Pensamiento

La Batalla de los Pensamientos

Antes de que aparezca la tentación, estuvo en tu pensamiento.

Probablemente te has preguntado por qué Dios nos ha dejado sus mandamientos. Si analizas cada uno de ellos descubrirás que fueron elegidos, no para limitarnos sino para protegernos y bendecirnos. Al obedecerlos estaremos experimentando una vida en santidad. Al inicio esto parece casi imposible, y es que una de las áreas de pureza que Dios nos demanda inicia con nuestros pensamientos. ¿En qué has pensado últimamente? Si Dios mirara dentro de ti, ¿qué encontraría?

“Vivan como hijos obedientes de Dios. No vuelvan atrás, a su vieja manera de vivir, con el fin de satisfacer sus propios deseos. Antes lo hacían por ignorancia, pero ahora sean santos en todo lo que hagan, tal como Dios, quien los eligió, es santo. Pues las Escrituras dicen: “Sean santos, porque yo soy santo”. 1 Pedro 1:14-16 (NBD)

 

Sin tantos rodeos una de las mayores vulnerabilidades en el pensamiento del ser humano surge cuando nos relacionamos con personas del sexo opuesto. Todos estamos expuestos a los pensamientos inmorales, aunque muchas veces creemos tener control sobre ellos.

Me ha tocado conocer vidas destrozadas, matrimonios destruidos por la infidelidad, o jóvenes que afrontan las consecuencias por no haber esperado al matrimonio. En este aspecto tenemos que ser claros y hablar la verdad: ¿Qué es lo que dice la Biblia sobre las relaciones sexuales y la inmoralidad sexual? ¿Qué relación tiene esto con nuestros pensamientos?

1. Mateo 15:18 dice que del corazón surgen los malos pensamientos, el asesinato, el adulterio, la inmoralidad sexual, entre otros pecados. Cuando una persona comete un acto inmoral es porque antes permitió la entrada de pensamientos hacia esa dirección. Dios quiere darnos la victoria en medio de la inmoralidad sexual mediante su Espíritu Santo, pero debemos identificar si nuestros pensamientos están alineados hacia Dios o hacia el pecado.

2. En la Biblia se toca varias veces el tema del matrimonio, por ejemplo en Marcos 10 Jesús deja en claro que es hasta el matrimonio que el hombre “se unirá a su mujer y serán una sola carne” (Marcos 10:7-8). Este es el mensaje de la Biblia, las relaciones sexuales pueden ser una fuente de gozo y bendición siempre y cuando se realicen dentro del límite correcto: el matrimonio.

Vivimos en una sociedad que ha distorsionado los conceptos de amor y sexo. Este último ha dejado de ser la consumación del matrimonio, se le ha restado el valor que Dios ha puesto en ello como algo valioso que debemos consagrar para disfrutar con nuestro esposo o esposa. La Biblia no presenta la sexualidad como algo pecaminoso o sucio, pero al igual que el fuego, puede ser de mucho beneficio o puede causar estragos al ser usado incorrectamente.


También lee: 3 Errores Comunes al Lidiar con el Pecado


No Ocultes tu Pecado

Muchas veces creemos que si nadie fue testigo de un evento, este realmente no sucedió. En ocasiones las luchas con nuestros pensamientos o con alguna tentación van a aparecer cuando estemos a solas. Como cristianos debemos tener presente que no hay momento del día o de la noche o rincón del mundo en el que Dios no esté, incluso Él estuvo cuando cometimos algún pecado o cuando apenas pasó por nuestra mente. Esto más que ocasionarnos miedo, debería alentarnos a correr hacia Cristo en los periodos de mayor debilidad.

Al igual que David hizo cuando cometió su pecado con Betsabé, se arrepintió de corazón y clamó al Señor:

“Pero un día reconocí ante ti todos mis pecados y no traté de ocultarlos más. Dije para mí: “Se los voy a confesar al Señor”. ¡Y tú me perdonaste! Toda mi culpa se esfumó”. Salmos 32:5

Declaremos como David y decidamos hoy confesar nuestros pecados o pedirle auxilio con los pensamientos que no le agradan. Dios bendice y próspera a los que confiesan su pecado, mientras que el que no lo hace bloquea el flujo de las bendiciones de Dios (Proverbios 28:13). Recordemos que somos libros abiertos y nuestra vida influye a los demás en mayor o menor grado. Todos tenemos alguien que nos admira y que busca nuestro consejo. Seamos jóvenes que buscamos dar el más alto ejemplo y no dar ocasión a que otros duden de nuestro testimonio. Es difícil pero no estamos solos, si pedimos a Dios su guía y fortaleza lo lograremos.

Es imposible evitar que en algún momento pase por nuestra mente algún pensamiento, o alguna imagen consecuencia de haber visto una película, publicidad o simplemente al ir caminando en la calle. De esto no tenemos control, pero sí somos responsables de no seguir dándole vueltas a ese pensamiento en nuestras mentes. Podríamos compararlo con las moscas alrededor de nuestra cabeza. No somos culpables de que llegue la primera mosca pero, si nos quedamos inmóviles y no las ahuyentamos, probablemente vendrán más y más.


También lee: Del Dicho al Hecho: ¿Qué Tanto Se Manifiesta en Ti la Presencia de Cristo?


Pensamientos para Reflexionar

“Si sabes cómo eres entonces evita los lugares o situaciones donde puedes ser tentado”

¿Te has puesto a pensar cómo influye nuestro entorno en nuestros pensamientos? Diariamente somos bombardeados, no solo con elementos sexuales sino diferentes pensamientos impuros: codicia, celos, idolatría, ira, discusiones, envidias, malos deseos, violencia, entre muchos otros. Piensa, no solo lo recibimos del internet o la publicidad, incluso las malas conversaciones pueden influir en nuestros pensamientos.

¿Cómo podemos vencer esto? Suena como una tarea complicada, tomando en cuenta que cada vez hay más información por todos lados, ya no hay barreras de tiempo o distancia. Enseguida te enlisto tres breves recomendaciones para ir dejando atrás los pensamientos impuros:

1. Pablo en Gálatas 5:16 aconseja que para no obedecer los deseos de nuestros pensamientos debemos vivir en el Espíritu. Llevemos cautivos nuestros pensamientos en Cristo Jesús y tratemos de vivir Filipenses 4:8.¿Qué has pensado hoy que sea digno de alabanza?

2. En la Biblia vienen cientos de consejos para ponerle un alto a los pensamientos impuros. Romanos 13:14 dice que para evitarlos debemos vestirnos del Señor Jesucristo y no satisfacer los deseos de la carne. Yo traduciría esto como: si sabes cómo eres entonces evita los lugares o situaciones donde puedes ser tentado; quita aquellas cosas que te pongan en aprietos (películas, internet), o ve soltando amistades que no edifican tu caminar con Dios.

3. En 2 Timoteo 2:22 Pablo también nos recomienda huir de las pasiones de la juventud y esmerarnos en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, pero no a solas, sino en comunión con otros. Por eso es que es fundamental hacernos de amigos que busquen de Dios igual o más que nosotros porque nos aconsejarán conforme a su Palabra.


También lee: ¿Cómo Te Ves?


Y Si Ya Caímos en la Tentación, ¿Ahora Qué?

Si este es tu caso estás a tiempo para correr hacia Cristo y hacer lo que dice 1 Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad”. Por tanto, el perdón vendrá de Dios cuando reconozcamos, confesemos y nos arrepintamos de nuestros pecados. Descansemos en la misericordia de Dios. Aun estas a tiempo para ser pulido por Dios en esta área. Él quiere que vayas hacia adelante, que crezcas espiritualmente si estar arrastrando un hábito incorrecto.

No menospreciemos lo que hizo Dios por nosotros. Cuidemos lo que pasa por nuestros sentidos para no caer en tentación. Si es necesario quitar o modificar algún aspecto en nuestra vida hagámoslo para poder experimentar una mayor comunión con Dios.

 

 

 

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!

Deja Un Comentario

¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.