Testimonios

Todo, Menos un Retiro Ordinario

Más de 300 jóvenes impactados

“No fue un retiro cualquiera” quizá es la frase que más pudieras escuchar entre los asistentes al más reciente Retiro de Jóvenes en Castillo del Rey Brisas. Cada quien lo vivió de la manera que Dios lo tenía previsto. Definitivamente, el que busca a Dios, lo encuentra. Es más, hasta aquellos que fueron al Retiro y no estaban completamente convencidos en ir, al final, salieron esperando el siguiente. Sí, Dios así es.  Si no me crees, pregúntale a alguno de los más de 300 muchach@s que asistieron. Si no puedes esperar a preguntarle a alguien de quienes fuimos, no te preocupes, aquí encontrarás algunas experiencias:


También lee: Los Jóvenes de Brisas vivimos una experiencia única


Doy gracias a Dios por permitirme ser parte de este Retiro de Jóvenes. Cada prédica ha sido certera en mi vida, sobre todo el mensaje del sábado en la noche. Es increíble cómo pueden cambiar las cosas en tu vida, y todo lo que te rodea, en un par de meses. En un momento todo está aparentemente bien y después es como si entraras en un desierto interminable. Éstas cosas a veces traen tristeza y amargura a nuestro corazón, pero debemos aprender a perdonar, así como Dios lo ha hecho con nosotros. Debemos ser luz al mundo, dar de gracia lo que por gracia hemos recibido. Estoy aprendiendo a danzar en medio del desierto y sé que Él está conmigo.

David Bel

Este retiro fue muy especial. Siento que cada uno de los retiros traen una revelación a nuestra vida en específico. No puedo negar que, al paso de cada año, pienso que son las mismas actividades, juegos, dinámicas, etc. Pero Dios siempre nos sorprende con cosas nuevas, ya que, mi pobre entendimiento me limita a querer venir con un corazón dispuesto a recibir de su palabra. En efecto, este no fue otro simple retiro, el Espíritu Santo nos habló muy claramente en cada uno de sus mensajes y era una palabra que mi alma realmente necesitaba escuchar. Siento con total convicción que Dios ha traído a mi vida una nueva relación y no regresaré a mi casa como salí de ella. Tengo la certeza de que así fue para todos.

Daniel García

Dios habla, es una realidad, aunque muchas veces es difícil conocer sus caminos o los motivos de sus jugadas.

Lo padre de esto es que se puede estar expectante a todo lo que puede pasar y en este retiro así fue. Teniendo tiempo de conocer la Palabra, uno de antemano sabe que Dios es fiel. Él habla y corrige, pero lo asombroso es que no sabes cuándo, cómo o dónde lo hará. Esa es la incógnita. Igualmente es así de sorprendente cómo una frase o palabra puede hacer cambiar tu manera de pensar, como cuando una pequeña aguja pincha un gran globo. Quiero compartirles la palabra por la cual me habló Dios por medio de Emiliano. Cito: “muchas veces uno deja de creer en sí mismo y no alcanzas Su propósito”. Esto fue de impacto a mi vida y esta aguja rompió ese gran globo de pensamientos en mi mente. Dios no deja de impresionarme.

Uriel Carreño

He estado en retiros, pero no como este. Lo que quiero decir es que vi la mano de Dios en TODO lo que hacíamos. No es que en otros retiros no lo hubiera visto, pero esta vez fue diferente. Dios es bueno y Él sabe por qué hace las cosas. Dios en medio de Su gracia y misericordia me mostró muchas cosas y una de ellas es traer personas sedientas de Su espíritu. La importancia de traer vida a su reino. ¡Gracias! 

Lola

Entender el compromiso de seguir el camino de Cristo sin bajar la guardia ha sido de gran bendición. La humildad de tantas personas entregadas a Cristo, con disposición de seguir creciendo y ser la luz para todos los que nos rodean, ha sido maravilloso.

Anónimo

Cada que Dios habla su palabra en nuestras vidas viene llena de bendición. Para mi este retiro es una muestra del gran amor y misericordia de Dios para conmigo.

A veces no nos damos cuenta de lo bendecidos que somos al estar llenos de cosas maravillosas. Son cosas que Dios nos da. Son dones que podemos utilizar para su reino. En ocasiones, solamente debemos pedirle al Señor que nos enseñe a vernos como Él nos ve, a estar confiados de las cosas que podemos hacer por las fuerzas que Él nos da y a confiar en todas las promesas que Él ha hecho para nuestras vidas.

Confiar en su palabra, dar pasos acompañados de Él, confiar que sus caminos son perfectos sin importar las pruebas en Él y poder entender el propósito de nuestras vidas es una bendición muy grande. Tener el amor y gracia del Padre es lo mejor que podemos tener en esta vida.

¡Gloria a Dios!

Ángel Chacón

El Señor me hizo recordar que había perdido mi pasión, la pasión que todos los días le pedía. También me mostró que dejé de ser original, que todo lo que había diferente en mí lo puso Él con una razón. Simplemente abrió mis ojos.

Anónimo

Si al leerlos el Señor tocó tu corazón, se te erizó la piel o experimentaste algo que no esperabas, ¡imagínate haber estado ahí! Vivirlo en persona. Escucharlo de viva voz. Compartirlo con más jóvenes como tú. Sentir el toque de la presencia de Dios. Si estas palabras te conmovieron, quizá tu testimonio en el siguiente Retiro puede llegar a más muchachos. Dios, tú, el Retiro, Su presencia, más de 300 jóvenes, no sé… piénsalo. 

Categorías
¡Entérate!
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?