Las Promesas de Dios a través de la Oración

La oración de fe es el arma de un cristiano.

Necesitamos creer que Dios nos ama y que realmente quiere bendecirnos. Parece muy bueno para ser cierto, pero es verdad.

“Pídeme y te daré a conocer secretos sorprendentes que no conoces acerca de lo que está por venir.” Jeremías 33:3 NTV

Qué increíble se escucha eso, ¿verdad? Parece de película o de novela, algo así como Narnia. La mejor parte de esto es que no es una fantasía, sino una realidad para tí y para mí. Si leemos otra vez el texto, podremos ver un requisito y una promesa:

  • Requisito: Pedir a Dios.
  • Promesa: Él va a responder y nos revelará secretos sorprendentes.

Pasa muy seguido que estamos tan sumergidos en lo cotidiano que olvidamos por completo la existencia de lo espiritual y lo eterno. Vemos las cosas pequeñas como gigantes porque olvidamos que Dios está siempre ahí. Necesitamos pedirle a Dios; Él tiene cosas sorprendentes que están a nuestro alcance, cosas que nos ayudarán a conocer más a ese Padre. ¡Estamos hablando del Creador de todo el universo! Lo único que nos falta hacer para alcanzar todas esas cosas es pedirlas.

Necesitamos fe

“De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios…” Hebreos 11:6

Fe es creer y muchas veces esto es un obstáculo para nosotros porque es muy fácil dudar de algo que no estamos viendo. Sin embargo, es necesario pedir creyendo. Necesitamos creer que Dios nos ama y que realmente quiere bendecirnos. Parece muy bueno para ser cierto, pero es verdad. ¿Por qué Dios quiere ayudarnos en todo? Porque es nuestro Padre, y nos ama.
Otro obstáculo que puede surgir es la costumbre de seguir en lo tradicional, vivir una vida religiosa siguiendo reglas por obligación. Todo eso nos hace olvidarnos del amor de Dios. Debemos luchar para romper esos prejuicios que nos hacen ver a Dios como una religión, en lugar de buscar una relación con Él. Hay cosas que no pueden explicarse, y el amor también es una de ellas.

Necesitamos dirección

Orar, es conversar con Dios, darle gracias, confesar la condición de nuestro corazón. En resumidas cuentas, es aquello que sueles hacer cuando tomas un café con algún amigo. ¿Lo habías pensado de esa manera?
Entonces, ya queda más claro que pedir es solo una parte de la oración. Ahora, ¿existe una manera correcta de pedir? Para eso necesitamos orar y conocer más a Dios. Sabemos que Él es perfecto pero ¿conocemos Su voluntad? ¿Sabemos lo que Él quiere? ¿Cómo vamos a saber qué quiere Dios si no lo conocemos? Nada más piensa en cuántas estrellas existen en el universo; ahora piensa que Dios hizo y conoce a cada una de ellas por nombre. ¡Son muchos nombres qué memorizar! Y nosotros que batallamos con los nombres de nuestros compañeros de trabajo o escuela. Así de inmenso es Dios y así de perfectos son Sus planes. La manera correcta de pedir es tomando en cuenta Su voluntad y Su carácter.
Si tú sabes que a tu mamá no le gusta que le pidas permiso para salir un lunes a las 10 de la noche, ¿vas a ir a pedirle permiso para salir un lunes a las 10 de noche? ¡Pues no! Porque ya la conoces y sabes que te vas a ganar, por lo menos, una regañada.

¿Cuál es la voluntad de Dios?

Muy bien, ya sabemos que la voluntad de Dios es perfecta, pero ¿cómo podemos descubrirla? Recuerda que somos como detectives espirituales. ¿Dónde y cómo podemos encontrar las pistas?

  • Estudiando la Biblia. Tal vez leemos la palabra estudiar y se nos quitan las ganas. Pero es muy diferente cuando se trata de la Biblia. ¡Créeme!
  • Tomando en cuenta si nuestra oración es egoísta o realmente estamos siendo humildes. Nuestra actitud y nuestro corazón son muy importantes.
    “Aun cuando se lo piden, tampoco lo reciben porque lo piden con malas intenciones: desean solamente lo que les dará placer.” Santiago 4:3
  • Pidiendo dirección a Dios. Tal vez no vemos físicamente a Jesús, pero tenemos al Espíritu Santo. Quizás también hemos escuchado que todos somos hijos de Dios, pero veamos qué dice la Biblia:
    “Pues todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios.” Romanos 8:14
    ¿Somos guiados por Su Espíritu?

¿Qué significa pedir en el nombre de Jesús?

Bueno, probablemente has escuchado que cuando alguien ora lo hace “en el nombre de Jesús”. No, esto no es ninguna fórmula, ni mucho menos se trata de usarlo como una muletilla. Pedir en el nombre de Jesús es hacerlo en base a Su autoridad y Su voluntad. Todo lo que sucede es porque Dios así lo ha querido o lo ha permitido.

“Pueden pedir cualquier cosa en mi nombre, y yo la haré, para que el Hijo le dé gloria al Padre.” Juan 14:13

Dios nos da lo que necesitamos

Vamos a aclarar algo, la Biblia dice que Dios cuida de nosotros y suple nuestras necesidades ¡Ojo! dice “necesidades”, no dice caprichos, ni deseos, ni gustos.
Hace unos días estaba viendo un video en las redes sociales. En el video se observan a varias personas en un supermercado a punto de pagar. La señorita de la caja, muy amable por cierto, les dice el total de su compra. La gente ve la cantidad que tienen que pagar y algunos de ellos comienzan a dejar mercancía a un lado porque no les alcanza el dinero; otros dicen que necesitan ir a buscar su cartera al coche. En fin, mientras todo esto sucede, hay un joven que permanece en la escena a una distancia prudente, pero también lo suficientemente cerca como para escuchar todo. Cuando las personas están buscando más efectivo o están a punto de pagar, este joven anónimo se acerca y les deja un billete con la cantidad suficiente (y hasta de sobra) para pagar y les dice, “Dios tiene cuidado de ti”. El joven prácticamente sale de ahí antes de que puedan darle las gracias. Ya te imaginarás la reacción de las personas. ¡Que lindo gesto! ¿Verdad?
Dios es tan bueno y perfecto que no nos dará más de lo que necesitamos y tampoco menos ¿Por qué? Porque nos conoce.
¿Sabes quién fue el rey Salomón? Fue el hombre más sabio sobre la tierra y escribió, entre muchas otras cosas, lo siguiente:

“Pues si me hago rico, podría negarte y decir: «¿Quién es el Señor?». Y si soy demasiado pobre, podría robar y así ofender el santo nombre de Dios.” Proverbios 30:9

Quizás, cuando pensamos en nuestras necesidades, vienen a nuestra mente cosas materiales, pero Dios va más allá de eso. Por ejemplo, la felicidad no es algo material ¿verdad? Dios no sólo suple necesidades materiales. ¡Él es Dios! Él hace mucho más que eso. Él suple las necesidades de nuestro espíritu, eso es algo que nada ni nadie puede lograr. Él llena esos huecos en nuestro corazón y, sobre todo, nos da la fuerza suficiente para renunciar a todo lo malo y no volver a caer. Esto es verdad y es nuestro; es cuestión de creerlo.

Dios nos dirige

Si volvemos al texto inicial, tal vez pensemos que Dios nos va a decir todo lo que va a pasar en el futuro. No es así. realmente Dios nos va guiando paso a paso y nos va revelando lo que necesitamos saber. Solo necesitamos confiar en Él, lo cual muchas veces es lo más difícil porque no queremos soltar el control.
Todos los días estamos tomando decisiones, ¿cierto? Pero seamos sinceros, ¿cuántas veces pensamos en lo que Dios quiere que hagamos? Necesitamos pedir la guía de Él en todo momento, aún en las pequeñas cosas. Dios es un Dios de detalles.

Seamos dependientes

Para ser independientes del pecado, debemos ser dependientes de Dios. Si leemos la Biblia, vamos a encontrar que Jesús nos llamó sus amigos.

“Ya no los llamo esclavos, porque el amo no confía sus asuntos a los esclavos. Ustedes ahora son mis amigos, porque les he contado todo lo que el Padre me dijo.” Juan 15:15

¿Te das cuenta? Una vez que hablamos con Dios, Él nos responde y nos revela cosas y, como ya nos ha confiado sus asuntos, pasamos a ser sus amigos. Y así como lo hace un amigo, Él siempre está ahí para escucharte, para mostrarte Su amor, para darte un consejo y, claro, también para corregir.
Él quiere que pidamos, sí, pero también quiere que seamos agradecidos con Él. Nunca vamos a poder pagar lo que Jesús hizo al morir en la cruz por ti y por mí, pero lo que sí podemos hacer es vivir agradecidos. Una manera de vivir agradecidos es siendo obedientes.
La oración es una línea directa con nuestro Creador. ¡Vamos a usarla! Dios te va a sorprender cuando comiences a orar.

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?