Lo Que No Supiste de GES 2015

Testimonios e Historias Extraordinarias de GES 2015

Una vez más, la realidad supera la ficción. Es impresionante lo que Dios hace cuando encuentra un corazón dispuesto. Quiero contarte lo que ocurrió en GES 2015, Piedras Negras.

Aún brillaba el sol sobre nosotros, pero no podíamos sentir su calor. El viento era impresionante, y pude entender de una manera muy literal el significado de ir contracorriente. Estaba helado, el viento nos empujaba y dentro de mí había desánimo y duda.

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

El evento evangelístico se realizaba al aire libre y parecía imposible que la gente saliera de sus casas. Y como ya es costumbre, Dios nos sorprende y se manifiesta a pesar de nuestra incredulidad. Salimos a las calles a invitar a la poca gente que había alrededor y tocamos puertas sin mucha esperanza de recibir respuesta.

Una vez de regreso al parque, vimos decenas de niños y adultos que, por una obra sobrenatural, estaban ahí a pesar del frío. Pude ver el propósito de Dios en todo esto al acercarme a una jovencita que abrió su corazón y me mostró sus cicatrices. ¿Qué haces ante todo esto? Era abrumador.

El frío era ahora más intenso, pues el sol ya se había ocultado. Cuando terminamos el evento nos refugiamos en la iglesia, esperando la hora de irnos. Entramos a aquel lugar y mi vista se dirigió a una guitarra. Mis piernas se movieron en automático en dirección a ella y lo único que pudimos hacer fue cantarle a nuestro Creador. Valió la pena soportar el dolor del frío. Dios es perfecto.

Con 500 jóvenes repartidos en equipos por toda la ciudad de Piedras Negras, es imposible saber todo lo que Dios hizo en este viaje misionero. Corazones fueron tocados y vidas fueron transformadas. Es por eso que nos dimos a la tarea de recolectar algunos testimonios e historias de lo que ocurrió durante estos tres días. Esto es GES 2015 narrado desde la perspectiva de aquellos que lo vivieron de cerca.


También lee: Invasión Evangelística en Piedras Negras, México


Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

“En ocasiones pensamos que nuestro mundo se va a acabar, pero cuando entregamos todo al Señor, esos problemas se vuelven nada ante la mirada de un niño sonriendo, ante las lágrimas de una madre agradecida. Toda tristeza se ahoga en los brazos de Cristo y en los brazos de nuestros hermanos. GES es un detonador de cambio de mentalidad, de servicio y vida”.

– Homero Ruiz, Congregación Brisas

“Esta es la historia de Darío. Él y sus amigos se quedaron a ver uno de los dramas que presentamos. Al final del evento se hace un llamado a la gente para entregar su vida a Cristo. En esta ocasión Darío, un poco inseguro y tímido, preguntó a sus amigos si ellos iban a pasar al frente, a lo cual dijeron que no. Darío, tal vez sintiéndose un poco solo, se armó de valor y, dejando a sus amigos ahí, dio un paso al frente y tomó la decisión más importante de su vida: Seguir a Cristo. Cuando Dios toca profundamente el corazón de alguien, las amistades y las críticas pasan a segundo plano. Estoy seguro que Darío será ejemplo para su familia y amigos, sobre todo para aquellos que presenciaron ese momento”.

– Anónimo

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

“Era mi anhelo volver a GES. Tenía 2 años sin poder asistir pero agradezco a Dios que cumplió este gran sueño de regresar. Una vez más pude salir a las calles, tocar puertas e invitar a las personas al evento. El volver a sentir ese fervor de compartir y ver como cambia el rostro de una persona al conocer y recibir a Jesús. ¡Sólo Dios puede hacerlo!”.

– Anónimo

“Esto fue el día que hizo más frío. Una señora mandó a su hija al evento y ella se quedó en su casa. Sin embargo, su hija nos llevó de regreso a su casa y pudimos hablar con la señora. Me conmovió ver la gran necesidad que tenía, ya que nos abrió su corazón diciendo que sufría depresión y había intentado quitarse la vida. A pesar de no haber salido de su casa, Dios nos llevó hasta ella, le habló y tocó su corazón de una manera impresionante”.

– Anónimo

“Aunque todos venimos a GES con la intención de bendecir a otros, tuve la oportunidad de ser bendecido por un hombre que me contó su historia. Él tenía a su hijo extraviado desde hace dos años, por lo que tuvo que vender todo lo que tenía para viajar a Monterrey y buscarlo. Una vez en Monterrey, conoció a Dios y fue precisamente esta semana cuando pudo encontrar a su hijo. Regresó a Piedras Negras plenamente confiado en lo que Dios hará en su vida y en la de su familia. Él estaba confiado en la Palabra de Dios que dice “Mas buscad primeramente el reino de Dios y Su justicia, y todo lo demás vendrá por añadidura”. Fue de gran bendición”.

– Roberto Martínez González, Congregación Ciudad Luz

Fotografía: Jóvenes de Brisas

Fotografía: Jóvenes de Brisas

“La vida de Pablito cambió en el momento en que recibió a Cristo en su corazón. Aún estando enfermo, pude percibir que lo estaba recibiendo con mucho gozo. Realmente se rindió ante Dios. Y me di cuenta que no importa cuál sea tu situación en la vida, nada debería robarnos el gozo de estar cerca de nuestro Salvador, Jesús. Gloria a Dios por la vida de Pablito”.

– Alberto, Castillo del Rey

Estas son solamente algunas de las experiencias que se vivieron este año en GES. Quienes lo vivimos, definitivamente regresamos diferentes, algo en nosotros cambió. Caminar en la voluntad de Dios, cumpliendo Su propósito, siempre será una experiencia inolvidable. Gracias a Dios por esta oportunidad.

Categorías
¡Entérate!
Hay un Comentario sobre este artículo
  • Lili Rios
    5 Enero 2016 at 4:04 pm

    Que bendición, que gran oportunidad de dejar una semilla sembrada en el corazón de tanta gente y niños que Dios lo siga usando para compartir el evangelio

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?