¿Qué Dice Dios acerca del Dinero?

No dejes que el dinero se convierta en tu amo.

La palabra clave en el núcleo del problema es el amor al dinero.

¿Cuántos de nosotros utilizamos el dinero en nuestra vida diaria? Casi podemos aseverar que todos utilizamos el dinero en nuestras vidas con diferentes fines a lo largo de nuestro día; pero, ¿te has preguntado cuáles son los posibles problemas que puede causarnos el dinero?; ¿cómo debemos de pensar como jóvenes cristianos acerca del dinero?; y el punto más importante, ¿cuál es la perspectiva que Dios tiene en referencia al tema del dinero? Me gustaría ahondar más en el tema.

El dinero es algo que es parte de nuestra vida; sin él, muchas de nuestras actividades diarias no podrían ser llevadas a cabo ya que siempre necesitamos recursos. Para que tú puedas estar leyendo este articulo, tuviste que haber pagado por una computadora, el recibo de luz, o mínimo la hora del cibercafé; por no entrar en más ejemplos como la silla en la que estás sentado, el escritorio que sostiene tu equipo, etc. Es una realidad que necesitamos el dinero para vivir. Aquél que diga que no necesita dinero para vivir probablemente no es terrícola.


También lee: Esperanza sin Fin


La gente en ocasiones tiene problemas con el tema del dinero; y no nos referimos únicamente a problemas con deudas o de falta de dinero, sino más específicamente problemas en la actitud que tenemos al tener o carecer de dicho recurso. Algunas personas llegan a presentar una falsa humildad (teniendo poco y pensado que no tener es similar a ser humilde). Algunas otras llegan a ser prepotentes al tener un poco más de dinero; o peor aún, son prepotentes sin tenerlo.

Entonces, ¿el dinero es bueno o es malo?

La verdad es que el dinero ni es bueno, ni es malo; el dinero es un objeto amoral. Pongamos de ejemplo un cuchillo en dos diferentes escenas: En la primera, un cuchillo es utilizado para cometer un asalto; en la segunda, es utilizado para cortar un pastel en una fiesta infantil. Como podemos ver, el cuchillo no fue bueno o malo en ninguno de los dos casos, sino que depende directamente del uso que se le haya dado a dicho cuchillo. Lo mismo pasa con nuestro dinero.

Cuentan que una pareja de casados (los cuales eran un tanto avaros) siempre asistía a la feria que se realizaba a las afueras de su condado. En dicha feria había un señor que rentaba su avioneta para dar un paseo por 10 dólares la vuelta. Los dos siempre se entusiasmaban por tomar dicha experiencia de vuelo, pero la esposa siempre aconsejaba que mejor no se subieran ya que el costo le parecía muy alto y que “10 dólares son 10 dólares”. Y así pasaron los años. Un día el piloto al verlos que cada año se detenían frente a la avioneta y dudaban en subirse les dijo: «Miren, les voy a dejar subir gratis, pero este será el trato: Si alguien de los dos grita, les cobraré los 10 dólares, pero si ninguno de los dos grita, el paseo terminará siendo gratis»

A la pareja le pareció un trato excelente y subieron a bordo. El piloto manejó de la peor manera posible dando piruetas, cayendo en picada y demás acrobacias, pero nadie gritó. Al terminar, se sorprendió y volteó y les preguntó por qué no habían gritado. A lo cual respondió el esposo: «La verdad es que estuve a punto de gritar cuando se cayó mi esposa de la avioneta, pero “10 dólares son 10 dólares”.

“Dijo Jesús: «Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero»”. Mateo 6:24 NTV

Jesús hace una diferencia. Jesús nos alerta que el dinero se puede convertir en un amo. Sabemos que Dios es un buen Señor y amo y que Él quiere lo mejor para nosotros. Pero el dinero, a pesar de no ser una persona, se puede llegar a convertir en un ídolo y en un dios falso que nos puede desviar en nuestra vida espiritual. Tú tienes que aprender a descansar en que el Señor sabe de qué tienes necesidad y que Él es nuestro proveedor en toda circunstancia.

“No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho”. Filipenses 4:6


También lee: ¿Perdiste a Jesús?


¿Cómo te puede afectar el dinero?

El dinero tiene efectos en las personas y en ocasiones pueden ser negativos, veamos . “Pues el amor al dinero es la raíz de toda clase de mal; y algunas personas, en su intenso deseo por el dinero, se han desviado de la fe verdadera y se han causado muchas heridas dolorosas”. 1 Timoteo 6:10

La palabra clave en el núcleo del problema es el amor al dinero. La sociedad en la que vivimos tiende a privilegiar las cuestiones materiales o de resultado del amor al dinero. “¿Dónde vives?, ¿qué carro traes?, ¿a qué hueles?” He visto jóvenes desviarse por el afán del dinero. Son jóvenes que estaban creciendo en el Señor y al entrar en la etapa laboral fue tanto su anhelo por el dinero y las riquezas, que le dieron más valor a eso que a su vida espiritual. Si tu vida espiritual esta en riesgo o hay riesgo de que te enfríes en tu relación con el Señor Jesús, no hay sueldo que valga la pena.

1. El dinero nos causa preocupación

“Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?” Mateo 6:25

Jesús no está hablando de lujos, está hablando de las cosas necesarias y básicas como comida, bebida, vivienda, ropa o, para algunas personas, “datos ilimitados en el celular”. Para algunos ya es una necesidad el internet y, cuando no lo tienen, parece que no han comido. ¡Jesús está diciendo que no debes de preocuparte ni afanarte por el dinero! E incluso no le temas al matrimonio por las complejidades del dinero. Las mujeres de fe saben que Dios todo les va a proveer. Aquí es donde todas las mujeres gritan un fuerte “amén” mientras que los hombres también responden con un “amén” y una sonrisa nerviosa.

“La preocupación es una pérdida de tiempo y de energía”

2. La preocupación reduce tu calidad de vida

“Por estar preocupado por no tener, no disfrutas tu vida.”

Cuando yo era joven y soltero, había ocasiones en las que yo salía con los amigos a cenar y no tenía dinero. No dejes que la falta de dinero te impida convivir. Tú sal y disfruta de la compañía. Cuando llegues a tu casa te puedes preparar un sandwich o unas quesadillas.

En ocasiones, muchas de las experiencias que vivimos las vivimos por tener solvencia económica; pero también es verdad que muchas de las experiencias que no vivimos son debido a la falta de dinero. Pero no debemos de permitir que el dinero se vuelva una limitante para vivir experiencias. Las mejores experiencias en la vida no se compran con dinero; la verdad es que se puede disfrutar mucho de la vida sin este.

No dejes que el dinero te impida disfrutar tu vida y se lleve tus bendiciones.

Una vez leí algo que me pareció muy interesante y me gustaría compartírtelo:

“El dinero puede comprar una cama pero no puede comprar el sueño.
 El dinero puede comprar diversiones pero no puede comprar felicidad.
 Puede comprar compañeros pero no amigos.
 Puede comprar libros pero no inteligencia.
 Puede comprar una casa pero no un hogar.
 Puede comprar medicina pero no la salud.
 Puede comprar adulación pero no el respeto”

No dejes que el dinero te impida disfrutar tu vida y se lleve tus bendiciones. La preocupación por el dinero puede afectar tus relaciones, tus amistades y tu relación con tus padres o con tu familia.


También lee: ¿Estás Viendo Aún el Retrovisor?


3. El dinero puede traer una atadura en nuestras vidas

Jesús nos advierte que algo material como el dinero se puede convertir en un amo, en un dios. Pero al ser un dios falso, pues no hay otro dios mas que nuestro Dios, tu vida espiritual se verá afectada con temor, incertidumbre y ansiedad.

Cuentan que durante la primera mitad de la construcción del puente Golden Gate, murieron 23 hombres al caer de la estructura. Entonces la compañía a cargo del puente decidió poner una red muy grande debajo de las áreas de construcción y comenzaron la segunda mitad del proyecto.

Al continuar la segunda etapa de la construcción cayeron 8 trabajadores pero ninguno tuvo consecuencias fatales. Eso generó un incremento del 25% en la eficiencia de trabajo. La razón: la red les trajo seguridad y confianza. Esa red hizo que ellos se olvidaran del riesgo de caerse y entonces comenzaron a concentrarse en lo que realmente era importante: el trabajo.

Tú debes de vivir la vida sin temor por que hay una red debajo de ti. Esa red es nuestro Señor Jesucristo quien es nuestro proveedor y sustentador. Pon tus peticiones delante del Señor. Si Dios da la visión, Él dará juntamente la provisión. Él va a obrar.

¿Cuál es el plan de Dios para el dinero?

1. Maneja el dinero con la perspectiva correcta

“Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar” Mateo 6:20

¿Te has preguntado para quién estás viviendo? ¿Estás dándole tu vida a Dios o estás viviendo para tener, para las comodidades, para el show-off? ¿A quién le estás entregando tu esfuerzo?

Recordemos también Mateo 16:26: “¿Y qué beneficio obtienes si ganas el mundo entero pero pierdes tu propia alma? ¿Hay algo que valga más que tu alma?” ¿De qué sirve que tengas ropa de marca, auto del año o educación de calidad si hay un vacío en tu corazón y estás destruido? “…pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre.” 1 Juan 2:17

2. Dios quiere que manejes el dinero con el propósito correcto

“Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten”. Mateo 6:33

Dios quiere que vivas para Él y que busques agradarlo por encima de todas las cosas. Me gustaría platicarte un último testimonio:

El dueño de los restaurantes Chick-fil-A, una de las cadenas privadas de restaurantes de comida rápida más grande en los Estados Unidos, es un hombre fiel y comprometido con el Señor. Él decidió, desde la fundación de la cadena, que los domingos no abrirían sus puertas para honrar al Señor de esta manera. En 1982 el restaurante pasó por un momento financiero difícil, y los hombres más cercanos a él se fueron a un retiro para redefinir la misión del restaurante. Durante el retiro acordaron que ellos buscarían glorificar al Señor siendo fieles administradores de los recursos que Él les diera y que buscarían ser de testimonio para todos sus clientes. Después de reafirmar este compromiso, sus ganancias aumentaron en un 40%.

Debes de administrar tu dinero sabiamente, honrando a Dios con tu tiempo y con tu vida. Cuando pongas en práctica esto, Dios te va a honrar.

3. Dios quiere que uses tu dinero para las prioridades correctas

¿En qué gastas tu dinero? Te invito a que pongas en práctica estos tres puntos:

  1. Honra a Dios con tus bienes.
    No gastes tu dinero en cosas que le desagradan a Dios e invierte en cosas correctas.
  2. Piensa en bendecir a otros.
    ¿Sabes de alguien que tienen necesidad? ¡Ayúdale! Está atento a la necesidad; no pienses solamente en ti.
  3. Piensa en el Reino de Dios e invierte en él.
    Apoya la obra de los misioneros, la iglesia y el trabajo social en tu ciudad. Despréndete de lo que recibes; pon prioridades correctas en tu vida.

Te invito a que aprendas a descansar en el Señor y le des todo control y confianza sobre tu situación económica. Él sabe de lo que tienes necesidad y muy probablemente Su respuesta está a una decisión de nuestro corazón. Necesitas confiar en Él para que pueda obrar. No permitas que el dinero se convierta en tu dueño y en tu señor; toma hoy la determinación de caminar libre de la mano de Aquél que es dueño de todo el oro y toda la plata pero que, sobre todo, debería también ser dueño de todo tu corazón.

Categorías
Viviendo en Cristo
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!

Deja Un Comentario

¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.