Subir

Pasa al Siguiente Nivel

Sigue avanzando

Un periodista le preguntó a un famoso arquitecto y diseñador de bellísimos edificios, al final de su carrera: “De todos sus diseños tan bellos, ¿cuál es su favorito?”, a lo que el interrogado contestó sin titubear: “El próximo”. Él entendía el significado de extenderse e ir a otro nivel. No conformarse nunca con los éxitos del pasado.

“Pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús” Filipenses 3:13-14 NTV

 

 

¿Cuántos de nosotros conocemos gente que vive por debajo de su potencial? Personas que poseen dones, talentos y muchísimo a su favor, pero se han conformado en el nivel donde están con mucha facilidad. Muchos se excusan diciendo: Es que ya logré lo mismo que tantos otros. En comparación con otros, me va bastante bien. Llegué tan lejos como mis padres.

Todo esto está bien, pero es la voluntad de Dios que vayas aún más lejos, al siguiente nivel. Nuestro Dios es un progresista y quiere que cada generación tenga más felicidad, éxito, significado y no que dejemos de crecer. Siempre debemos estar buscando un nuevo nivel para nuestras capacidades, andar espiritual, finanzas, profesión y relaciones personales. Todos tenemos áreas en donde podríamos llegar más alto. Es posible que ya hayas alcanzado cierto nivel de éxito, pero siempre habrá frente a ti nuevos desafíos, nuevas montañas por escalar, sueños y objetivos que puedes buscar y concretar.


También lee: Pruebas Que Transforman


Siempre Existe Otro Nivel

Quizá en el pasado Dios haya obrado maravillas, ¡pero aún queda tanto por ver! Lo mejor está por venir. No permitas que tu vida se vuelva opaca y tediosa, ¡no! Sigue soñando, esperando y planeando nuevos proyectos, experiencias y aventuras con Él.

Dios quiere mostrar en tu vida Su favor de una manera más grandiosa que ayer.

Dios quiere que mañana tengas mayor bendición que hoy, un impacto en el mundo hoy más grande que el que hayas tenido antes.

Esto significa que si eres maestro, todavía no has dado tu mejor lección. Y en tu negocio, no has firmado tu mejor contrato. Es hora de que tu esperanza crezca, tu visión se expanda, te prepares para las cosas nuevas que Dios tiene para ti. Los mejores días de tu vida no están en el pasado sino que apenas estás por vivirlos.

Pero para que esto suceda, tenemos que extendernos al siguiente nivel, deshaciéndonos de las pobres expectativas y de los planes pequeñitos. No sueñes en pequeño. Pensamientos como “a todos les va mejor que a mí, ya llegué al tope de mis capacidades, probablemente ya no ascienda más, no sé por qué no tengo los talentos que tienen otras personas” sólo te harán sentir derrotado, y te distraerán de reconocer la siguiente verdad: eres hijo del Altísimo Dios y Él ha puesto en ti Su aliento de vida y plantó semillas de grandeza. Tienes todo lo que necesitas para cumplir con tu destino, dado por Él mismo. Nuestro Padre nos dio a cada uno talento, creatividad, disciplina, sabiduría, determinación y mucho más. Todo esto está dentro de ti, sólo hace falta que comiences a utilizarlo.


También lee: 4 Consejos para Renovar Tus Pensamientos


Posees Tesoros Dentro de Ti

La palabra enseña que llevamos dentro un valioso tesoro. Tienes un don, un regalo, algo que ofrecer. Nadie más tiene lo que tú llevas dentro. No apareciste en el planeta por accidente sino que Dios Todopoderoso te eligió a propósito. Él te vio antes de que te formara en el vientre de tu madre y te puso aquí por una razón. Tienes una misión, algo que quiere que logres. Alguien te necesita y necesita lo que tú tienes.

¡Qué lamentable sería si nunca descubrieras ese tesoro y murieras con él dentro! Haz que salgan a la luz los sueños y deseos que Dios puso en tu corazón.

Llevas dentro de ti la semilla del Todopoderoso. No fuiste creado para que fueras del montón. Jamás fue tu destino estancarte en un nivel determinado, por alto que lo veas. Tu destino es la excelencia. No hay límite a lo que puedes alcanzar en la vida. Sólo tienes que aprender a sacudirte de encima el polvo de la complacencia y seguir estirándote y extendiéndote hacia lo siguiente, que en este año debe ser mayor que en el anterior y Dios desea y sabe que lo puedes alcanzar.


También lee: 3 Consejos para Tener un Corazón Limpio


Dios Te Da Lo Necesario para Que Avances

Todo esto comienza en nuestra mente y corazón. Hay que creer que Dios realmente puso en nosotros dones y tesoros y todo lo necesario para llegar más alto.

Quizá la gente intente mantenerte apocado subestimándote, aplastándote, o tal vez las circunstancias pueden haber amargado tu perspectiva de la vida. Tal vez hayas intentado alcanzar el éxito, pero lo único que lograste fue darte contra la pared. Vuelve a intentarlo, sólo que esta vez asegúrate de que Dios quiere que lo hagas. Podemos intentar muchas cosas, pero si estamos fuera de Su voluntad no funcionará. Es cierto que Él quiere que nos esforcemos, pero no lo hagamos por necedad.

Hay mucha gente que se conforma con mucho menos de lo que Dios tiene para sus vidas. Se desalientan, se detienen, ya no ejercen su fe y les sucede lo mismo que a los músculos de un atleta que deja de entrenar: se vuelve “flácida” y pierde su fuerza. Una de las principales causas de esta complacencia es que algunos no alcanzan a entender el potencial que Dios les dio.

Recuerda que Dios Poderoso, nuestro fabricante y Padre puso en nosotros las semillas de Su grandeza. No por desaprovecharlas dejarán de estar ahí, pero eso tendrá un impacto en nuestro futuro. No importa lo que haya pasado en tu vida: si te criticaron o te trataron mal, si pasaste por decepciones o situaciones duras, nada de eso afecta o reduce tu potencial en ninguna manera porque el Creador del universo lo puso en ti de manera permanente. Y cuando tú lo crees, das un paso adelante en fe permitiéndote llegar más lejos.

Busca el siguiente nivel, alcanza nuevos horizontes, verás días mejores. Dios va a mostrarte más de Su bendición y favor y llegarás a ser mejor de lo que jamás hubieras creído posible.

“Pues los dones de Dios y su llamado son irrevocables”. Romanos 11:29

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!

Deja Un Comentario

¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.