¿Qué es lo que más buscas?

Lo que más buscas en la vida define quién eres

¿Cuál es tu mayor anhelo?

Hay un reto muy grande que Dios está depositando en nosotros: ¿A quién o qué buscamos? A todos nos han pedido que busquemos algo; seguramente tu mamá te lo ha pedido más de una vez. Pero estoy segura que te ha pasado que buscas algo pero no lo buscas bien. Después tu mamá lo encuentra y se enoja contigo porque no sabes buscar. En el asunto de buscar a Dios, hay que poner todo el corazón y dar todo de nosotros. Me doy cuenta que hay cosas que yo no recibo porque no hay un anhelo real en mi corazón; no he alcanzado a dimensionar qué tan bueno y qué privilegio es. Solamente me gusta, se siente bien.

“y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar” (Jer. 29:13-14 Reina Valera Revisada 1960).

 


También lee: Cómo el Desierto Fortalece Tu Fe


Mientras haya tiempo

Dios es fiel y bueno pero no te equivoques, búscalo mientras es tiempo (Is. 55:6-7) pero no lo hagas solo cuando lo necesites. Dios usa tiempos y circunstancias para atraernos a Él. Pero el consejo de Dios es que lo busquemos mientras pueda ser hallado. Dios está cerca hoy. Llámale a Dios hoy. Si estás haciendo algo equivocado, déjalo hoy.

A veces creemos que el pecado es cuando yo ya ejecuté un acto. Eso es mentira, el pecado comienza mucho antes. El problema es que no lo consideras pecado cuando todavía está en un pensamiento y echando raíz en tu corazón. Como es algo que no se ve, no le das importancia.

A veces medimos el pecado según lo que nos conviene o lo que la gente hace, pero es pecado aunque no lo entendamos.

Cuando, en el versículo, Dios dice que vuelvas es porque ahí perteneces. Recuerdo una experiencia con un chico que estaba muy mal. Ese joven insultaba a Dios de una manera muy grave. Después, a solas, yo le preguntaba a Dios: ¿cómo puede ser que después de que diga esas cosas puedas amarlo? Yo estaba enojada con esa situación, pero realmente no hay pecado que el Señor no pueda perdonar cuando te acercas a Él. Nuestros pecados son muchos pero Su perdón es amplio. A veces medimos el pecado según lo que nos conviene o lo que la gente hace, pero es pecado aunque no lo entendamos.

Si buscas, podrás encontrar el secreto

“Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá” (Mt. 7:8).

¿Cómo habrá sido la oración de Jesús (Lc. 11:1-13) para que uno de sus seguidores haya querido aprender cómo se hace? Para un judío la oración es parte de su vida, crecen sabiendo orar desde niños. Pero cuando este discípulo ve a Jesús orar, percibe algo que no había visto antes. Me imagino que cuando se acercó y lo escuchó, pensó: “¿Qué es esto? Yo no sé orar”. Llega el momento donde tenemos que ser confrontados y reconocer que no conocemos tanto a Jesús y necesitamos más de Él. Aunque creas en Dios y tengas tiempo asistiendo a alguna iglesia o siendo cristiano, no hay una sola persona que no necesite más de Dios.

Si buscas hoy al Señor encontrarás más de Él. Cada día hay algo nuevo de Dios para nosotros. Ser un verdadero cristiano no es aburrido, siempre hay algo nuevo que conocer, entregar, recibir. Yo no sé si tú también quisieras saber el secreto de la vida de Jesús. Jesús era un personaje público pero en Su vida privada era diferente, había algo especial, y sus discípulos querían saber cuál era el secreto.

Hay cosas que Dios nos quiere dar pero está esperando que verdaderamente las anhelemos, las valoremos, y digamos “yo quiero”. Él esta esperando que las pidamos y las busquemos. En medio de las circunstancias parece que Dios se esconde, pero no es así, Él está ahí; si lo buscas, lo encuentras.


También lee: Cómo la gloria de Dios cambia la forma en que te ves a ti mismo


¿Qué es lo que más anhelas?

¿Cómo podemos detectar que alguien ha estado con Jesús? Algo cambia, no vuelves a ser el mismo. A veces hay toques de Dios a nuestra vida que nos emocionan, pero no se profundiza. Él quiere que le busquemos en serio, no como un pasatiempo. Jesucristo no es solamente alguien para un rato, es alguien para ser seguido. Necesitamos caminar en ese entendimiento.

¿Qué buscas en la vida? Todos tenemos sueños, anhelos, metas, pero pon los pies en la tierra. La mayoría de los cristianos se acercan a Dios solamente para que esta vida humana sea mas soportable. Lo hacen para que ésta experiencia humana en la tierra sea más llevadera.

Nos acercamos al Señor porque tenemos necesidades, y aunque Él se deleita en dar, el reto es ir más allá. No está mal tener sueños o anhelos, pero si ese es el único enfoque en tu vida tal vez no has nacido de nuevo. Dios te está dando una oportunidad. Cuando se nace de nuevo hay una experiencia nueva y despertamos a un objetivo verdadero y ese objetivo se convierte en Cristo.

La voluntad de Dios no es resolver los problemas de tu vida. Él vino a salvar tu corazón.

Muchas veces gracias a esos instrumentos que se llaman situaciones complicadas nos acercamos a Dios. Pero la voluntad de Dios no es resolver los problemas de tu vida. Él vino a salvar tu corazón. ¿Esto te decepciona? El pueblo de Dios se decepcionó de Jesús porque ellos esperaban a un libertador que les resolviera la economía y los sanara. De hecho, un día Jesús volteó a la multitud y les dijo: “no se hagan, ustedes me siguen porque les doy de comer”. Claro que no le molestaba darles de comer pero no quería que lo siguieran solo por eso.

Uno quisiera circunstancias perfectas pero el Reino de Dios no se establecía en las circunstancias sino en los corazones. Él no vino a salvar las circunstancias, vino a salvar tu vida aunque las circunstancias nunca cambien. ¿Realmente buscas a Dios? ¿Qué pasa si no recibes lo que estás pidiendo? ¿Lo vas a seguir amando o te vas a decepcionar? El cristianismo es reconocer en todo momento que Él sigue siendo Dios.

Contra todo y contra todos

Cuida lo que buscas en la tierra y con qué intensidad. Que tu anhelo más grande sea el Señor. Tal vez quieres amar a Dios y se lo has pedido, pero no te aplicas en donde tienes que aplicarte. Hay que pedirlo y también hacerlo. Habrá obstáculos, el mismo rey David los tuvo (2 Sam. 3:1); él quiso hacer lo correcto, lo persiguieron y querían matarlo. Él persistió a pesar de todo.

¿Estás dispuesto a luchar todos los días? ¿Estarías de acuerdo en invertir tu tiempo? Él es Dios, Él puede hacer, decir y meterse en lo que quiera y cuando quiera. A través de Su obra en la cruz podemos estar en Su presencia y tener una relación con Él todos los días. Hay días más complicados para orar y leer, es normal, pero son solamente días, no meses, no semanas. Porque nuestra prioridad es Él, y no para que me ayude o cumpla mis deseos. Que contemplarlo sea nuestro anhelo mas grande. Cuando lo haces lo primero que pasa es que te confronta, te das cuenta de lo que está mal y ya no quieres contemplarlo. ¡Aguántate! Vamos a hacerlo.

Si lo tienes a Él, tienes lo que necesitas; si solo pides lo que necesitas, tal vez no lo tengas a Él.

Una cosa es el poder y otra la hermosura. Para contemplar la hermosura tienes que estar en paz, observándole, y en ese observar Él habla. Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo” (Sal. 27:4). Si lo tienes a Él, tienes lo que necesitas; si solo pides lo que necesitas, tal vez no lo tengas a Él. ¿Qué prefieres? Teniéndole a Él estamos completos. La casa de David se iba fortaleciendo porque buscaba a Dios. Todo depende de qué buscas y cómo lo buscas.

Recompensa

“Madrugó luego Samuel para ir a encontrar a Saúl por la mañana; y fue dado aviso a Samuel, diciendo: Saúl ha venido a Carmel, y he aquí se levantó un monumento, y dio la vuelta, y pasó adelante y descendió a Gilgal” (1 Sam. 15:12).

Cuando solamente buscamos lo nuestro, levantamos monumentos y queremos que nos admiren. El rey Saúl hizo esa estatua para perpetuar su nombre, pero quiero decirte que Dios es el que levanta y el que hace en nosotros. Dios no hace acepción de personas, pero sí hay mejores que otros. Lo que puede hacerte mejor que otro es: qué buscas y cómo lo buscas. No queremos hacer esfuerzos, pero cuando te esfuerzas por Dios y para Dios, hay recompensa. No lo digo solamente para que sepas que Dios tiene algo grande para ti, lo tiene pero no lo hagas por eso; te va a sorprender. Dios siempre premia el esfuerzo.

¿A quién buscas?

Cuando Jesús muere y es sepultado, María Magdalena fue hasta el sepulcro (Jn. 20:11-16). María tenía el anhelo de estar cerca de Jesús. Estando ahí, ella vio dos ángeles ¿qué hubieras hecho tú? Yo me desmayo. ¿Sabes qué es lo más impresionante? Que no les prestó atención, más bien les preguntó por Jesús. Cuando tienes un anhelo por Jesús, los ángeles pasan a segundo término. Ella no se desvió aunque fueran ángeles. Yo me hubiera conformado con eso. Pero una vez que has visto a Jesús, nadie puede opacarlo.

Después Jesús le habla y le pregunta: “¿a quién buscas?” No pierdas el objetivo. Enfócate en Jesús, no en tu necesidad. ¿Qué estás dispuesto a hacer para estar con Jesús? “Claro que si Él lo desea puede manifestarse, pero solo sería algo momentáneo; en cambio, si tu anhelo es verdadero, El se queda impregnado en ti. Ella estaba lista para buscar ese amor y ese anhelo. Cuando ella manifestó ese anhelo, Jesús mencionó su nombre. ¡Qué hermoso es anhelarlo tanto que Él mencione tu nombre!

¿Estás listo para buscar a Dios? Tenemos que quitar las cosas que estorban y comenzar a enfocarnos en Él. Con Dios no sales decepcionado. Todos en esta vida decepcionan, Él jamas.

Categorías
Viviendo en Cristo
Hay un Comentario sobre este artículo
  • Anónimo
    27 julio 2017 at 4:40 pm

    Si quiero buscar a Jesús y quiero anhelarlo en todo mi ser quiero que el sea el primero en mi corazón y en todo mi ser interior quiero amarte de todo corazón

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?