Crecer en Medio de las Debilidades

Tus debilidades son una oportunidad para crecer

Dios quiere hacer algo grande en nuestras vidas

Cuando pasamos por dificultades en las que tenemos que hacer frente a alguna o a varias debilidades, nos parece imposible creer que puede salir algo bueno de ello. En realidad es a través de estas situaciones donde Dios quiere obrar. Él llega a sorprendernos de tal forma que cambia trascendentalmente nuestras vidas. Eso pasó con Natanael en el capítulo 1 del libro de Juan.

“Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel.” (Jn 1:47-49 Reina Valera Revisada 1960).

Natanael había llegado con una mente cerrada. Él se había negado a creer que realmente en ese lugar se encontraba Aquél de quien había hablado Moisés. Pero al hablar con Jesús hubo un cambio en su mente y en su corazón. Fue confrontado por Jesús al ver que éste lo había reconocido. De un momento a otro se vio con un pensamiento totalmente diferente a como había llegado. Jesús había impactado su vida.


También lee: Ante las dificultades, ¿te detienes o sigues avanzando?


¿Y todo para qué?

El llamado que Jesús le hace a Natanael es un llamado que también nos hace a nosotros, pero lo interesante es saber para qué. Dios tocó nuestras vidas cuando aceptamos a Cristo, sin embargo, no sabíamos lo que habría de venir después. Nos sucedió lo mismo que a Natanael; estábamos ensimismados en nuestros propios pensamientos, pero de pronto algo nos hizo cambiar por completo.

“Respondió Jesús y le dijo: ¿Porque te dije: Te vi debajo de la higuera, crees? Cosas mayores que éstas verás.” (v.50)

Dios quiere llevarnos a vivir cosas mayores, la pregunta es ¿de qué se tratan esas cosas mayores? ¿Qué puede significar esto para nosotros? Cuando se nos dice algo como ‘’Dios quiere bendecir nuestra vida’’, ¿de qué se trata esa bendición? Podemos llegar a pensar que todo se trata de lo que nosotros deseamos, pero no todo es acerca de lo que queremos. Esto no quiere decir que Dios no desee cumplir los anhelos de nuestro corazón, sino que eso queda en segundo plano.

No sabemos a dónde nos va a llevar Dios. Así como Natanael, los discípulos tampoco sabían hasta dónde llegarían. Ellos, de ser personas comunes y corrientes (pescadores, recaudadores de impuestos), fueron transformados. Dejaron muchas cosas para seguir a Jesús porque le creyeron. Sin embargo, cuando Jesús fue arrestado tardaron en entender lo que sucedía a pesar de que Él mismo se los había revelado. Al haber sido llamados a algo grande, los discípulos pudieron haber imaginado algo diferente. Tal vez para ellos algo grande hubiera sido algo conforme a sus deseos. Si hubiera sido así veríamos a un Pedro con la mejor industria pesquera del lugar.

Decir que Dios quiere hacer algo grande en tu vida significa que quiere hacerte grande delante Él. Muchos pueden lograr grandes cosas en este mundo pero pocos pueden llegar a ser grandes delante de Dios. Eso no significa que no podamos hacer grandes cosas, Él puede hacerlo en nosotros, pero está más interesado en lo que hay en nuestro corazón. Para esto, si le estamos siguiendo, Jesús nos va a llevar por circunstancias para hacernos crecer. Tal vez Dios te ha puesto con ciertas personas para tratar contigo en ciertas áreas.


También lee: ¿Cómo reaccionas ante el sufrimiento?


¿A dónde quiere llevarte Dios?

Si quieres saber a dónde te quiere llevar Dios, sigue este tip: siéntate un día y anota todas tus debilidades porque Dios te llevará a tratar con cada una de ellas. Debemos pasar por ciertas circunstancias para que crezcamos en aquellas áreas que necesitan ser fortalecidas. Él nos llevará por un camino para perfeccionarse en nuestras debilidades.

Si en las cosas básicas de la vida batallamos, cuánto más en nuestra vida espiritual. Dios quiere que podamos permanecer en Él durante estas circunstancias para hacer crecer nuestra fe. Si nuestra fe y confianza en Dios no crecen eso nos va a afectar en cada área de nuestra vida.

El propósito de Dios es fortalecernos en nuestras debilidades.

Si decides seguir a Dios debes entender que va a haber tiempos de delicados pastos. Pero también debes saber que habrá tiempos en que será necesario pasar por valles de sombra de muerte. El propósito de Dios es fortalecernos en nuestras debilidades. ¿Cuáles son tus carencias espirituales hoy? ¿En qué te falta crecer espiritualmente? Tal vez sea en poner tu confianza en Dios, en lo económico, en confiarle tu futuro. Él nos llevará a madurar en todo lo que nos hace falta, para ello es importante que queramos y nos dispongamos a ser tratados. Así como un piloto tiene la responsabilidad de llevar a salvo a la tripulación a su destino, así también Dios nos encamina a Su propósito haciéndonos pasar por circunstancias con el fin de hacernos crecer.

Muchos toman la decisión de seguir a Jesús pero pocos permiten que Dios los lleve al destino. Incluso algunos discípulos de Jesús se afligieron ante las dificultades y se apartaron, por ello es importante que permanezcamos en Dios y que tomemos la decisión de ser transformados al dejar que Él trate con nuestras debilidades; anhelar crecer en nuestra fe, en nuestra relación y en nuestra confianza en Jesús.

Las circunstancias no son lo que importa sino lo que Dios puede hacer a través de ellas. No sabemos el por qué de las cosas, lo importante es que a través de ellas podamos madurar, que nuestra confianza en Dios crezca y creer que cosas mayores veremos, tal como Jesús lo dijo. Es tiempo de que nos preguntemos cuáles son nuestras debilidades y si realmente estamos dejando que Dios nos haga crecer a través de ellas. Todo está en tomar la decisión correcta para que toda circunstancia obre para bien.

Categorías
Viviendo en Cristo
2 Comentarios sobre este artículo
  • Anónimo
    26 mayo 2017 at 8:08 am

    ¡ excelente artículo, me encanto 🙂 !

  • Anónimo
    31 julio 2017 at 11:13 pm

    Me gusto muchos la reflexión y se que dios me ha dirigido en algunas debilidades por eso te amo tanto señor y estoy muy feliz de saber que el puso su gracia en mi y fui escogida por gracia y fe

  • ¡Entérate!

    Suscríbete a nuestro correo semanal.

    *Que no se te pase.

    ¿Quieres Más?