Amor

El Verdadero Amor

Dios te creó para amarte y para que tú lo ames también.

“En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros”. 1 Juan 4:10 NTV

Si tú tienes o has tenido una pareja, podrías decir que todo comenzó con cierto interés de alguna de las partes. Tuviste que acercarte, vencer los nervios y hablarle. Después vinieron los mensajes por WhatsApp, las invitaciones a salir y el resto de la comunicación. ¿Y sabes por qué hiciste todo eso? Porque buscabas conocer a la otra persona y posiblemente tener una relación. De la misma forma, Dios busca tener una relación contigo.

Quizá no te has dado cuenta pero Dios se acerca a nosotros, nos busca, muestra interés y la razón por la que hace esto es porque Él nos creó para amarnos y para que nosotros le amemos también.


También lee: Relaciones en Paz: ¡Es Posible!


¿Qué espera Dios de ti?

Dios te busca y quiere una relación contigo, listo. Pero, ¿qué espera Dios de ti? Muy sencillo: Dios espera que le obedezcas porque le amas. La obediencia es la expresión visible del amor que tú sientes por Dios.

“Si me aman, obedezcan mis mandamientos”. Juan 14:15

Si tú amas a Dios y le obedeces, Él se manifestará en tu vida. Jesús, con Su vida, dejó un ejemplo claro para ti. Él fue obediente a cada uno de los mandamientos del Padre, por eso, el Padre expresó que se complacía en Su hijo. Jesús dijo: “Cuando obedecen mis mandamientos, permanecen en mi amor, así como yo obedezco los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor” (Juan 15:10). De la misma manera Dios se agrada cuando le decimos que le amamos y le obedecemos.

“Los que aceptan mis mandamientos y los obedecen son los que me aman. Y, porque me aman a mí, mi Padre los amará a ellos. Y yo los amaré y me daré a conocer a cada uno de ellos”. Juan 14:21

¿Qué es lo más importante de tu relación con Dios?

Jesús lo ha dejado claro en la Biblia. Lo más importante para Él en su relación contigo es que le ames: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas” (Marcos 12:30). Absolutamente todo en tu vida depende de este mandamiento, el cual Jesús mismo señala como el más importante.

Si quieres conocer Su voluntad, si quieres escuchar Su voz y si quieres que se manifieste en su vida, debes tener una relación de amor con Él. En cambio, si tu relación con Dios no ocupa el lugar que debería, nada en tu vida estará en orden.

Debes tener presente que el Señor no solo te ha dado la vida, sino que te la ha dado para que le ames. El Señor mismo debe ser tu vida. Dios tomó la iniciativa de buscar al hombre. Él es quien te ha buscado para relacionarse contigo y te lo muestra al haber enviado a Su hijo a morir por ti en la cruz.

“Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí”. Jeremías 31:3

 


También lee: ¿Cuál Es Tu Propósito en la Vida?


¿Qué más necesitas si tienes una relación con Dios?

Imagina que toda tu vida es una carrera de obstáculos. Estás a punto de arrancar y ya visualizaste la meta. Vas corriendo hacia la meta. Esquivas un obstáculo y luego otro. La pista es grande y los obstáculos son cada vez mayores. Caes y te vuelves a levantar. Llegas a la meta y te das cuenta que llegaste a una meta que no era la que habías visualizado. Te equivocaste. En algún momento de la carrera, quizá al saltar un obstáculo, te desviaste y terminaste corriendo una carrera que no era en la que estabas inscrito. ¡Solo una vida para vivir y te equivocas!

¡Si tienes una relación con Dios, lo tienes todo! Dios te pide que le ames y, como consecuencia, que le obedezcas. De esa manera, te sentirás completo estando en una relación con Él. Si te encuentras tomado de la mano de Dios y lleno de Su presencia, ¿qué más puedes necesitar?

Dios te está buscando.

Dios siempre está dispuesto a mantener una relación contigo. ¡El problema no es Dios! El amor de Dios para tu vida es un amor para siempre. Recuerda que Él envió a su único Hijo a la Tierra para morir en sacrificio por ti.

“Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna” Juan 3:16

Recuerda que nada es casualidad, ni coincidencia, ni suerte. El Señor ha tenido misericordia de ti. Él es quien te ha buscado para que tengas un encuentro con Él. Es necesario que estés totalmente convencido de Su amor por ti y vivas firmemente establecido en el sacrificio que Él ha hecho por ti.


También: Todo Le Pertenece a Dios


¿Hasta dónde llega el amor de Dios por ti?

Dios no te creó solo para el tiempo que estarás viviendo sobre la faz de la Tierra, sino lo hizo para que vivas para la eternidad. El tiempo que estarás en la Tierra es solo pasajero, Dios tiene cosas grandes y maravillosas para ti. Es más, si vives solo para lo temporal, te perderás el propósito principal de tu creación. Si esto sucede, estarás permitiendo que el pasado sea el que te dirija tu vida actual. Sin embargo, tu vida, como todo un hijo de Dios, necesitar ser moldeada para lo que va a venir. Dios utiliza el presente, lo actual, para moldear tu vida hacia la eternidad.

“Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios”. Colosenses 3:2-3

La relación que Dios quiere tener contigo es real —sentirás esa conexión con Él—, personal —solo contigo— y práctica —te va a ayudar en todo lo que hagas—. Aunque quizá te suene imposible, Dios, ¡sí, Dios mismo! no está lejos. Está a un lado tuyo. Él nunca se ha olvidado de ti. Te tiene presente y se preocupa por ti. Él es un Dios que está a tu alcance porque ¡Él fue quien te hizo!

Él ya ha tomado la iniciativa de mantener una relación real y continua contigo. Desea que le ames con todo tu ser. Él te creó con ese propósito y está esperando tu respuesta.

¡Anímate! Da ese paso hacia el frente, toma la promesa y deja que el Señor se acerque a ti. Él desea tener esa relación contigo. Aprovecha la oportunidad, créele y tómate de la mano de Dios. Ámalo con todo lo que tienes y estarás haciendo lo que Él espera de ti. Si haces esto, tendrás a ese Dios todopoderoso manifestándose en tu vida.

 

Categorías
Crecimiento Espiritual
¡Sé el primero en comentar sobre este artículo!
¡Entérate!

Suscríbete a nuestro correo semanal.

*Que no se te pase.

¿Quieres Más?