negativo

En un mundo negativo, necesitas mantener la fe

Se necesita más que una mente positiva

Vivimos en una sociedad que diariamente experimenta y nos muestra todo lo negativo. Vemos a nuestro alrededor consecuencias de cambios climáticos, aumento de la violencia y las injusticias, diagnósticos de enfermedades, problemas económicos, preocupaciones, etc. A causa de estas cosas algunas personas son abrumadas por el enojo, la culpa, baja autoestima o la tristeza. ¿Has estado en esta situación?

Es fácil detectar si somos negativos ante las circunstancias que enfrentamos. Basta con inclinar nuestra mirada a ver el aspecto desfavorable de todo y ya, o quizá creas que solo estas siendo “realista” al ver tu situación. Somos humanos y como tales, hemos pasado por sentimientos y pensamientos negativos, estamos pasando o vamos a pasar, lo interesante de todo es: ¿cómo salgo del pensamiento negativo?


También lee: Tus pensamientos son más importantes de lo que crees


Se necesita más que una mente positiva

No se trata de repetirte mil veces “yo puedo”, “yo creo”, “yo voy a salir de esta” porque eso solo refleja un esfuerzo humano. No es malo pensar positivamente, la Biblia enseña la forma en que debemos pensar (Fil. 4:8) y es bueno. Lo importante es mantener una fe en lo que Dios dice a través de su Palabra y no limitarte a tener fe en lo que por tus propias fuerzas puedas llegar a hacer porque te aseguro que no vas a llegar muy lejos. Confiar en Dios y actuar es la clave.

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Is. 41:10 Reina Valera Revisada 1960).

Verdaderos gigantes

Si un día decidiste hacer a Dios parte de tu vida y rendir tu vida a Él, entonces no solo vives en un plano natural. Vives en un plano sobrenatural, donde tu expectativa es ver a Dios obrando a favor tuyo y mantener una perspectiva diferente ante las situaciones que te toque enfrentar.

Hay una historia en el segundo libro de Reyes (6:6-23) sobre una guerra entre Siria e Israel. En una ocasión los sirios enviaron de noche un gran ejército a sitiar la ciudad. En esa ciudad estaba un profeta llamado Eliseo, un hombre que confiaba en Dios y sabía que toda situación que Dios permitía en su vida era con un propósito. Aquella noche, el siervo de Eliseo se levantó y vio la multitud de enemigos y todas las armas que traían, tuvo miedo y fue a contarle a Eliseo lo que había visto, a lo que el profeta respondió lo siguiente:

“No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos” (2 Re. 6:16).


También lee: La Lucha en la Fe


Ser negativo cambia tu perspectiva

¿Por qué respondió eso? ¿Será que el ejército de Eliseo era mayor al de los sirios? Eliseo respondió con gran seguridad porque sabía que Dios estaba de su lado y eso lo llevó a ver las cosas desde otro punto de vista, una perspectiva sobrenatural. No negó la presencia de sus enemigos ni salió a enfrentarlos solo, en cambio oró a Dios pidiéndole que permitiera que su siervo viera lo mismo que el veía.

Debemos ser capaces de actuar con fe en Dios, vivir en un plano sobrenatural y experimentar el cuidado de Dios.

Te preguntarás, ¿y qué era lo que veían? Lo que veían era un monte lleno de gente a caballo, y con carros de fuego. Es decir, todo un ejercito de ángeles listos para la batalla, listos para defenderlos ante aquel ejercito sirio.

Solamente Eliseo y su siervo fueron capaces de ver más allá de lo que veían sus ojos, solo dos personas vieron la situación desde otra dimensión. Hoy en día es lo mismo que debe pasar contigo y conmigo. No importa lo negativo de la situación en la que te encuentres, debemos ser capaces de actuar con fe en Dios, vivir en un plano sobrenatural y experimentar el cuidado de Dios.

“…porque por fe andamos, no por vista” (2 Cor. 5:7).

¿Qué esperas?

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Filipenses 4:8”

Es importante la forma en la que piensas y las palabras que usas al expresar la situación por la que estas pasando. Si piensas en derrota y fracaso. Si hablas sobre ruina y todo lo negativo, seguramente la vida sería como la de Elimelec: triste y llena de desgracia.


También lee: Deja de ser negativo y comienza a creer en Dios


¿En qué ocupas tu mente todos los días? ¿Esperas el favor de Dios en tu vida? ¿Qué esperas para la vida de tu familia, tus amigos, tu ciudad o tu país?

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida…” (Sal. 23:6).

Un prueba es una oportunidad para crecer

Situaciones negativas van a llegar pero nada de eso será mayor al poder de Dios para cambiar esa situación en bendición para ti.

No es cuestión de negar las pruebas y dificultades. Tampoco de quedarte esperando que las cosas mejoren sin hacer nada al respecto. Jesús mismo dijo: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16:33. Así que, cosas malas van a pasar, el dolor va a sorprendernos y situaciones negativas van a llegar. Pero nada de eso será mayor al poder de Dios para cambiar esa situación en bendición para ti.

Se cuenta la historia de dos vendedores de zapatos que fueron a África para intentar vender su producto allí. Después de una semana, uno de ellos mandó un telegrama a su oficina que decía: “Estoy regresando. Aquí nadie usa zapatos. Situación imposible”. El otro vendedor también mandó un telegrama a su oficina que decía: “Tremenda oportunidad. Aquí nadie tiene zapatos. Enviar pedido doble”. Ambos vendedores estaban en la misma situación, pero uno vio la situación desde la perspectiva positiva y el otro de la negativa. ¿Cuál hubieras sido tu?

Para los que confiamos en Dios, cada día y cada circunstancia es una oportunidad de ver a Dios obrando. Una oportunidad para ampliar nuestras expectativas y de abrir nuestros ojos espirituales.

¡Es tiempo de sacudir toda negatividad y de vivir en el plano sobrenatural!

“Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?” (Rom. 8:31).

Categorías
Crecimiento Espiritual
2 Comentarios sobre este artículo
  • Anónimo
    7 octubre 2017 at 9:05 pm

    Me edifica mucho leer.y aplicarlo gracias .por estos textos bíblicos es de bendición

  • Anónimo
    12 octubre 2017 at 11:54 am

    Gracias por compartir estos maravillosos recordatorios que Dios nos da a travez de su Palabra

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.