Cosas Nuevas

Prepárate para recibir cosas nuevas de parte de Dios

Dios quiere hacer cosas diferentes en tu vida.

Las palabras son muy importantes, y muchas veces aún más por quién las dice. Las palabras de alguien cercano como tus padres o un buen amigo son fuertes. Hay gente que ha sido destruida o ha salido adelante por una palabra. Pero cuando Dios te habla es algo sumamente poderoso. Y aún más cuando la tomas para tu vida y eso te trae cosas nuevas.

Es importante evaluar cuánto valor le damos a las palabras de Dios para nosotros. Hay muchos que le ponemos mas atención a las palabras de un amigo o de cualquier otra persona que a las palabras dadas por Dios. ¿La palabra de Dios tiene impacto en tu vida? No debemos apoyarnos en lo que decimos nosotros mismos, ni alguien más ni el mundo. De alguna palabra te tienes que tomar, pero la palabra de Dios es la única que tiene poder; así que nunca la olvides y permanece en ella.

Hay momentos en nuestra vida cuando la única palabra que te puede sacar es la de Dios, porque ninguna otra cosa te ayuda y es ahí donde necesitamos abrir nuestro corazón y reconocer que es de la palabra de Dios de donde nos tenemos que tomar porque es verdadera y es para siempre. La palabra de Dios tiene autoridad, tanta como para crear todo con tan solo ser pronunciada. Algo nuevo puede ser creado en ti tan solo con Su palabra.

“No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad”. Isaías 43:18-19

En estos versículos podemos ver 3 puntos importantes para poder ver la obra de Dios en nosotros.


También lee: El propósito de Dios para tu vida es transformarte


Deja de ver las cosas viejas

“No puedes cambiar algo que te afectó en el pasado, pero te seguirá afectando mientras le estés poniendo atención”.

Para Dios no hay problema en bendecirnos. Sin embargo, Dios no va más allá de tu voluntad y, aunque Él quiere, no va a hacer nada nuevo en nosotros si nosotros no lo anhelamos. Para que algo nuevo suceda, deja de ver las cosas pasadas. No puedes cambiar algo que te afectó en el pasado, pero te seguirá afectando mientras le estés poniendo atención.

a. No dependas de testimonios antiguos

La obra de Dios en el pasado no te saca adelante, sino la obra de Dios hoy.

El versículo que mencionamos anteriormente en Isaías se desarrolla en un tiempo después de la salida de los hebreos de Egipto. El pueblo de Israel había peleado grandes batallas y había visto la mano de Dios. Pero ahora estaba en cautividad y necesitado de un milagro nuevo. No puedes depender de lo que Dios ya hizo. Esas obras solo te sirven para empujarte a algo nuevo. La obra de Dios en el pasado no te saca adelante, sino la obra de Dios hoy. El Señor ya ha hecho milagros en nuestra vida pero no debemos quedarnos ahí.

No esperes que el Señor resuelva dos problemas de la misma manera, aunque se parezcan. La actitud que necesitas en esos tiempos es de disponibilidad a lo que Dios quiere hacer. Creemos conocer a Dios por lo que ha hecho, pero en realidad lo conocemos poco. Dios nos quiere mostrar una nueva revelación de Él cada día.


También lee: Dios puede darte un corazón limpio y un espíritu renovado


b. No permitas que las derrotas pasadas te dominen

Dios se había manifestado mucho en Israel. Aún así le fallaban. Lo ignoraron por completo. Tenían periodos de entrega a Dios y períodos en donde se alejaban de Él. Aun si pudiéramos recriminarles eso, no lo haríamos porque nosotros muchas veces somos iguales. Dios dijo que escogió a Israel para manifestar Su gloria e, igualmente a nosotros, Dios nos llamó de lo peor para manifestarse en nosotros.

Cuando Dios le habla al pueblo judío no fue porque se lo hubieran ganado, fue por “el puro afecto de su voluntad” (Efesios 1:5). Fue simplemente porque, a pesar de nuestra condición, Dios nos ama.

Enfócate en las cosas nuevas

Necesitas un rumbo. Quizás lograste dejar atrás lo malo, pero ahora no sabes qué más hacer. ¡Descubre lo que Dios tiene para ti! Se trata de apasionarte por descubrir la voluntad de Dios. Cuando ves tu futuro, tal vez estés viendo esperanza o tal vez derrotas. Pero lo que Dios ve, según Isaías 43:19, son cosas nuevas. No lo merecemos, pero Dios nos ama y quiere hacer algo nuevo en nosotros. Dios ve camino en el desierto y ríos en la soledad. La clave está en el enfoque que tenemos.

Algo que me sorprende mucho en el Nuevo Testamento es que Jesús envió Su Espíritu Santo, pero no lo envío en el momento que ascendió, les dijo: “Esperen”. Una palabra incómoda. Los discípulos estaban emocionados porque en cualquier reunión de oración podía llegar el Espíritu Santo. Seguramente no se querían perder ni una sola porque quizás podría ser esa la reunión en la que la promesa se cumpliría. Cuando quieres algo se nota y lo buscas, estás atento. Pero tenemos que anhelarlo y esperarlo con todo nuestro corazón.

Para afinar nuestro enfoque debemos hacer dos cosas importantes:

a. Ver como Dios ve

Israel pensaba que no merecía nada. Muchos de nosotros pensamos que Dios no va a hacer nada nuevo porque no lo merecemos. En efecto, no lo merecemos, pero no depende de nosotros, depende de Su voluntad y de Su misericordia (Romanos 8:1-2, Colosenses 1:21-22).

b. Ver las posibilidades que Dios ve

En el versículo 18 Dios dice “Otra vez”. Dios ve posibilidades porque Él ya lo hizo una vez y puede hacerlo de nuevo.

Determínate a alcanzar las cosas nuevas de Dios

No se trata de lo que tú puedes lograr, es lo que Él puede lograr. Dios ya había puesto en marcha el plan de liberación para Su pueblo, pero era decisión de Israel creerle a Dios o no. La obra que Él empezó en nosotros la va a perfeccionar. Lo que está en duda no es si Dios puede o quiere hacer algo, la duda queda en si nosotros creemos que Dios lo va a hacer.

En el versículo 19 aparece la palabra “pronto”. Dios quiere hacer las cosas nuevas pronto, pero es necesario que tu estés convencido de alcanzar eso que Dios te ha hablado, eso que Él tiene para ti.

“Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestro corazón”. Salmo 95:7-8

Categorías
Viviendo en Cristo
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!

Deja Un Comentario

¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.