Familia

Lucha por Tu Familia

Es tiempo de luchar por lo que verdaderamente importa.

Hay sueños e ideas que tienen el poder de transformar a una persona, una sociedad y hasta una nación entera. Hoy, por ejemplo, vivimos en un País libre que es el resultado de la visión y la lucha de alguien. Gente que tuvo un ideal y decidió pagar el precio para alcanzarlo.

Algunos de los que pelearon por la libertad de este País no disfrutaron del beneficio que su lucha trajo como consecuencia, sin embargo, lo lograron y gracias a eso nuestra sociedad tiene libertad. Hay muchas cosas por las que vale la pena luchar pero hay una particularmente valiosa: tu familia.

¿Alguna vez te has detenido a pensar por qué Dios te hizo nacer en la familia que tienes? Él escogió a cada miembro. Tus padres y tus hermanos fueron puestos ahí por una razón, al igual que tú. Sin duda Dios quiere bendecirte a través de tu familia y también quiere que tú seas de bendición para ella.

Sin embargo, algunas veces las relaciones familiares pueden tornarse ásperas y difíciles de llevar, por ello, es preciso saber que tenemos un enemigo (el diablo), el cual tiene la mira puesta en nuestros hogares y aprovechará cualquier conflicto, por pequeño que sea, para tratar de arruinar la relación con nuestros padres o hermanos.


También lee: 7 Pasos para Restaurar una Relación


No Abandones la Lucha

“¡No le tengan miedo al enemigo! ¡Recuerden al Señor, quien es grande y glorioso, y luchen por sus hermanos, sus hijos, sus hijas, sus esposas y sus casas!” Nehemías 4:14 NTV

La Biblia nos habla de una época en que Nehemías estaba construyendo las murallas de Jerusalén. Años antes, las murallas que protegían a la ciudad fueron derribadas y el pueblo enemigo aprovechaba para atacar al pueblo de Dios, sus casas, sus esposas e hijos, mientras los hombres trabajaban en la construcción. La situación empeoró al punto que Nehemías mandó al pueblo a trabajar con una mano y sostener una espada en la otra para poder defenderse.

Dios nos está diciendo algo parecido. Si hacemos lo que nos toca y defendemos con firmeza a nuestras familias, Dios hará lo suyo. Él nos ayudará a disfrutar de una excelente relación con nuestros familiares.

La falta de compromiso, las prioridades equivocadas y las malas actitudes logran destruir demasiados hogares. Por ello, las personas que van a contraer matrimonio deben tener en claro dos cosas desde el principio. Número uno: Como matrimonio, el compromiso es con Dios. Por ello seremos personas íntegras y de excelencia en todo lo que hagamos para honrar a Dios.

“Tenemos que aprender a ser uno solo, eso significa estar dispuestos a ceder en ciertas cosas, por el bien de la relación.”

La segunda cosa que habrán de establecer es que, como matrimonio, el compromiso es mutuo. En ocasiones podremos estar en desacuerdo y decir cosas que no debiéramos, protestar e incluso enojarnos, pero finalmente nos sobrepondremos, perdonaremos y seguiremos adelante. Separarse no es ni será una opción, hay un compromiso de ambas partes para estar juntos en las buenas y en las peores.

Hoy en día es muy común ver matrimonios que fracasan, porque simplemente dejan esa lucha y tiran la toalla. Parejas que deciden salir de la relación usando como justificación el que no se llevan bien o no son compatibles. La realidad es que no hay dos personas que sean totalmente compatibles. Tenemos que aprender a ser uno solo, eso significa estar dispuestos a ceder en ciertas cosas, por el bien de la relación.

Mientras busquemos la discusión y nos aferremos a imponer lo que nosotros deseamos, siempre habrá conflictos en casa, y vivir en un hogar donde hay tensión es desgastante. Sientes que en cualquier momento las cosas podrían salirse de control.


También lee: 4 Claves para Enfrentar los Problemas


Decide Cambiar

“La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos.” Proverbios 15:1

Lo cierto es que no hay razón para vivir de esta manera. Debes esforzarte por crear un ambiente de paz y unidad en tu hogar. Todos pasamos por momentos difíciles, nos sentimos presionados y tenemos desacuerdos, pero no debemos permitir que perduren. Es nuestra elección cambiar. Haz lo que haga falta para mantener la paz.


También lee: El No Decidir Es Tomar una Decisión


Puntos a Considerar en el Matrimonio

Una esposa que es tratada como reina, estará más dispuesta a tratar a su esposo como un rey y viceversa. Un hombre de Dios trata a las personas con dignidad y respeto. Cuida y protege a su familia. Quizás no te hayan criado en este tipo de ambiente, pero tú puedes establecer nuevos estándares para tu familia.

No es una regla ni una condena el hecho de que tus generaciones pasadas hayan fracasado en este tema. En Cristo somos nuevas criaturas, es borrón y cuenta nueva, esto significa que podemos romper con todo lo demás y someternos y disfrutar el matrimonio como Dios lo estableció.

Papá por Siempre

“Tenemos a un Papá que está ahí para suplir todas nuestras necesidades emocionales y espirituales”

Tal vez aún no eres padre de familia, pero un día lo serás y debes asegurarte de reafirmar a tus hijos. Puedes notar cómo tus padres han tenido una influencia sobre tu vida, de la misma manera tú la tendrás sobre tus hijos, por ello es importante dedicarles tiempo y palabras de afirmación. Mirarlos a los ojos y decirles que estás orgulloso de ellos les dará confianza en sí mismos y la seguridad que necesitan.

Ahora, ¿qué sucede cuando nuestro papá no está presente o no cumple este rol? Tenemos a un Papá que está ahí para suplir todas nuestras necesidades emocionales y espirituales: Dios. Esto, lejos de ser un motivo de tristeza, es una esperanza para nuestra casa. Tus padres pueden conocer el amor de Dios a través de tu vida. Lucha por ellos.


También lee: El Valor de Aquello Perdido


Aprendiendo a Ser Buenos Padres

Como padres nuestra responsabilidad será presentarles a nuestros hijos a ese hermoso y poderoso Jesús que tiene un plan para sus vidas. Nuestro ejemplo será más importante que miles de palabras. Ya imaginarás el impacto negativo de que nuestra vida no concuerde con lo que hablamos. Debemos ser un modelo positivo, debemos orar por ellos, bendecirlos y estar presentes en sus vidas.

Esta lucha incluye a las generaciones actuales, pero también es una lucha que va más allá de lo que vemos, esto también es por aquellos que han de venir, por tus hijos, nietos, bisnietos, etc. Esta lucha es más grande e importante de lo que nuestros ojos pueden percibir.


También lee: Decisiones Que Impactan


Hijos Ejemplares

Como hijos debemos mantener la unión con nuestros padres, y esto va a requerir una lucha, muchas veces contra ti mismo y todo lo que te rodea. La influencia de los amigos no siempre es buena y podría dañarte, pero tus padres permanecerán siempre ahí, así que hónralos y Dios te bendecirá.

“Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque eso agrada al Señor.” Colosenses 3:20

Todas las Familias son Importantes

Lucha primeramente por tu familia y luego sé familia para alguien más. Para alguien que necesita una hermana, un padre, una madre o un hermano. Hay quienes están esperando y necesitando una muestra de amor. Nosotros ya hemos recibido el amor más grande, Jesús, ahora nos toca a nosotros compartir ese amor.

Toma el tiempo para tu familia y para ayudar a los demás y Dios se encargará de ti.

Categorías
Crecimiento Espiritual
Hay un Comentario sobre este artículo
  • chaly vera
    27 abril 2016 at 1:43 pm

    A.¿Alguna vez te has detenido a pensar por qué Dios te hizo nacer en la familia que tienes? Él escogió a cada miembro. Tus padres y tus hermanos fueron puestos ahí por una razón, al igual que tú. Sin duda Dios quiere bendecirte a través de tu familia y también quiere que tú seas de bendición para ella.

    B. Lo cierto es que no hay razón para vivir de esta manera. Debes esforzarte por crear un ambiente de paz y unidad en tu hogar. Todos pasamos por momentos difíciles, nos sentimos presionados y tenemos desacuerdos, pero no debemos permitir que perduren. Es nuestra elección cambiar. Haz lo que haga falta para mantener la paz.

    Existe incongruencia entre en A dicen que Dios ha hecho realidad esa familia para ti. “El escogió a cada miembro” y en B todo lo contrario.

    sALUDOS

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?