Invasión Evangelística en Piedras Negras, México

GES 2015: La Crónica

Del 26 al 29 de diciembre, jóvenes cristianos de diferentes congregaciones de Castillo del Rey, formaron parte de Generación Escogida (GES) en su edición 2015, en Piedras Negras.

El sábado 26, entre la oscuridad del amanecer, se veían cientos de jóvenes en las inmediaciones de Castillo del Rey, Brisas para partir rumbo a la ciudad fronteriza de Coahuila. Mochilas, almohadas, carteles, y vestuario de payaso. Cada rostro transmitía la expectativa de qué pasaría este año en GES. Pero, ¿sabes qué es GES?

Relataré lo que vivimos durante este viaje para que te des una idea.

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

500 jóvenes cristianos de distintas ciudades al noreste de México reunidos en una iglesia local de Piedras Negras, todos provenientes de distintas congregaciones, pero con una misma misión: dar a conocer a Cristo. Después de ensayar los dramas y presentaciones de payasos durante el último mes, y estar orando para preparar el terreno, llegó la hora. Estábamos ahí para servir a Dios junto con las iglesias locales.

El primer día logramos aprovechar el clima cálido y, en grupos de aproximadamente 22 personas, nos llevaron a uno de los 15 puntos estratégicos de la ciudad. Fuimos entusiastas batallones que salieron a las calles (empedradas algunas, pavimentadas otras) para invitar a chicos y grandes al evento que teníamos preparado. Los globos captaban la atención de los niños y, para no descuidar a los adultos, enfatizábamos que los dramas tenían un enfoque familiar. “No falten, es para toda la familia”, decíamos con gozo una y otra vez.

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Cuando se repitió esto el segundo día (en un lugar distinto), nos enfrentamos a un frío que puso a prueba nuestra fe. El cambio drástico del clima hizo que las calles quedaran vacías, difícilmente se veía a alguien salir de su casa y, si lo hacían, corríamos el riesgo de que nos dieran un “no” por respuesta. Ante este panorama, Dios probó nuestros corazones.

Suelo pensar que en las misiones de GES nos preparamos para llevar el evangelio de Cristo, pero también nosotros somos ministrados durante el proceso. De una y mil maneras Dios trabaja con la vida de cada joven, sea a través de las inclemencias del clima, con las obras de otras congregaciones, con los testimonios de las personas, incluso con la falta de agua caliente en el hotel. Nuestro corazón es tocado por Dios y nuestro carácter es pulido.


También lee: Lo Que No Supiste de GES 2015


Ese segundo día terminamos de invitar por las calles cuando el programa ya estaba por comenzar. Nos resguardamos del frío dentro de nuestra chaqueta, y oramos para que Dios obrara. Él sabía por quiénes estábamos en ese lugar; si eran 10, 5 ó 1 persona, obedeceríamos. Y así fue, mientras comenzaba la presentación de payasos, los niños fueron llegando de uno en uno, de todos los rincones, cubiertos con bufandas, gorras o lo poco que tuvieran. También venían algunos de sus padres, y además jóvenes que, sin importar el frío, se quedaron a escuchar el mensaje.

Tan solo en nuestro grupo tuvimos la presencia de 80 niños que nos recordaron que Dios siempre ha tenido el control. Incluso cuando las circunstancias son retadoras para nuestro intelecto humano.

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

En el tercer y último día de hacer obra misionera, el clima nos dio una tregua; el sol brilló con fuerza atenuando el frío. Los 500 jóvenes fuimos citados a la iglesia Centro de Alabanza para tener un tiempo de convivencia e integración: juegos, risas y dramatizaciones de películas infantiles crearon la atmósfera perfecta para descansar y preparar energías para el cierre de GES.

Este año GES se despidió con voces infantiles riendo, aclamando por la llegada de los payasos y, al final, una luz en sus rostros por escuchar un mensaje distinto, el mensaje que salva. Nos llevamos los nombres de jóvenes y adultos de Piedras a Negras que abrieron sus corazones y recibieron la mayor de las bendiciones: conocer a Jesús como su Salvador personal. Nos llevamos el recuerdo de sus lágrimas al ver reflejadas sus vidas en los dramas, y sus palabras de agradecimiento. Pero más allá, GES es un terreno de preparación para los cristianos, en donde nuestra fe y dependencia en Dios crecen, porque no son los dramas, ni los payasos, no son las circunstancias climáticas, tampoco es la perfección. El que hace la obra y da el crecimiento es Dios.


Categorías
¡Entérate!
Hay un Comentario sobre este artículo
  • JONAS ALVAREZ
    5 enero 2016 at 5:36 pm

    La visita de GES fue una refrescante brisa de Dios para nuestra ciudad. Tocaron por igual corazones en la calle y en la iglesia. A los primeros les impactó el mensaje; a los segundos, el ejemplo. La semilla que sembraron dio fruto al instante y seguirá dando frutos en muchos corazones a quienes desafiaron con su inspirador ejemplo. !Gracias por bendecir nuestra ciudad y nuestras vidas!

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?