santificación

El proceso más importante en tu vida: Santificación

Porque sin santidad nadie verá a Dios.

¿Sabes qué tan importante es la santidad en tu vida? Podemos empezar mencionando que es un llamado de Dios, así como voluntad de Él para todo creyente: “Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación”. (1 Ts. 4:3 Reina-Valera Revisada 1960). Y es necesaria ya que sin ella no lograremos ver al Señor, tal como lo dice la Biblia en el libro de Hebreos, 12:14.

“AHORA, QUE EL DIOS DE PAZ LOS HAGA SANTOS EN TODOS LOS ASPECTOS, Y QUE TODO SU ESPÍRITU, ALMA Y CUERPO SE MANTENGA SIN CULPA HASTA QUE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO VUELVA” (1 TS. 5:23 NUEVA TRADUCCIÓN VIVIENTE).

 

Cuando somos renovados por Dios nuestra naturaleza es transformada, ya no somos los mismos. Al ser justificados, nuestra condición cambia. Ahora tenemos acceso a Dios mediante la fe; esto solo pudo ser posible mediante la muerte y resurrección de Jesús. Dios nos adopta como hijos suyos al aceptar a Jesús como nuestro salvador. La salvación muestra el fruto de una vida justificada; necesitamos ser santificados porque Jesús nuestro Salvador fue santificado:

  1. Por su Padre “Al que el Padre santificó y envió al mundo” (Jn. 10:36).
  2. Por sí mismo “Y por ellos yo me santifico a mí mismo” (Jn. 17:19).
  3. Por Su pueblo “Sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones,…” (1 P. 3:15).

También lee: ¿Cómo se inicia el camino hacia la santidad?


¿Qué es la santificación?

El significado bíblico de la santificación es ser separado por Dios para vivir una vida santa, apartada del pecado. Podemos ver que la Biblia dice: “De algo pueden estar seguros: el Señor ha separado para sí a los justos;” (Sal. 4:3 NTV). Aquí la palabra clave es separado. El Espíritu Santo es quien trabaja en este aspecto, recordemos que nuestra naturaleza humana nos hace pecadores, pero es en esos momentos de debilidad donde el Espíritu Santo actúa y nos indica hacia dónde ir a fin de completar la obra de santificación en nuestra vida.

Para nosotros como creyentes la santificación tiene un doble significado:

  • Es una separación del pecado, del mal.
  • Ahora somos de Dios, por lo que le buscamos y somos útiles a Él.

“Si te mantienes puro, serás un utensilio especial para uso honorable. Tu vida será limpia, y estarás listo para que el Maestro te use en toda buena obra” (2 Ti. 2:21).

La Santificación es un Regalo

Desde el principio este fue un regalo de Dios; Él envió a su único Hijo, quien se entregó a sí mismo por nosotros y nuestros pecados en la cruz para ser salvados y así poder ser santificados mediante el Espíritu Santo.

“En cuanto a nosotros, no podemos más que agradecerle a Dios por ustedes, queridos hermanos, amados por el Señor. Siempre estamos agradecidos de que Dios los eligió para que estén entre los primeros en experimentar la salvación, una salvación que vino mediante el Espíritu —quien los hace santos— y por creer en la verdad” (2 Ts. 2:13).

“La santidad no es ningún logro para ser alcanzado, sino un regalo para ser aceptado.”

El doctor Griffith Thomas dijo: “La santidad no es ningún logro para ser alcanzado, sino un regalo para ser aceptado.” Si constantemente nos permitimos ser guiados por el Espíritu Santo llegaremos a nuevos niveles de santificación en nuestra vida.

¿Cómo somos santificados?

  1. Por la palabra de Dios. Cuando leemos la Biblia aprendemos sobre la verdad de Dios, esto nos permite mantenernos en el camino del Señor durante momentos de debilidad y con un enfoque sobre eso que Dios quiere para nuestras vidas. “Hazlos santos con tu verdad; enséñales tu palabra, la cual es verdad” (Jn. 17:17).
  2. Por Sangre. Jesús ya pago por nuestros pecados con el fin de hacernos santos. “De igual manera, Jesús sufrió y murió fuera de las puertas de la ciudad para hacer santo a su pueblo mediante su propia sangre” (He. 13:12).
  3. Por rendirnos a Dios. Después del sacrificio de Jesús por nosotros, lo que ahora nos corresponde es dejar atrás todo pecado y entregar todas las áreas de nuestra vida a Dios, siguiendo el camino que el marcó en la Biblia para nosotros. “Uso la ilustración de la esclavitud para ayudarlos a entender todo esto, porque la naturaleza humana de ustedes es débil. En el pasado, se dejaron esclavizar por la impureza y el desenfreno, lo cual los hundió aún más en el pecado. Ahora deben entregarse como esclavos a la vida recta para llegar a ser santos” (Ro. 6:19).
  4. Por tu decisión. Buscar esta santidad requiere compromiso de nuestra parte; es echar fuera todo lo malo, buscar a Dios en oración, mantenernos con fe, amor y gracia. Entender que el secreto de una vida santa es la continua imitación de la vida santa de Jesús.  “Queridos amigos, dado que tenemos estas promesas, limpiémonos de todo lo que pueda contaminar nuestro cuerpo o espíritu. Y procuremos alcanzar una completa santidad porque tememos a Dios” (2 Co. 7:1).

También lee: ¿Cómo puede alguien ser esclavo y libre a la vez?


El tiempo de Santificación

“Nos es revelado el pecado y todo eso que debemos limpiar y sacar de nuestra vida.”

La santificación es un proceso que comienza en el momento en el que aceptamos a Dios, y se continúa perfeccionando día a día. Mediante la lectura de la palabra, la oración y la guía del Espíritu Santo, nos es revelado el pecado y todo aquello que debe ser limpiado y echado fuera de nuestra vida de tal forma que, continuamente, sigamos el camino de santificación progresiva.

El fin de este proceso es llegar a la santificación completa y final en cada parte de nuestro ser: cuerpo, alma y espíritu. Pablo escribió: “No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro únicamente en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús” (Fil. 3:12-14).

¿Por qué debemos ser Santificados?

En la Biblia podemos ver como Jesús buscó la santificación “Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados” (Jn. 17:19). Si Él necesitaba ser santificado, con mayor razón nosotros. Y te preguntarás ¿cómo Él, el Santo Hijo de Dios, necesitaba ser más santo? Una probable respuesta se encuentra en la Biblia “Porque ni aún Cristo se agradó a sí mismo…” (Ro. 15:3), durante su vida en la tierra Jesús siempre estaba persiguiendo algo mejor. Como creyentes entendemos que el más alto ejemplo de vida lo encontramos en Jesús, por ello buscamos ser más como Él. Esa debería de ser nuestra meta principal.

¿Cómo me mantengo en el camino de la santificación? 

  1. Vive una vida de obediencia de acuerdo con la palabra.
  2. Si llegaras a fallar, confiésalo inmediatamente a Dios y Él te restaurara al instante.
  3. Resiste a las tentaciones del enemigo.
  4. Mantente constantemente leyendo la Biblia y en oración.

La recompensa de vivir en Santidad

La Biblia nos enseña que a partir del proceso de santificación encontraremos la perfección a través de Cristo, pero también, y más importante, habremos llegado a la meta final que es la vida eterna y con lo cual veremos un día a nuestro Señor.

“PERO AHORA QUEDARON LIBRES DEL PODER DEL PECADO Y SE HAN HECHO ESCLAVOS DE DIOS. AHORA HACEN LAS COSAS QUE LLEVAN A LA SANTIDAD Y QUE DAN COMO RESULTADO LA VIDA ETERNA” (RO. 2:22).

¿Tengo en mi alma anhelo de santidad? ¿De pureza y semejanza a Cristo? ¿De ser más como Jesús? Empezar es fácil, solo tenemos que confesar nuestro pecado, nuestra necesidad y Dios satisfará las ansias más profundas de nuestra alma. El precio es estar dispuesto a romper con el pecado y la impureza. ¡Recuerda que la santificación es un regalo que te llevará a nuevos niveles en tu relación con Dios!

La santificación nos garantiza una herencia más allá de la tumba. No mires hacia adentro, pues te desanimarás; mira hacia arriba, y te llenarás de ánimo.

 

Categorías
Crecimiento Espiritual
Hay un Comentario sobre este artículo
  • Anónimo
    30 agosto 2017 at 10:09 pm

    es un llamado con mucha urgencia para su pueblo, sin SANTIDAD nadie vera a DIOS y yo anelo en mi alma

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?