicenses, Pablo les mandó a los cristianos: ‘Estad siempre gozosos.’ Lo cual quiere decir que es un acto de la voluntad. En varias de sus cartas, Pablo les dice a los lectores que se regocijen. Es nuestro turno de poner en acción el gozo que Dios nos da, y podemos comenzar agradeciendo a Dios por ese regalo.

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?