Luz

Dios ha puesto un brillo en ti para iluminar a otros

Él quiere que Su luz llegue a los que te rodean a través de ti

El Señor nos ha puesto en el lugar donde estamos con un propósito: Que seamos luz. La expectativa de Dios para tu vida es que seas la luz del mundo y que los demás puedan ver a Cristo a través ti. El llamado a ser luz y llevar el evangelio no es exclusivo de misioneros, todos somos partícipes.


También lee: La noticia que está dando la vuelta al mundo: Dios está en busca de tu corazón


“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.  Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt. 5:14-16, Reina Valera Revisada 1960).

Dios nos ha puesto para alumbrar a los que nos rodean, y poner un almud o vasija sobre nosotros no es parte de Su propósito. Una lámpara no se hizo para estar escondida, sino para dar luz en medio de un ambiente obscuro. Piensa en tu ambiente cotidiano, la casa, el trabajo, la escuela, y te darás cuenta que aún falta mucho por hacer. Dios te ha colocado en ese lugar para que “los demás vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre” (Mt. 5:16). Porque es ahí, cuando aún en los momentos difíciles decides reflejar a Cristo y no reaccionar como el mundo lo hace, donde podrás ser de testimonio a los que te rodean. Tu vida tiene que ser un canal para que las personas puedan anhelar conocer a Dios.

¿Por qué debo ser luz?

El llamado de ser luz es para todos. Dios quiere que alumbremos no sólo cuando estamos en la iglesia o rodeados de cristianos, sino que seamos luz en todo lugar. Su propósito es obrar a través de nosotros, y para eso el Señor nos lleva por procesos de sanidad y restauración para que también nosotros podamos ayudar a otros.

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. (Mt. 28: 19-20).

“…mientras avanzas haces discípulos”

En griego el verbo “Id” del versículo 19 significa hacer discípulos durante el proceso en el que se va; mientras avanzas haces discípulos. La Gran Comisión es para cada uno de nosotros, y ser luz es parte de esa tarea. Es momento de alcanzar a las personas que están a nuestro alrededor y darles ese mensaje de esperanza y amor.

Cuando empezamos a vivir una relación verdadera y personal con Dios, entonces comenzamos a entender nuestro propósito y que es lo que tenemos que hacer de nuestra parte en esta gran comisión.


También lee: Evangelismo en Acción


¿Cómo podemos ser luz?

Para responder a esta pregunta tenemos que ver lo que está pasando a nuestro alrededor y en todo el mundo.

En India, especialmente en los pueblos, la iglesia está siendo literalmente quemada; en Egipto 26 cristianos murieron quemados en un camión y en Corea del Norte hay personas que no conocen nada acerca de Cristo.

Pero ¿qué está ocurriendo en nuestro país?

México ha abierto sus puertas para recibir refugiados, y hasta hace unos meses se otorgaron aproximadamente 6000 visas. ¿Cómo reaccionamos a esta situación? ¿Será que nos sentimos incómodos o inseguros al ver a personas de otras naciones y culturas en nuestra ciudad?

“El Señor nos está dando la oportunidad de ser luz”

Lo que más bien deberíamos preguntarnos es si la iglesia de México está lista para enfrentar esta situación. El Señor nos está dando la oportunidad de ser luz, nos ha confiado esta tarea; ellos ya están aquí, ¿estamos nosotros listos y dispuestos para ir y llevarles el evangelio?

Lo primero que debemos hacer es tomar el llamado a ser luz como un llamado personal, pedirle a Dios que nos ayude a ser ese instrumento para que otros puedan conocerlo; no es casualidad que estés en ese trabajo, Dios tiene planes en este momento para alcanzar lo eterno.

Es tiempo de quitarse el almud y ver lo que Dios quiere hacer a través de nosotros, de dejar de preocuparnos por las cosas terrenales y ver hacia lo eterno, lo que Dios quiere hacer a nuestro alrededor, con nuestra familia y en nuestro país, ¿acaso no deseas ser parte de lo que Dios quiere hacer en este tiempo?


También lee: ¿Te atreves a compartir lo que tienes?


 

Categorías
Viviendo en Cristo
5 Comentarios sobre este artículo
  • marta
    7 diciembre 2017 at 7:51 am

    muy cierto tenemos que ser lus bemdiciones felis dia muy bonito

  • Wildel Alberto Llorente
    7 diciembre 2017 at 8:16 am

    atrevido, si, pero mis palbras no son mias, son del que me la dio, DIos. amen

  • Pedro pablo loaisiga
    7 diciembre 2017 at 10:01 am

    Mi nombre es Pedro pablo loaisiga de managua Nicaragua pero ahorita estoy en manassa virginia u s a estaba leyendo jovenes de brisas y me gusto la lectura de que somos luz en las tinieblas por la dicha de mi padre celestial amen y amen
    H

  • Jonno Alvarez
    8 diciembre 2017 at 2:19 pm

    ¡Gracias por estar en contacto, Pedro! Nos da gusto que sea de bendición. Te invitamos a compartir el mensaje con otras personas cerca de ti.

  • Jonno Alvarez
    8 diciembre 2017 at 2:20 pm

    ¡Gracias por su comentario, Marta! Dios le bendiga abundantemente.

  • Deja Un Comentario

    ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.