Crónica

Lo Que Querías Saber del Retiro y Algo Más

Lo que viví en este retiro me tomó por sorpresa. Dios tenía algo preparado para mí.

“Lo que viví en este retiro me tomó por sorpresa. Dios tenía algo preparado para mí”.

Podría iniciar esta columna detallando cómo se dio el encuentro, la llegada de los jóvenes al retiro, sus expectativas, las risas y los nuevos rostros. Pero esta vez la crónica del Retiro Mayo 2016 será narrada de manera algo diferente, no desde la visión impersonal de un incógnito que describe lo que ve, ahora hablaré de lo que vi y sentí, esperando que los llamados Jóvenes de Brisas se sientan un poco o muy identificados y, los que no asistieron, puedan experimentar a través de las letras el bálsamo espiritual del que fuimos testigos.

Jóvenes de Brisas

Jóvenes de Brisas

Con mi corta experiencia puedo contar que he asistido a varios retiros. A cada uno he llegado durante una etapa diferente de mi vida, no importa que sean meses o un año de diferencia, los sueños van madurando, las preocupaciones o pendientes cambian o evolucionan. Nunca me he sentido exactamente igual cuando llego a un nuevo retiro, y mucho menos cuando salgo de él. Siempre hay una palabra que Dios nos da, una corrección e incluso hay tiempo para ser sanados física, mental, emocional y espiritualmente.

Lo que viví en este retiro me tomó por sorpresa. Confieso que algunas veces trato de visualizar en qué ayudaré, con quiénes me sentaré en la comida, o sobre qué hablará el predicador. Esta vez en algunas cosas acerté, pero Dios tenía algo preparado para mí.

Comienzo a creer que para muchos otros también.

“En las dinámicas pasamos un tiempo inolvidable. De esos momentos que recordaremos cada vez que pisemos la cancha en el patio de la iglesia”.

El retiro inició sin contratiempos. A las 7 P.M. las palomitas ya estaban listas y empaquetadas para las manos presurosas que llegaban cargando mochilas, sleeping bags, colchonetas, expectativas y, quizá, muchas preguntas. Algunos jóvenes habían estado desde horas antes preparando los detalles: acomodando sillas, conectando cables o decorando parte del escenario que nos vería convivir durante tres días ininterrumpidamente.

Rally

Rally

El sábado nos encontró madrugados y medio adormilados con el Maratón Bíblico, un desafío mental que nos exigió hojear nuestras biblias rápidamente, mientras escribíamos la respuesta en un pedazo de papel y corríamos hacia Kesha Murrieta, todo al mismo tiempo. Por la tarde, después de la comida y un delicioso postre, continuó el rally que en pocas palabras implicó globos llenos de agua, brincar la cuerda en colectivo, esquivar a los oponentes, vasos de agua “fresca y deliciosa”, derrumbar pirámides de latas (o aprender a lanzar una liga elástica), en fin, divertirse a como diera lugar. Los equipos competían de dos en dos durante toda la actividad y, entre los más escuchados estuvo La Máquina, que se llevaron el primer lugar, TIGHT, Los azulados, Las princesas, los coléricos, entre muchos otros.


También mira: Las Fotos del Retiro


Al finalizar la noche, después de la última predicación del sábado y una rica orden de asada, llegó el juego más esperado por la mayoría: quemados. En los últimos retiros ha sido la sensación entre los espectadores que gritan y celebran, así como entre los jugadores arriesgados y hábiles para esquivar y lanzar balones de extremo a extremo. Lluvia, gritos, caídas y las aportaciones siempre atinadas de los comentaristas oficiales, hicieron que pasáramos un tiempo inolvidable. De esos momentos que recordaremos cada vez que pisemos la cancha en el patio de la iglesia.

“La adoración y ministración en cada uno de los mensajes fue un tiempo para ser quebrantados por la presencia de Dios”.

Hasta este momento he omitido, deliberadamente, hablar de las predicaciones que se dieron durante el retiro. He querido conservar el hilo conductor que siguió a cada una de ellas durante los tres días. Para esto debo introducir al invitado especial al Retiro Mayo 2016: el Pastor chilango-chihuahuense, Uriel Pérez.

Pastor Uriel Pérez Predicando

Pastor Uriel Pérez Predicando

Desde el viernes en la noche tuvimos la apertura del retiro con la predicación del Pastor Uriel Pérez sobre conocer a Dios como Padre amoroso. Aquí inició la travesía de lo que Dios quería mostrar a cada uno. En este primer eslabón nos presentó al Dios del Nuevo Testamento, el Dios que Jesucristo llamó Padre y Padre de amor. Entonces había que confrontar la realidad de un padre terrenal, que comete errores (avienta chanclas mágicas), con la verdad de un Padre celestial que es perfecto y no es hombre. Fue un tiempo para evaluar si teníamos una buena relación con nuestro padre terrenal o había cosas por resolver, perdonar, sanar y superar. Solo así podríamos comprender cuál es el propósito de Dios como Padre amoroso.

El segundo día, junto a las actividades sabatinas, tuvimos talleres muy dinámicos dirigidos por el Pastor Uriel Pérez con apoyo de un pizarrón. En estos talleres ya no nos presentaba como víctimas del rechazo familiar, de los insultos o peleas, sino ahora como victimarios. Quizá habíamos crecido con las malas decisiones de nuestros padres, pero ahora éramos nosotros los que hacíamos daño a los demás. Había que identificarnos a nosotros mismos entre los cuatro temperamentos, y reconocer cuando nuestra reacción nos aleja de Dios y de las figuras de autoridad.

El sábado, antes de ir a cenar, el mensaje se enfocó en la discapacidad espiritual en la cual vivimos muchísimas personas por pecados que cometieron nuestros padres o abuelos. Pensamientos de desánimo y limitación que muchas veces heredamos sin ser conscientes de ello. La adoración y ministración en cada uno de estos mensajes fue un tiempo para ser quebrantados por la presencia de Dios, para reconocer que quizá había cosas sin sanar que estaban estorbando a nuestro futuro.

Hay que advertir que esto no es solo percepción de mi cosecha, los jóvenes que testificaron el domingo lo confirmaron. Si quieres conocer más sobre los testimonios haz click aquí.

Tiempo de Escuchar la Palabra de Dios

Tiempo de Escuchar la Palabra de Dios

Finalmente, el día domingo nos hablaron de los estorbos que pueden desviarnos o acercarnos al propósito de Dios. Nuestro líder Raúl Nelli cerró el retiro enfatizando que el propósito de los retiros no es que solo seamos restaurados y nada más, sino que cumplamos la visión de unidad en el cuerpo de Cristo. Estar perfectamente unidos para que el mundo crea.

“Los retiros son un tiempo donde todo lo demás: los amigos, las nuevas amistades, la convivencia, es un placer vivirlos en la comunión de Dios”.

En este retiro Dios me sorprendió con un quebrantamiento del alma que no vi venir. Me mostró aspectos de mi vida que no había percibido o a los cuales no les daba importancia, pero que estaban determinando mi futuro. Me enseñó que la única forma de ser completamente libre a las condenas del pasado, a las malas memorias o heridas futuras, era entregándole el control total y perdonando a las autoridades, aunque no veamos un cambio radical de inmediato.

Puedo concluir que es uno de los retiros en donde la presencia de Dios se ha derramado en mares de lágrimas y gozo. En donde la alabanza me parece que está muy cerca de ser dirigida por ángeles (sin exagerar), y donde todo lo demás, los amigos, las nuevas amistades, la convivencia, es un placer vivirlos en la comunión de Dios.

Categorías
¡Entérate!
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?